Prohibido dar por muerto a Lewis Hamilton

El heptacampeón del mundo firma una remontada espectacular para llevarse el GP de Brasil y recorta cinco puntos a Verstappen.

0

Hace una semana, con la victoria de Max Verstappen en México, el campeonato parecía ponérsele a tiro al neerlandés. La superioridad aplastante de Red Bull en el Autódromo Hermanos Rodríguez dejaba a su máximo contendor, Lewis Hamilton, tocado y aparentemente hundido, dando la sensación de que se resignaba a aceptar que este mundial llevaba escrito el nombre del auto ’33’.

Este fin de semana las cosas se le pusieron aún más difíciles, primero por la sanción de cinco posiciones por el cambio de motor y después al ser descalificado de la qualy por una irregularidad técnica. Pero, cuando todo apuntaba a que Mercedes acababa de dejar a Lewis sin opciones de título, el británico firmó una auténtica heroicidad para acabar llevándose la que probablemente sea la victoria más espectacular de su carrera deportiva.

Una remontada para la historia

La gesta firmada por Hamilton este fin de semana es de las que hacen afición. Es cierto que el formato con clasificación al sprint facilitó la tarea del británico al tener un 30% extra de carrera para remontar, pero no deja de ser una auténtica heroicidad. En las 24 vueltas del sprint, Hamilton pasó de la última a la quinta posición, es decir, ganó 15 plazas en 24 vueltas. De esta forma, Hamilton dio un golpe sobre la mesa y demostró que la superioridad que había tenido en la clasificación del viernes no se debía a la irregularidad del DRS, sino que, simplemente, tenía un ritmo muy superior a sus rivales.

Si el sábado dejó muy bien encarada la carrera, el domingo remató la faena. En tan solo cinco vueltas el británico ya había alcanzado la tercera posición partiendo desde la décima –había sido sancionado con cinco posiciones por cambiar elementos de la unidad de potencia–. Poco después salió el coche de seguridad, poniéndole la victoria a tiro. Tras 30 vueltas de competición –24 de sprint y 6 de carrera– Hamilton estaba justo detrás de los Red Bull. Con más de 60 vueltas por delante, el británico ya había salvado los muebles, pero le quedaba lo más duro, enfrentarse él solo a los dos Red Bull.

Pasó por encima del Verstappen más agresivo

Para ponerle la guinda al pastel, Hamilton tenía que superar aun dos escollos muy duros, Sergio Pérez y Max Verstappen. El mexicano trató de defender su posición a toda costa para proteger a su compañero, pero sus enormes esfuerzos resultaron inútiles. En su primer intento, ‘Checo’ pudo resistir al devolverle la posición en la curva 4 en una batalla emocionantísima, pero a la segunda no tuvo opción. Hamilton aprovechó la potencia extra que le deba su nueva unidad de potencia y le arrancó las pegatinas al mexicano en la recta principal. A falta de más de 50 vueltas Hamilton ya estaba detrás de Verstappen.

A partir de ese momento el objetivo de Hamilton estaba muy claro: tenía que recortar la ventaja del neerlandés para atacarle en las últimas vueltas. Dicho y hecho.  A falta de veinticinco vueltas, el heptacampeón ya estaba pegado a la caja de cambios del Red Bull. Hamilton no se lo pensó dos veces, fue llegar y tirarle el coche a Verstappen, pero este no se arrugó. El neerlandés no dio su brazo a torcer y echó a Hamilton de la pista para mantener el liderato, dando lugar a una de las acciones más polémicas de la temporada. A pesar de lo evidente de la acción, los comisarios consideraron que no era susceptible de sanción, lo que provocó un gran enfado de Lewis.

A la segunda fue la vencida

Si algo demostró Hamilton en este duelo es su enorme fortaleza mental. Al contrario de lo que sucede en otros duelos en los que situaciones similares desconcentran a Hamilton de la carrera, esta vez mantuvo la cabeza abajo y volvió a ir a por Verstappen, esta vez con éxito. Cinco vueltas después del primer duelo, el británico rebasó al neerlandés en el mismo punto (la segunda recta del circuito) sin darle a su rival ninguna opción de defenderse. Faltaban doce vueltas y Hamilton ya lo había logrado, el fin de semana más difícil de su vida se iba a saldar con una victoria memorable.

Contra todo y contra todos

La victoria en Interlagos no solo fue una demostración de lo que Hamilton es capaz de hacer cuando tiene un buen día, sino que también supone una inyección de moral de cara a las tres carreras restantes. El heptacampeón tuvo que hacer frente a dos sanciones durísimas, salir desde el fondo de la parrilla en la ‘sprint qualy’ y, además, enmendar un error estratégico de Mercedes en la segunda parada. Hacer todo eso y salir victorioso es algo al alcance de muy pocos en la historia, y Hamilton es uno de ellos. Este año su valía estaba en tela de dura, pero Lewis las ha despejado de un plumazo demostrando por qué es el piloto más laureado de la historia.

Otra de las imágenes icónicas que nos deja el GP de Brasil es la de Hamilton celebrando su victoria con la bandera brasileña homenajeando a Senna: “Ayrton siempre ha sido un ejemplo para mí por su manera de enfrentarse al sistema”, dijo Hamilton en su cuenta de Instagram antes del Gran Premio. Este fin de semana el británico demostró precisamente eso, su capacidad de enfrentarse a todas las adversidades y salir victorioso. De hecho, es probable que durante esa vuelta de celebración Hamilton se sintiese Senna, pues la hazaña que ha llevado a cabo este fin de semana recuerda mucho a aquellos días triunfales en los que Ayrton dejó boquiabierto al mundo del motor y que le dieron el título oficioso de mejor piloto de todos los tiempos.

Prohibido dar por muerto a Lewis Hamilton
Hamilton ondea la bandera brasileña tras ganar la carrera en honor a Ayrton Senna. Foto: @MercedesAMGF1

Hamilton, más vivo que nunca

Hace una semana, el GP de México parecía dejar el campeonato sentenciado en favor de Max Verstappen. Aún más claro parecía que el neerlandés ponía rumbo a su primera corona cuando el sábado se conoció la descalificación de Hamilton, pero el británico ha conseguido darle la vuelta. Hamilton recorta la distancia hasta los 14 puntos a falta de tres carreras, y ha dado un puñetazo en la mesa en un momento crítico. Ahora depende de sí mismo para ser campeón y en Brasil nos ha dejado una lección muy clara: queda prohibido volver a dudar de Lewis Hamilton.

 

 

Sígueme en mi Twitter: @juanepizarro1, y sigue toda la información y actualidad deportiva en nuestro Twitter: @Grada3com, en Facebook: MotorGrada3 o en nuestro Instagram: grada3com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies