Todos los caminos llevan a… Singapur

El Valencia está sumido en una crisis más que deportiva.

0

Actualmente, el Valencia se encuentra en tres crisis que hay que afrontar: la económica, la deportiva y la social; y curiosamente las tres apuntan a Singapur de forma directa o indirecta.

En primer lugar, la económica, que si tiramos de tópicos como hacen los señores de arriba tiene la culpa el COVID, pero claro esto viene de antes, porque esta no es la excusa, ¿Qué al Sevilla no le ha afectado el COVID, o al Betis o a la Real? que son clubes que actualmente están por encima tuya.

Pero dejando al lado el tema de equipos superiores, si estás tan en crisis ¿como es que tus directivos cobran dos millones del club?, de ahí también viene la crisis económica y no tanto del COVID pero es más fácil apuntar hacia fuera que hacia dentro.

¿En qué punto creo que empieza el declive económico? Creo sinceramente que se da en cuanto se cargan el proyecto de la “M-M” (Mateu y Marcelino), porque sí, había “alta” masa salarial y “alto” gasto en fichajes, pero es que jugabas la Champions, sí señores, la CHAMPIONS; esa competición que hoy en día nos parece una utopía.

Entonces claro, si juegas esas competiciones lo lógico es que tengas un gasto elevado acorde a la competición que vas a jugar, porque claro habrá que competir y jugadores que se interesen en el proyecto.

A partir de ese momento en el que tiras a Marcelino -que aún lo puedo llegar a entender- y te cargas a un profesional tan válido como Mateu Alemany se te va todo al traste, porque metes a Anil Murthy -que no sabe si la pelota es redonda o cuadrada- a negociar y fichar diciendo que tienes a Corona como director deportivo cuando él solo es una marioneta.

Y con esto, pasas de ser uno de los presupuestos altos en cuanto a limite salarial de la liga a ser el más bajo de toda la liga, y es que los números no engañan, sino que muestran a las claras lo que hay.

Derivado de ese problema económico, surgen los problemas deportivos, en los que si no fichas y no mejoras la plantilla se sufre.

Quisieron adoptar un modelo de plantilla low-cost en la que si llegaba algo era subido del filial, vuelto de cesión o cedido a coste cero de equipos medianeros; y claro si a eso le sumas los regalos de Parejo, Coquelin, Kondogbia o Ferran entre otros, se queda lo que se queda.

La planificación deportiva a manos de un desentendido del fútbol como Murthy está siendo una ruina, aunque dijera hace unos meses ‘grosso modo’ que el Valencia es un ejemplo porque aporta una visión de fuera de profesionales del futbol; y claro eso es una falta de respeto a los que sí son profesionales de este deporte.

Volviendo al hilo de la planificación deportiva, vuelve a ser nula desde que se ocupa un ser que no es hombre de fútbol porque sí, esta temporada has “fichado” en torno a lo que quería el entrenador. Pero es tarea del Director Deportivo ver, ojear y comunicarte con el míster para tener buenos jugadores que sean números doce, trece, catorce y quince -referidos a jugadores de banquillo-; y aparte de esto tener otros tantos que puedan dar el nivel jugando otro tipo de minutos.

Porque no se te pide que tengas plantillas como la de Betis o Sevilla que son extensísimas y competitivas, pero sí que tengas un mínimo

Porque acorde a lo anterior en cuanto se te caen los buenos, como Soler, Gayà o Correia, y consigues salvar el once inicial Bordalás mira al banquillo para renovar fuerzas en los minutos finales y más allá de un Manu Vallejo no ve nada más.

Siguiendo con los problemas deportivos, llega el momento de bajar al barro, al césped, donde se juega el partido. En esa faceta el equipo desde la victoria en Osasuna has sumado tres de veintiuno; lo que a principio de temporada parecía Europa ahora son números fatídicos.

Y es que, analizando su juego, no se ha mantenido en absoluto igual, llevas diecisiete goles en once partidos, lo que indica que en defensa estás flojito y a la hora de atacar te cuesta en mundo porque lo que parecían salidas vertiginosas a principio de temporada ahora mismo solo veo un juego de pelotazos y pases trabados sin ton ni son.

Esto último, sí que creo que es culpa de Bordalás y los jugadores, que quizás frustrados por los resultados anteriores no llegan a desarrollar su juego tal y como quieren; si bien es cierto que el único que tiene que reconducir esta situación es Bordalás dando con la tecla otra vez.

Y por último, fruto de los resultados de temporadas anteriores que a su vez se deriva de la mala gestión económica, los afectados reales: los aficionados, la masa social.

Y es que tras siete años, a algunos se les ha quitado las ganas y la ilusión por el Valencia, a muchos porque vivieron una época dorada y evidentemente esto les sabe a poco, y a otros porque parece que es el día de la marmota, un club que cuando parece que puede crecer se pega un tiro en el pie y retrocede, entonces si habías dado dos pasos bien retrocedes diez.

Poco a poco nos han ido callando, y lo que en años anteriores eran pitidos a presidentes sin dejar hablar en las juntas, pañoladas, y cánticos contra los presidentes; ahora son cuatro cánticos en Mestalla en contra de una directiva cuyo cabecilla está en: Singapur.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies