La Carrera Astur | Pk.15: El Oviedo vuelve a igualar; el Sporting sigue cayendo

Los azules empatan ante Las Palmas en el Tartiere en un encuentro en el que fueron superiores en el primer acto y donde vieron como el equipo amarillo igualaba la contienda en la segunda mitad. Los rojiblancos, por su parte, cayeron ante el Zaragoza y prolongan su mala racha de resultados

0

Por segunda semana consecutiva, abrimos este artículo con malas noticias en cuanto a resultados para los equipos asturianos en Segunda División. Y es que ni Oviedo ni Sporting lograron vencer en un fin de semana complicado, sobre todo, para los rojiblancos. El equipo de David Gallego volvió a perder, esta vez en La Romareda y ante el Zaragoza. Cinco partidos sin ganar y cuatro derrotas en estos cinco encuentros han despertado muchas alarmas en Mareo.

Y en la capital de Asturias, el empate ante Las Palmas dejó un sabor de boca más bien agridulce. El Oviedo volvió a cuajar un buen primer acto, con las ideas claras y sometiendo en todo momento al equipo canario, que apenas se asomaba por la meta de Femenías. En el segundo acto, la calidad ofensiva amarilla acabó igualando un choque muy polémico en el que el colegiado volvió a ser protagonista.

El peor partido de toda la temporada

  • La Romareda, un cementerio indio. No era el estadio zaragozano el más idóneo para encontrar una reacción si nos atenemos a los antecedentes. El Sporting nunca ha ganado en la categoría de plata en La Romareda y el domingo, además de no ser una excepción, cuajó el peor partido del año y uno de los peores de toda la etapa de David Gallego. Aunque dentro de ese pésimo partido el Sporting incluso logró generar de nuevo hasta cuatro ocasiones de gol de verdadero peligro, los problemas que le tienen inmerso en la actual mala racha persistieron. Y no solo eso, sino que se ven aumentados en cuanto a gravedad. No se atisba fin a la crisis actual y más con la cantidad ingente de bajas que suma el equipo.
  • Errores individuales que no desaparecen. Porque si algo lleva jornadas, incluso desde antes de la mala racha actual al Sporting, son los errores individuales. En La Romareda quedaron señalados de forma especial Berrocal, Mariño y Bogdan que salieron en la ‘foto’ de ambos goles. Pero no fueron los únicos que los tuvieron ni que los están teniendo. Es una tónica que con el paso de los partidos no desaparece y es lo que está lastrando al equipo. Un equipo que hace un fútbol que merece mejores resultados, pero al que los errores está castigando con fiereza. Todos lo saben y con conscientes, pero siguen apareciendo.
  • La columna vertebral está desconocida, A lo anterior se une que la columna vertebral del equipo que lo sostuvo el año pasado, no está. Mariño no es ni su sombra del año pasado. Babin está despachando una notable temporada, pero él solo no puede sostener toda la defensa. En el mediocampo Gragera y Pedro Díaz tienen más momentos buenos que malos, pero no tienen regularidad. Arriba Djuka demuestra que es un buen delantero, pero no un artillero de los números que enseñó el año pasado. Recuperar, no ya el nivel óptimo, pero si una buena versión de todos ellos se antoja clave para intentar salir del profundo bache actual.
  • Confianza sin fisuras. En cualquier caso, en el club no hay la más mínima duda. De hecho esta semana para espantar cualquier fantasma, Javi Rico, director deportivo, se ha dejado ver de forma más habitual con David Gallego y con los miembros del Consejo de Administración en forma de apoyo; al menos, de forma velada. Solo queda que los técnicos y los ‘artistas’ logren revertir esta situación con trabajo y con una enfermería que debe vaciarse en las próximas semanas y lastre menos al equipo de lo que lo está haciendo.

Punto que sabe poco para el Oviedo

  • Buena primera parte. El Oviedo despachó unos buenos primeros cuarenta y cinco minutos ante Las Palmas. El cuadro asturiano se adelantó y apenas sufrió en la parte de atrás. Además, el equipo de Ziganda tuvo la opción de sentenciar el partido, aunque no logró acertar ante la meta contraria. Un primer acto notable ante uno de los equipos más importantes de la categoría. Pese a que los amarillos dispusieron de más balón, el buen hacer defensivo carbayón impedía a Jesé Rodríguez entrar en juego todo lo que su equipo necesitaba para crear peligro. Una situación que convirtió a Femenías en un espectador de lujo durante buena parte de este primer acto. Además, la presión oviedista conllevó a varios errores de los visitantes en salida de balón. Y, en uno de ellos, el Oviedo encontró el camino al gol.
  • Viti desequilibra, Bastón ejecuta. El camino al gol del que hablábamos anteriormente lo abrió Viti. Fue la nota distintiva durante toda la primera mitad. Nuevamente titular, de forma muy merecida además, el atacante aprovechó un error amarillo en salida de balón y, con una conducción en diagonal partiendo desde la derecha, forzó un clarísimo penalti en el que el colegiado, esta vez, no dudó. Y hacia el punto fatídico se dirigió Borja Bastón. Con calma, con la red entre ceja y ceja y con la oportunidad de colocarse como máximo artillero de la categoría. El ariete no perdono. Fuerte, arriba, imparable para el meta visitante. Octavo gol en quince encuentros. Un ‘killer’ que viste de azul y no perdona.
  • Las Palmas crece. La mala noticia de la primera mitad es que los de Pepe Mel se marcharon con vida a los vestuarios, y eso no es una buena noticia. En la segunda mitad, el Oviedo volvió a salir mejor, pero la falta de acierto volvió a impedir cerrar el partido. Eso, y la mala fortuna, ya que un chilenazo de Borja Bastón desde la frontal se acabó estrellando en el palo tras previo paradón del meta visitante. La línea del encuentro no hacía presagiar lo que vendría después. Las Palmas dio un paso al frente y Kirian, solo en el segundo palo y tras centro desde la izquierda de Moleiro, hacía el empate. Sin margen de reacción el Oviedo volvía a sumar un punto. Eso sí, hubo polémica al final del choque.
  • El árbitro, protagonista de nuevo. Porque tras un partido más bien malo de Hernández Maeso sobre el césped, el colegiado extremeño acabó erigiéndose en protagonista al no señalar, ni revisar, un claro penalti sobre Pombo que por cierto volvió a brillar sobre el verde del Tartiere. Días después sigue pareciendo asombroso que esa acción se marchase sin castigo. Pero es lo de siempre. Si te quejas lo acabas pagando en forma de sanción ejemplar. Y es que en el fútbol se equivocan directivos, presidentes, jugadores y entrenadores. Pero los árbitros parece que no. Otro día más en el que toca morderse la lengua. Y ya van…
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies