La Carrera Astur | Pks.11 y 12: Semana negra para el Sporting; el Oviedo se levanta en Ponferrada

Los rojiblancos sumaron dos tropiezos en los dos últimos encuentros, mientras que el cuadro carbayón, que también sufrió una dolora derrota ante el Burgos, logró reponerse con un triunfo de mérito en El Toralín

0

El Real Oviedo arregló en la tarde del domingo la semana de los asturianos en Segunda División. Y es que en cuatro partidos, tanto rojiblancos como carbayones sumaron tres derrotas entre ambos. En el caso del Sporting, los de David Gallego fueron superados por el Cartagena y el Valladolid en una semana para olvidar. Eso sí, más allá de los resultados, las sensaciones que dejó el equipo no fueron ni mucho menos malas. Los tropiezos, en términos clasificatorios, impiden que el cuadro gijonés siga disfrutando del liderato, que se queda ahora a cuatro puntos de distancia. El equipo rojiblanco se queda tercero a un triunfo del ascenso directo tras una semana, como decimos, para olvidar y de la que los de Gallego esperan reponerse este mismo fin de semana en el duelo ante el Lugo a domicilio.

La jornada intersemanal no fue mucho mejor para el Real Oviedo. Los carbayones cayeron en casa ante el Burgos en uno de sus peores partidos de la temporada. Pero, eso sí, supieron levantarse a la perfección con un triunfo de muchísimo mérito en El Toralín. Victoria sufrida del equipo de Ziganda que hizo buenos los dos goles de sus delanteros. También ayudó el espectacular encuentro de Borja Sánchez. El canterano salió desde el banquillo para desahogar al equipo y conservar el balón, y acabó siendo determinante en el triunfo. Tres puntos que permiten ganar a los azules en confianza de cara a la próxima jornada, en la que recibirá al Málaga en el Tartiere. Toca hacerse fuertes en casa, asignatura pendiente estas últimas campañas.

Penalizados por la falta de acierto

  • Calma pese a dos derrotas. El Sporting ha tenido una pésima semana con dos partidos perdidos en Cartagena y en casa frente al Real Valladolid. Con excepción de la segunda parte en Cartagonova, donde el equipo sí se mostró notablemente inferior a su rival a pesar de que no le generaba claras ocasiones hasta el penalti que conllevó tal derrota, el equipo no fue inferior a su rival. Además frente al conjunto vallisoletano, de hecho, fue mejor que el potentísimo conjunto castellano que hizo gala de una pegada excelsa y de su amplio elenco de banquillo para someter al cuadro gijonés en Gijón, donde perdió sus primeros puntos de la temporada.
  • Calibrar la puntería. Pero esas dos derrotas, más allá de pulir errores defensivos individuales, que no colectivos, que salieron caros tanto el martes como el sábado pasado, se entienden desde la escasa eficacia en área contraria. En los partidos frente a Cartagena y Valladolid el Sporting ejecutó 33 disparos totales, de los que 12 fueron a puerta. Sin embargo solo uno de todos ellos acabó en gol con el remate de cabeza de Djuka que supuso el 1-2 final frente al conjunto blanquivioleta. A diferencia del curso pasado, al Sporting le sigue costando marcar, pero ahora genera muchas más ocasiones que el año pasado.
  • Nacho Méndez pide paso. De esta semana hay un nombre que, al menos para quien escribe esto, sale o debe salir muy reforzado: Nacho Méndez. El luanquín fue titular en Cartagena, donde hizo una grandísima primera parte y sin que se echase de menos a un Pedro Díaz que, hasta la fecha, está despachando una temporada irregular. En la segunda parte frente al Real Valladolid salió desde el banquillo y fue el único de los que entró de refresco que supo interpretar el partido y serenar las ideas del equipo para atacar mejor la defensa del rival. Sin embargo, el cansancio del resto del equipo, así como el juego del rival, hicieron que no fuese suficiente para sumar algo. En cualquier caso, el centrocampista pide paso y más minutos de los que está teniendo.
  • La enfermería castiga al equipo. Al final, la principal conclusión que se puede extraer de esta semana es que las múltiples bajas de una plantilla que, si bien cuenta con más recursos que el año pasado, es corta para poder afrontar partidos cada tres días. Las lesiones de jugadores que debían dar minutos de calidad como Campuzano o Christian Rivera; así como la de Guille Rosas, titular en el lateral derecho, hicieron que la carga de minutos sobre algunos jugadores fuese muy alta. Algo que se notó mucho en la segunda parte en Cartagena y también en los minutos finales el sábado frente al Real Valladolid. En breve llegan de nuevo tres partidos en una semana y urge recuperar a jugadores para la causa y para que puedan participar.

El Oviedo coge aire en El Toralín

  • Obeng abre la lata. La Ponferradina logró imponer su ley desde el inicio del encuentro. Se hizo con el balón y comenzó a intentarlo para generar las primeras ocasiones sobre la meta de Femenías. Pero ahí apareció de nuevo la solidez que tanto de menos se echó ante el Burgos. Costas y Arribas, una de las novedades en el once, se mostraron imperiales para achicar todos los centros laterales de los locales. Y con la Ponferradina tratando de abrir la lata, el Oviedo encontró la luz en un contragolpe que finalizó Samu Obeng. Centro de Viti desde la banda izquierda y remate del ariete, que ya suma cuatro tantos en estas doce primeras jornadas. Ante el asedio, sin finalización, del equipo de Bolo, los azules respondieron con el arma del contragolpe para asestar el primer golpe de la tarde en El Toralín.
  • El Oviedo necesita balón. Pese al tanto encajado, la Ponferradina no se desvió de su camino. Los de Bolo continuaron siendo dueños del balón, y conforme pasaban los minutos comenzaron a llegar las primeras opciones. El ritmo de juego impuesto por los locales crecía conforme pasaban los minutos, descolocando al cuadro asturiano a la hora de apretar y favoreciendo que llegasen las primeras internadas de los bercianos por los costados. Todas ellas, eso sí, defendidas a la perfección por la zaga azul, que pese a todo estuvo algo imprecisa en las segundas jugadas, opciones que aprovechaba la Ponferradina para finalizar jugadas. Conforme pasaban los minutos, la necesidad de ofrecer algo más con balón fue pesando en las filas azules. El Oviedo no era capaz de tenerla, y en encuentros como este es necesario que la gente de dentro sea capaz de enlazar momentos con balón para, entre otras cosas, dar la posibilidad de descansar al equipo. Entretanto, los bercianos seguían sin inquietar a Femenías, mientras que el Oviedo sí llevaba a la portería local opciones muy claras de gol.
  • Borja Sánchez cambia el partido. Tras el paso por vestuarios, Obeng pudo hacer su doblete, pero el meta local sacó una mano providencial para evitar el segundo. A partir de entonces, la Ponferradina comenzó a llegar. Femenías salvó in extremis la igualada, pero nada pudo hacer en un centro lateral que costas introducía en su propia portería. El partido se complicaba mucho, pero apareció Borja Sánchez. Ziganda le dio entrada en el minuto 63, y el partido cambió. Todos sus compañeros le buscaron. Borja no se esconde. La pide, la aguanta, permite al equipo respirar y desequilibra. Siempre encara, siempre ofrece algo más. Y de sus botas nacieron las mejores opciones del Oviedo en este segundo acto. En una de ellas, el ‘10‘ conectó con el otro Borja para hacer el segundo. Un gol que da aire al equipo. Un tanto que permite ganar en confianza de cara a lo que viene y poner fin a una mala racha de resultados.
  • Lamentable trato a la afición carbayona. Era un día para festejar. Un desplazamiento de los que gustan entre los aficionados, el primero desde que finalizasen esas restricciones derivadas de la pandemia por COVID-19. Y hacia El Toralín se fueron centenares de aficionados azules buscando una victoria y pasar un día agradable de fútbol. Pero, pese a lograr lo primero, no se consiguió lo segundo. Muchos de los seguidores han denunciado el trato recibido por la policía y la seguridad privada de la Ponferradina dentro del estadio. «Registros exhaustivos» según comunica la APARO que impidieron a muchos seguidores entrar a la hora debida. Dentro del estadio, no había los asientos suficientes para los seguidores azules. Algunos se sentaron en el pasillo, lo que provocó que la policía interviniese «sin el respeto que cualquier ciudadano merece y no pierde por el simple hecho de acudir a un estadio de futbol«, destaca la APARO.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies