Un 2021 de récord en la UD Almería

Los rojiblancos terminan el año en la cúspide en la categoría de plata con unos números nunca antes vistos en el conjunto indálico

0

Este 2021 que está llegando a su fin no podrá ser recordado en Almería como el año del ascenso, aunque su tramo final quedará guardado en la retina de la afición indálica. Un conjunto rojiblanco que termina el 2021 con unos números de récord nunca antes vistos en el cuadro unionista. Un Almería de récord que buscará en 2022 alcanzar el ansiado regreso a la máxima categoría después de haberse quedado a las puertas en los últimos cursos.

Un inicio por todo lo alto

El comienzo del 2021 difícilmente podía haber sido mejor para un Almería que una campaña más luchaba por el ascenso. Los rojiblancos iniciaron el nuevo año con un mes de enero cargado de partidos. A la ya exigente competición doméstica se le sumaba la Copa del Rey, donde a los unionistas no les fue del todo mal. Los pupilos de José Gomes pisaron el 2021 con un importante triunfo ante la Ponferradina en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Una victoria con la que se resarcían de la derrota sufrida frente al Espanyol en Barcelona con la que despedían el 2020.

Un mes de enero en el que no sufrieron derrota alguna, dejando de vencer en liga tan solo en una ocasión en los primeros 31 días del año. Un pinchazo que llegaba a finales de mes al no pasar del empate en casa ante el Sabadell. Un duelo en el que los rojiblancos lograron adelantarse hasta en dos ocasiones. Un mes de enero muy copero en el que los almerienses lograron colarse en cuartos de final después de superar a Numancia, Alavés y Osasuna, este último tras imponerse desde el punto de penalti. Los indálicos estaban a un paso de colarse en semifinales del torneo copero, su récord hasta la fecha.

Con la entrada al segundo mes del año los rojiblancos ponían fin a su camino en la Copa del Rey. Después de cerrar enero con victoria ante el Castellón, a los almerienses les esperaba el Sevilla en cuartos de final del torneo del K.O. Una ronda en la que los indálicos cayeron eliminados después de perder por la mínima ante el conjunto hispalense en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Un febrero en el que los unionistas se topaban también con sus primeras derrotas en liga. En la competición doméstica comenzaban el mes rescatando un punto en el Fernando Torres contra el Fuenlabrada merced a un tanto de Fran Villalba.

Lance del Almería-Sevilla en Copa
Akieme protege un balón ante la presión de los sevillistas Fernando y Ocampos (www.udalmeriasad.com)

Después de un triunfo en casa ante Las Palmas se producirían las primeras derrotas rojiblancas del año en liga. Los almerienses caían ante Leganés, encuentro que Filomena evitó que se disputara en el mes de enero, y Mallorca ambas a domicilio. Los rojiblancos pinchaban ante dos de sus principales rivales en la lucha por el regreso a la máxima categoría. Pero los indálicos no abandonarían febrero con derrota. Victoria rotunda frente al Lugo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos para despedir el segundo mes de 2021.

Camino descendente

Marzo comenzaba tal como terminó febrero, con triunfo almeriense. Los rojiblancos vencían por la mínima al Girona en Montilivi. Un resultado con el que el Almería pisaba por primera vez el ascenso directo en este 2021. Aunque a los indálicos no les duraría demasiado la alegría, tan solo una semana más. Los almerienses no conseguían en pasar del empate sin goles en casa ante el Alcorcón, pero mantenían la segunda plaza. Una segunda plaza que terminarían por perder días más tarde al caer derrotados en El Toralín, su campo maldito en los últimos años. Un mes de febrero que concluía con goleada al Málaga en La Rosaleda, si bien no le daba para volver a pisar el ascenso directo.

Pero abril, sin duda, sería el mes horrible para el Almería de José Gomes. Un mes en el que los rojiblancos no lograron victoria alguna. Los almerienses estrenaban el mes con derrota en casa frente al Rayo Vallecano. Una derrota que venía acompañada de otra en tierras mañas contra el Zaragoza. Un mes que completaban los almerienses con sendas tablas por uno a uno ante Espanyol y Mirandés. Un choque en Anduva que fue el último dirigido por José Gomes, siendo cesado días más tarde aún copando la tercera plaza.

Sería Joan Francesc Ferrer Sicilia ‘Rubi’ quien tomaría el relevo del técnico luso. Un cambio de timón en el conjunto almeriense casi a la desesperada por no despedirse del ascenso directo. Tan solo quedaban seis jornadas por delante y Espanyol y Mallorca se alejaban. No tuvo un buen estreno el preparador catalán, igualando dos a dos contra el Oviedo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Una semana más tarde los rojiblancos volvían a la senda de la victoria al imponerse en el Heliodoro Rodríguez López con un solitario gol de Ramazani que mantenía a los almerienses con vida.

Raúl Navas cabecea un balón superando a hasta tres jugadores rojiblancos (@FCCartagena_efs)

Un mes de mayo en el que los almerienses terminarían por despedirse del ascenso directo. Los rojiblancos empataban en casa ante un Albacete con mínimas opciones de permanencia. Pero sería en la jornada intersemanal cuando los unionistas perdían cualquier opción de ascenso por la vía rápida al claudicar en Cartagena. Con el ascenso directo perdido, tan solo quedaba centrarse en el Play Off. Un Play Off al que los almerienses llegaban después de ganar a Logroñés primero y Sporting días más tarde.

En el Play Off los rojiblancos se medirían un curso más al Girona de Francisco. Un Girona que una vez más se convertía en su bestia negra. Con una rotunda derrota por tres a cero en Montilivi, en el que regresaba parte del público a las gradas, los almerienses entraban en junio. Un encuentro desastroso de los almerienses, quienes en el minuto cinco ya perdían por dos de diferencia. Un duelo con el que sus opciones de ascenso eran ya prácticamente nulas. La vuelta no sería mucho mejor para los almerienses, quienes cerraban la temporada con un empate sin goles frente a los gerundenses, cayendo ante estos en Play Off un curso más para no perder la costumbre.

Verano con menos movimientos

Puesto fin a la temporada tocaba pensar ya en el siguiente curso y en hacer bueno el dicho ‘a la tercera va la vencida’. Un verano en el que los rojiblancos no realizaron tantos movimientos como en años anteriores, si bien no fueron escasos. Un proyecto que seguiría liderando Rubi, al que todavía le quedaba contrato. Un mercado estival en el que hasta ocho jugadores recalaron en tierras almerienses: Curro Sánchez, Juanjo Nieto, Arnau Puigmal, Portillo, Babic, Carriço, Dyego Sousa y Pozo.

Un verano en el que desde la dirección deportiva rojiblanca se consiguió retener a gran parte de la plantilla que meses atrás volvió a quedarse a las puertas del ascenso. Una decisión que le salió bien a la vista de lo que vendría en la presente temporada. Así, los almerienses arrancaban el curso con un triunfo en Cartagena que les permitía situarse en los puestos de privilegio desde los primeros compases de la campaña. En la segunda jornada llegaría una nueva victoria, esta vez en el estreno en casa ante el Real Oviedo. Pero el conjunto indálico despedía agosto con su primera derrota al caer ante el Amorebieta en Lezama con remontada del conjunto vasco.

Arambarri, Pokorny y Curro Sánchez en un lance de un Almería-Real Sociedad 'B'
Arambarri y Pokorny buscan evitar que Curro Sánchez se lleve un balón (Foto: Real Sociedad)

Intratables en casa

Los rojiblancos una semana más tarde se resarcían del amargo sabor de la derrota dejando los tres puntos en Almería en su duelo contra el Málaga. Días después tendría lugar la segunda derrota de esta segunda mitad del 2021. Los almerienses volvían a tropezar en un desplazamiento, cayendo por la mínima un año más en El Toralín. Aunque tal como sucediera anteriormente vendría acompañada de una victoria, en esta ocasión a domicilio frente al Alcorcón. Un choque que se tradujo con la primera destitución de la temporada en la categoría de plata, siendo cesado Anquela en las filas alfareras.

En casa los almerienses seguían intratables, imponiéndose al Tenerife para terminar septiembre. Octubre arrancaría también con victoria, en esta ocasión derrotando en Montilivi al Girona, una de sus bestias negras en los últimos cursos. Un mes de octubre en el que llegaba el primer pinchazo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos con un empate frente a Las Palmas. Días más tarde los rojiblancos sufrirían su tercera derrota del curso y última hasta la fecha. Los unionistas caían en su visita a Ipurúa ante uno de los principales candidatos al ascenso de categoría.

Un final de 2021 de récord

Desde entonces los rojiblancos no volverían a conocer las mieles de la derrota, encadenando hasta siete triunfos. Unos números con los que batían su mejor registro en estas lides hasta el momento. Unos guarismos con los que los almerienses se consolidaban en la primera plaza y se convertían en el líder intratable de la categoría. Sería ya a finales de noviembre cuando los rojiblancos dejarían de ganar su primer partido desde entonces. Los pupilos de Rubi no lograban pasar del empate en casa frente al Huesca. Un encuentro en el que contaron incluso con una pena máxima que Sadiq no supo materializar.

Una recta final de 2021 en el que la Copa del Rey volvía a entrar en acción. En el torneo copero el conjunto indálico eliminaba al Águilas de Alfonso García no sin sufrimiento, superándolo desde el punto de once metros para concluir noviembre. Diciembre no comenzaba con una victoria, pero al menos los rojiblancos seguían sin conocer la derrota. Los almerienses empataban en el Fernando Torres contra el Fuenlabrada por tercera temporada consecutiva. Un mes de diciembre en el que los indálicos solo disputarían dos choques más, uno en liga y otro en la competición copera. Dos choques que se saldaban con victorias en casa ante el Zaragoza y a domicilio en Urritxe contra el Amorebieta, al que eliminaban de la Copa del Rey y amargaban su regreso a su feudo.

A los almerienses les restaba un encuentro para finalizar el 2021 y la primera vuelta, pero la aparición del coronavirus en su rival postergaba la cita. Los rojiblancos se tenían que medir al Lugo en el Anxo Carro, pero más de una veintena de positivos en las filas de los gallegos entre jugadores y demás componentes del plantel lo impedían. Un aplazamiento que no impedía que los unionistas fueran campeones de invierno, teniendo todavía una cómoda ventaja de siete puntos sobre el tercer clasificado. Un 2021 que, a pesar de no haber sido el año del ascenso, difícilmente podría haber acabado mejor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies