Remontada contra todo y contra todos

Valencia Basket remonta 21 contra otro de los candidatos al título. Joan Peñarroya reactivó a los suyos tras el paso por vestuarios.

1
 VIRTUS SEGAFREDO BOLOGNA 96 97 VALENCIA BASKET

 

Huracán Segafredo

La mejor noticia para el Valencia Basket después del primer cuarto fue el resultado. ¡Y gracias!. Con eso ya se dice bastante del inicio de partido del equipo español.

Virtus Segafredo Bologna saltó al parqué imponiendo un ritmo de intensidad altísimo. Sin lugar a dudas, el estado físico de los taronja es un punto a favor que exploten sus rivales. Conocedores que deben apretarles las tuercas desde el salto inicial.

Kyle Weems se impuso como líder anotador pasando de la decena de puntos en los diez primeros minutos. Eso sí, el americano estuvo bien acompañado por Amar Alibegovic y, como no podía ser de otra manera, Milos Teodosic. Además, poco a poco iba despertando la bestia dormida de Marco Belinelli (quien tuvo molestias antes del partido).

A pesar del chaparrón, Valencia Basket enlazó buenas acciones en ataque en las figuras de Sam Van Rossom Jaime Pradilla. Sin embargo, el resto del equipo fue realmente superado por los locales. Hasta tal punto de ver con buenos ojos los 10 puntos de ventajas.

Valencia Basket no encuentra cobijo para la tormenta italiana

Con el segundo cuarto el temporal empeoró todavía más. Los nubarrones negros arrinconaron a unos jugadores valencianistas que se veías electrocutados por la descarga ofensivo de los de Sergio Scariolo.

Valencia Basket se veía totalmente desbordado por un equipo con una segunda unidad donde también destacaba Iaia Cordinier. Joan Peñarroya mostraría su enfado en más de un tiempo muerto.

Para colmos de males, el arbitraje tampoco se mostraba muy acertado en sus decisiones. Como muestra de ello, estuvo la jugada en la que el tiro de Weems toca tablero y aro y luego la despeja Louis Labeyrie incluso fuera de la extensión del cilindro del aro. Aun así, el trío arbitral decidió dar los dos puntos a los locales sin ni siquiera revisarla en el Instant Replay.

Sin embargo, no había excusa ni justificación para la imagen que estaba dando el equipo español. Un dato que explicaba la primera parte taronja fue el hecho de que Weems llebaba 20 puntos al decanso cuando entre los tres partidos anteriores sumó 25.

El gran problema era la defensa visitante, muy dañada por la buena circulación de los italianos que sumarían 14 asistencias. La única buena noticia para Peñarroya: los buenos minutos de Millán Jiménez. 

 

 

Valencia Basket vuelve a la vida

El paso por vestuario reactivó a Valencia Basket. Fruto de su esfuerzo, Peñarroya apostó por la continuidad de Jiménez en el quinteto. Sin embargo, otra polémica arbitral sacó de sus casillas al entrenador catalán. Teodosic cometería dobles (aparentemente) de forma clara pero los árbitros decidieron pitar técnica por las protestas al técnico visitante.

Su equipo estaba remando contra viento y marea por volver al partido. Por fin se veía a un equipo de baloncesto vestido de naranja. Pero entre los rebotes ofensivos de los de negro y nuevamente los arbitros la diferencia costaba bajar de los diez puntos. Fue Klemen Prepelic que silenciosamente recuperó sus sensaciones de killer quien pondría la desventaja en 7 puntos a falta de poco más de tres minutos.

Difícil de explicar fue que ninguno de los árbitros quisieran revisar una bandeja de Van Rossom que (aparentemente) de forma clara, tocaba el aro antes de que se agotase el tiempo de posesión.

De todas maneras dos triples seguidos de Martin Hermannsson y Labeyrie apretaba aún más el marcador. Valencia Basket había sacado todo su orgullo para luchar contra los elementos (y el hecho de que la tercera falta de equipo fuera pitada a pocos segundo del final del cuarto).

La fe taronja despeja la tormenta

El inicio del último cuarto estuvo lleno de imprecisiones por parte de los dos equipos. La tensión se podía palpar a manos llenos y la Virtus ya no se encontraba cómoda. La tendencia favorecía a Valencia Basket y los aficionados intentaban alentar a los suyos sabedores del mal momento de su equipo.

Uno de los factores que hubiera dado un empujón extra a los taronja habría sido acertar más triples. Una imagen que retrata esta realidad es la tarjeta de tiro de Xabi López-Arostegui que firmaría un 0/6.La defensa estaba siendo clave. Labeyrie y Josep Puerto custodiaban las almenas del castillo pero las flechas de los arqueros tenían la punta roma.

La que sí metería el alero vasco sería la más complicada. Una bandeja cayéndose que valdría el 2+1. La remontada estaba a punto de caramelo con solo dos puntos de diferencia. Entonces llegó Bojan Dubljevic con un triple directo la línea de flotación italiana para ponerse por delante.

Tras esto los tiros libres de Teodosic y el propio Dubi pondría el empate a 88 a falta de un minutos. Máximo tensión y los árbitros perdonando la técnica por protestar a la estrella serbia de la Virtus.

Como respuesta estuvo la magistral pizarra de Peñarroya en el tiempo muerto. Una jugada para las academias para dejar librado al mejor tirador: Prepelic que sumaría 20 puntos. López-Arostegui cogería un rebote vital y metería los tiros libres. VBC 3 arriba a falta de 35,4 segundos.

¡Saquen los desfibriladores!

Teodosic fallaría un triple en el que la afición español tendría recuerdos de guerra por aquel con el que eliminó a la Selección Española en el Mundial de 2010. Pasado el mal trago, Jasiel Rivero también venció sus miedos para meter los dos tiros libres. La diferencia se alargaba hasta los cinco puntos pero Belinelli decidía con un triple que nadie debía bajar los brazos todavía.

Sin embargo, Sam Van Rossom tendría los nervios de acero para cerrar el partido desde la línea personal. Valencia Basket defendería con uñas y dientes un ataque más pero Weems quería llegar a la treintena de puntos con un nuevo triple en los últimos minutos.

Finalmente, Valencia Basket asaltaba el pabellón italiano y conseguía, sin lugar a dudas, la victoria más importante de lo que se lleva de temporada. Un triunfo basado en carácter y calidad a partes iguales que refuerza a unos jugadores que no se dan por vencidos ante todas las adversidades.

Ficha técnica

Virtus Segafredo Bologna (93): Milos Teodosic (18), Kyle Weems (30), Mam Jaiteh (2), Kevin Hervey (9) y Alessandro Pajola (6)- Amadeo Tessitori (2), Isaia Cordinier (7), Niccolo Mannion (4), Marco Belinelli (10), Amar Alibegovic (8), Michele Ruzzier (-) y Jakarr Sampson (-).
Valencia Basket (95): Sam Van Rossom (15), Klemen Prepelic (20), Xabi López-Arostegui (7), Jasiel Rivero (11) y Louis Labeyrie (7)- Martin Hermannsson (11), Josep Puerto (2), Guillem Ferrando (-), Millán Jiménez (8), Gonzalo Bressan (-), Jaime Pradilla (6) y   Bojan Dubljevic (10).
Parciales: 33-23| 24-22| 22-27| 17-25|
Árbitros: Milivoje Jovcic, Saso Petek y Vassilis Pitsilkas.
MVP del partido: Klemen Prepelic (20 puntos, 4 asistencias, 2 robos y 3 triples).
Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 4 de la 7DAYS Eurocup disputado en el PallaDozza. 

Síganme en en Twitter en @mpouscas y sigan para más información y actualidad sobre baloncesto a @G3Basket.

1 comentario
  1. […] cuatro triunfos consecutivos entre esta competición y la 7Days Eurocup: Club Joventut de Badalona, Virtus Segafedro Bologna, FC Barcelona y JL Bourg. En el otro rincón del cuadrilátero, Surne Bilbao Basket presentaba […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies