Los Reyes Magos aguardaban en Montilivi

Un atrevido Girona se impone por la mínima a Osasuna y se clasifica para la ronda de octavos de la Copa del Rey

0

El Girona FC se impuso a Osasuna por la mínima y le dio su particular regalo de Reyes a la afición. La altísima presión que planteó desde el primer segundo Bittor Alkiza, sustituto de Jagoba Arrasate en el banquillo rojillo, marcó el desarrollo del partido. Si bien los navarros consiguieron recuperar balones en la zona de peligro y acechar la portería de manera continua, los catalanes no se achicaron, plantaron una impenetrable muralla defensiva y atacaron la espalda de la defensa rival con numerosos contraataques. De esta manera, David Juncà consiguió romper la igualdad y certificar el pase del Girona a los octavos de final de la Copa del Rey. El 6 de enero, a partir de ahora, conmemorará las gestas de Álex Baena, David Juncà, Ibrahima Kébé y compañía, los Reyes Magos que trajeron la victoria al norte de Cataluña.

Girona FC 1 0 CA Osasuna


Juncà se adelanta a la defensa adelantada

El segundo entrenador de Osasuna, Bittor Alkiza, llegó a Montilivi con la intención de que no se notara la ausencia de Jagoba Arrasate, positivo en COVID-19. Una asfixiante presión en el área contraria fue su carta de presentación. El Chimy Ávila se ocupaba, directamente, de marcar al guardameta local, Juan Carlos. A pesar de la elevada línea defensiva, el Girona estaba encontrando en la banda derecha un respiradero y, a la vez, una herida abierta en la que incidir. Y fue desde este flanco que llegó la primera aproximación del partido.

Ibrahima Kébé combinó con Jordi Calavera, este se la devolvió, el maliense llegó a la línea de fondo y probó fortuna con un disparo muy escorado. Juan Pérez tuvo que enviar el esférico a córner antes de complicarse la vida. Aprovechando una vez más la adelantada posición de la defensa, un globito desde el centro del campo de Santi Bueno encontró el desmarque de David Juncà entrando en el área, dejando a sus espaldas a Javi Martínez. Solo en el mano a mano, un delicado toque del lateral fue suficiente para batir al portero. Siete años y dos meses habían pasado desde el último gol de Juncà (2 de noviembre de 2014). El Girona daba la sorpresa y se ponía por delante en el marcador.

La presión: virtud y defecto 

Si bien Osasuna parecía ser superior, su magnánima presión en campo contrario era, al mismo tiempo, su principal baza y su punto débil. Le permitía recuperar el esférico en zona de peligro y disfrutaba de la posesión, pero la buena colocación de la muralla gerundense impedía que Juan Carlos tuviera que sufrir, a pesar del constante acecho. El cancerbero tan solo intervino, en la primera media hora, para atrapar un pase picado de Roberto Torres que buscaba al Chimy Ávila y que iba a plantar al argentino delante suyo.

Por otra parte, la lanza del Girona encontraba excesivas facilidades para superar la espalda de la defensa rojilla mediante el contraataque. Nahuel Bustos en punta, David Juncà por la izquierda e Ibrahima Kébé, llegando desde el medio del campo, eran un dolor de cabeza para Bittor Alkiza. Sin embargo, la experiencia de Juan Cruz y Unai García y la omnipresencia de Roberto Torres, actuando como un puro box-to-box que estaba presente en las dos media lunas, se encargaban de enmendar los errores y dificultaban que los rojiblancos se desenvolvieran con libertad.

En el ocaso de la primera mitad, Osasuna tuvo una ocasión de oro para igualar el luminoso. Una falta en el vértice del área favorable al Girona resultó en un contraataque de los navarros. Roberto Torres bajó el balón con un toque de calidad, esperó la llegada de sus compañeros y encontró el desmarque de Manu Sánchez en su izquierda. El lateral disparó con fuerza a puerta, pero entre el palo y Juan Carlos evitaron el gol.

Baenahuel, amor y odio

No satisfecho con el resultado, Míchel introdujo dos cambios en la reanudación y uno de ellos, Álex Baena, no tardó en hacerse amo y señor del encuentro. Seis minutos habían pasado cuando el extremo cargó a tres oponentes a sus espaldas con una diagonal y envió un pase al hueco a Nahuel Bustos para que encarara solo ante el portero. No obstante, de manera incomprensible, el argentino se dejó atrás el balón y ni siquiera pudo chutar. Lejos de desanimarse, Baena se encargó de botar una falta pocos instantes más tarde. Su centro encontró la testa de Santi Bueno, quien introdujo el balón al fondo de la red. Sin embargo, el tanto fue anulado por fuera de juego.

El espectáculo del ‘8’ del Girona ni siquiera había terminado. No se había llegado al minuto 60 cuando controló un pase largo, superando a Juan Cruz. Baena se plantó frente a Juan Pérez, pero prefirió regalarle el gol a Bustos, quien aguardaba en el segundo palo. De manera inexplicable, el remate del argentino fue deficiente y el esférico se paseó por el área chica sin superar la línea de gol. El de Roquetas de Mar se encargaría él mismo de buscar la portería en la jugada posterior.

Osasuna no se rinde

Lejos de ser un mero espectador, Juan Carlos tampoco tuvo una reanudación sencilla. Roberto Torres, por partida doble, y Chimy Ávila avisaron con bombazos lejanos. No contento con el desarrollo de sus jugadores, Bittor Alkiza introdujo de una tacada a tres de sus más aguerridos gladiadores en el minuto 65: Moncayola, Rubén García y Kike García.

Osasuna no iba a tirar el partido y los cambios realizados en la segunda mitad fueron determinantes. Kike García metió miedo al rematar un centro de Roberto Torres, pero fue la siguiente jugada la que hizo lucir a Juan Carlos. Moncayola se plantó en la línea de fondo, lanzó un pase atrás para Budimir y el croata, de primeras, impactó un potentísimo disparo que el guardameta desvió con la yema de sus dedos. Los rojillos ya no conseguirían abrir el cerrojo gerundense.

Ficha técnica
Girona FC: Juan Carlos; Jordi Calavera, Santi Bueno, Juanpe (Bernardo, min. 46), Biel Farrés, David Juncà (Jairo, min. 71); Artero, Ibrahima Kébé, Pol Lozano (Aleix Garcia, min. 65); Nahuel Bustos (Samu Sáiz, min. 65) y Borja García (Álex Baena, min. 46).
CA Osasuna: Juan Pérez; Ramalho, Unai García, Juan Cruz, Manu Sánchez; Oier (Moncayola, min. 65), Jaume (Kike García, min. 65); Roberto Torres (Budimir, min. 76), Javi Martínez (Nacho Vidal, min. 76), Kike Barja (Rubén García, min. 65); Chimy Ávila.
Goles: 1-0, min. 6: David Juncà.
Árbitro: Javier Alberola Rojas (Comité castellano-manchego). Amonestó a Unai García (min. 77) y Moncayola (min. 81) por parte de Osasuna.
Incidencias: Partido correspondiente a la ronda de dieciseisavos de la Copa del Rey, disputado en Montilivi, Girona, ante la presencia de 3.649 espectadores.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies