El Nàstic hace los deberes en diez minutos

Tres goles anotados entre los minutos 64 y 74 permiten al Nàstic sumar tres puntos contra el Linares y mantenerse invicto en el Nou Estadi

0

El Club Gimnàstic de Tarragona se impuso por 3 a 1 al Linares Deportivo y sigue sin perder en casa en la presente edición de Primera División RFEF. La primera parte estuvo marcada por un incesante intercambio de golpes que no consiguió mover el marcador. No obstante, la afición volvió a jugar un papel fundamental y aupó a los granas tras la reanudación. Tres goles en el lapso de diez minutos fueron suficientes para certificar el triunfo y mantener la imbatibilidad del Nou Estadi.

Nàstic 3 1 Linares Deportivo

Del fulgor inicial al amarrateguismo

Un pase. Dos pases. Tres y cuatro. Un centro desde la izquierda. Un remate de cabeza poco estiloso de Fran Carbia que salió fuera. En apenas diez segundos, el Nàstic se había plantado en el área jienense, haciendo añicos el planteamiento defensivo de Alberto González. Lejos de perder la compostura, el Linares usó este aviso para ponerse a tono.

Granas y azulillos son conocidos por tener la presión en campo contrario como principal baza ofensiva. Esta vez, alguien tendría que tomar la iniciativa y controlar la posesión. Y fue al Nàstic quien le tocó la custodia del balón. No obstante, el rocoso planteamiento andaluz, con una doble muralla desplegada en la línea del centro del campo, impedía la circulación.

Aythami Artiles, un veterano curtido en mil y una batallas, tuvo que pedir a sus compañeros que se calmaran, que no se precipitaran y que no estuvieran estáticos. Y de sus botas surgió la primera gran ocasión del Nàstic. Édgar Hernández estaba bloqueando a Fran Lara y pudo combinar de cabeza con Fran Carbia al recibir un pase larguísimo del central canario. El ‘7’ grana enganchó el esférico con una volea desde la media luna que Nauzet consiguió despejar.

El guardameta del Linares, hasta ese entonces, no había mostrado ninguna seguridad bajo palos. De hecho, a punto estuvo de causar uno de los bloopers de la jornada cuando, aún en los minutos iniciales, su despeje tocó en la pierna de un atento Carbia que estaba justo delante suyo. Por suerte para los corazones jienenses, el balón salió desviado.

Nadie quiere ser el «jugador 2»

No contento con este planteamiento, el Linares Deporivo quiso revertir los roles. El Nàstic empezó a cometer errores en la salida del balón que el conjunto azulillo usó para poner a prueba a Manu García. Un Álvaro Barbosa juguetón, que se lució con un doble recorte para penetrar, conectó con Hugo Díaz para que con un taconazo completara la fantasía. Sin embargo, el disparo se marchó por la línea de fondo. Una ocasión de Luis Castillo fue la última que tuvieron los visitantes hasta que Raül Agné pidió volver a intercambiar los personajes del juego. Pero Alberto González no aceptó, así que empezó un toma y daca para determinar quién se quedaría con «player one».

Un remate de primeras de Robert Simón, un potente disparo de Jannick Buyla desde fuera del área, una combinación entre Dani Perejón y Hugo Díaz que dejó al delantero solo ante el portero rival y una rosca de Fran Carnicer fueron los primeros movimientos usados para infligir daño al enemigo. No obstante, ninguno de los bandos consiguió aplicar el remate final antes del descanso.

La bella y la bestia

Si en la primera mitad fue el Nàstic quien empezó mordiendo, esta vez era el Linares el equipo que no tenía tiempo a perder. En el primer minuto de la reanudación, Hugo Díaz recibió un preciso centro de Sanchidrián en los aledaños del área pequeña, buscó el espacio e impactó. Manu García consiguió desviar el balón, pero había sido toda una declaración de intenciones.

Mientras que toda posesión de Jannick era sinónimo de pérdida de balón, a Rubén Sanchidrián el descanso le vino a las mil maravillas y su banda derecha empezó a ser un verdadero quebradero de cabeza para la defensa tarraconense. No obstante, fue el ecuatoguineano el que protagonizó la siguiente aproximación. Cuestionado incluso por su propia afición, Jannick entendió a la perfección las intenciones de Joan Oriol y le devolvió una pared para que el lateral se plantara ante Nauzet. El disparo a bocajarro fue repelido por el guardameta.

La afición se despertó tras esta jugada y, como viene siendo costumbre, el Nàstic volvió a jugar con doce en el Nou Estadi. Jannick, al ser sustituido, fue despedido con aplausos tras la combinación con el capitán. La bestia se había vuelto bella. En el minuto 61, Pol Domingo centró desde la derecha, Carbia no pudo rematar, pero Pablo Fernández llegó desde segunda línea para reventar el esférico y enviarlo al fondo de la red. El árbitro, sin embargo, anuló el tanto por una falta previa.

El Nàstic lo vuelve a hacer

En el partido contra el Sabadell, el Nàstic se adelantó en el minuto 61. Esta vez, el gol se hizo esperar un poco más: llegó en el 64. Aupados por su afición, los chicos de Raül Agné empezaron a crecerse en todas sus facetas, pero fue el balón parado el verdugo del Linares. Un saque de esquina se paseó por todo el área hasta que encontró a Álex Quintanilla en el segundo palo. El central vasco no perdonó. 

El Nàstic parecía haber estado consumiendo vídeos del West Ham de David Moyes durante toda la semana, porque otro córner volvió a resultar providencial. Esta vez fue Pablo Fernández quien remató de cabeza y a placer para poner el 2 a 0. Pero es que la fiesta no terminó aquí. Dos minutos más tarde, Javi Bonilla llegó al vértice del área, centró y Fran Carbia fulminó a Nauzet con un testarazo. En un visto y no visto, el marcador lucía un 3-0 favorable a los locales. Y solo volvería a moverse para certificar el gol del honor del Linares en el minuto 95, obra de Nando Copete.

El partido terminó con victoria local por 3 a 1. Ambos equipos tuvieron ocasiones de mérito para adelantarse en la primera mitad. No obstante, el Nàstic, aupado por su afición, sacó a relucir su mejor versión tras la reanudación y certificó la victoria con tres goles en el lapso de diez minutos. De esta manera, los granas se colocan en tercera posición, con 17 puntos. Por su parte, el Linares se irá a comer decimoctavo, con 6 puntos.

Ficha técnica
Nàstic de Tarragona: Manu García; Pol Domingo (Pol Prats, min. 79), Quintanilla, Aythami Artiles, Joan Oriol; Robert Simón, Fullana, Ribelles, Jannick Buyla (Bonilla, min. 57); Fran Carbia (Pedro Martín, min. 79) y Édgar Hernández (Pablo Fernández, min. 36).
Linares Deportivo: Nauzet Pérez; Dani Perejón, Fran Lara, Josema, Álvaro Barbosa (Lolo Guerrero, min. 67); Rubén Sanchidrián, Rodri, Meléndez (Ion Etxaniz, min. 67), Luis Castillo (Fede, min. 83); Hugo Díaz (Nando Copete, min. 83) y Fran Carnicer (Migue Marín, min. 67).
Goles: 1-0, min. 64: Quintanilla. 2-0, min. 72: Pablo Fernández. 3-0, min. 74: Fran Carbia. 3-1, min. 95: Nando Copete.
Árbitro: Miguel Ángel Pérez Hernández (Comité madrileño). Amonestó a Ribelles (min. 50) por parte del Nàstic y a Luis Castillo (min. 59) por el Linares Deportivo.
Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de Primera División RFEF, disputado en el Nou Estadi, Tarragona, ante la presencia de 5.231 espectadores.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies