Un 2021 de cambio de ciclo

0

Hacer balance es lo propio de los últimos días del año. Ver si se tomaron las decisiones correctas, si se cumplieron objetivos y recapitular los que quedaron en el tintero y que pasarán de nuevo a formar la lista del año que viene. En el caso de la SD Compostela, el 2021 ha sido un año de importantes cambios, de un cambio de ciclo que ha llevado al equipo a acabar 2021 en un momento dulce.

El 2021 empezaba con el Compos cayendo con contundencia en El Helmántico(3-0). Un resultado que suponía la caída del equipo a la zona roja de la tabla. Era la jornada 9 de competición, la mitad de un camino en el que se pelearía casi hasta el final por estar entre los elegidos para formar parte de la Primera RFEF. Y el que los de Yago Iglesias encaraban las últimas jornadas bien posicionados, en cuarto puesto y a escasos punot del grupo de cabeza que tras 14 jornadas ocupaban Unionistas, Zamora y Celta B.

En las últimas 4 jornadas solo un triunfo sumado a dos empates y una derrota dejaban al equipo en sexta posición. Tocaba pelear con grandes como Dépor, Racing o Numancia por un puesto en la nueva categoría. Esa segunda parte de la temporada no fue como se esperaba. El equipo venció en la primera jornada de esas decisivas 6 y no fue capaz de volver a hacerlo quedando penúltimo en ese grupo de 6 equipos. Un final agridulce de temporada al que seguiría un verano de cambios.

Y es que en el Vero Boquete llegaba un cambio de ciclo. Yago Iglesias y el Compos separaban sus caminos tras cinco años en los que el técnico logró devolver al cuadro compostelano a Segunda ‘B’. Cinco años de crecimiento llegaban a su fin. El club confió en dar cierta continuidad al proyecto colocando al que hasta el momento había sido el segundo de abordo, Rodri Veiga, al frente del equipo.

No solo hubo cambios en el banquillo. El buen hacer del Compos hizo que jugadores importantes como Miki Villar, Brais Abelenda, David Soto o Bicho dijesen adiós al club. Llegaron en su lugar refuerzos como Fer Beltrán, Rafa Mella, Escudero, Salado, Parapar, Jordan o Pablo Durán que conformaron una plantilla equilibrada y con recursos para afrontar el reto de competir en Segunda RFEF y lograr un ascenso.

El equipo sigue combinando y manteniendo la idea de juego de años anteriores pero lo combina con una mayor verticalidad que, por el momento, está dando sus frutos en forma de goles. Y es que el cuadro blanquiazul no ha visto puerta solo en dos partidos de los 16 disputados. 16 partidos en los que solo ha caído en 1 ocasión, eso si, es junto a Arenteiro el Rey del empate con 8 igualadas que han frenado un poco su gran inicio de curso. El balance lo completan 7 victorias, 5 de ellas en el fortín del Vero Boquete. Un balance que hace que el equipo compostelano acabe el año tercero en la clasificación con 29 puntos, a 8 del líder el Unión Adarve. Por encima también está el Pontevedra con 32 puntos, a 3. Por debajo, Navalcarnero, cuarto, a 2 puntos, y Palencia, quinto, a 5. Fuera de la zona noble, el Real Avilés también a cinco puntos.

Una forma dulce de acabar el 2021 y encarar un 2022 en el que mantener lo bueno, mejorar lo malo y lograr estar a final de curso en un Playoff que permita acceder a Primera RFEF y culminar, por el momento, el cremiento de un gran club.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies