Las claves del éxito de los Phoenix Suns, ¿será éste su año?

Tal y como se ve reflejado tanto en la clasificación de la temporada regular como en las sensaciones mostradas en ella, los Phoenix Suns son claros contendientes al anillo. Aún con la espina clavada desde la edición previa de las Finales, los pupilos de Monty Williams intentarán cosechar el primer título de la NBA de la historia de la franquicia.

0

Los Phoenix Suns vienen de completar una temporada histórica previamente. Un curso donde, además de finalizar con la racha negativa de 10 campañas consecutivas sin alcanzar la postemporada, llegaron a las Finales de la NBA. En las cuales fueron derrotados por los Milwaukee Bucks de Giannis Antetokoumpo por 4-2 -los Suns llegaron a liderar por 2-0 las series-. 

Esto supuso la irrupción de un proyecto sostenido sobre el intimidador ‘Big Three’ formado por Devin Booker, Deandre Ayton y Chris Paul -una incorporación más que exitosa-. Cabe destacar también la presencia de complementos en forma de apoyo para la base de la estructura del plantel, como es el caso de algunos jugadores como Mikal Bridges, Jae Crowder o Cameron Johnson, entre otros. 

Tras transcurrir una época de fracaso absoluto en los cuales cabalgaban por las últimas posiciones de la conferencia Oeste, los de Arizona encontraron la clave en su modelo como equipo contendiente al título. Y con ello, Monty Williams y sus pupilos rozaron la gloria que parecía ser inimaginable al comienzo de la temporada regular. 

Por otro lado, centrándonos en el transcurso de la temporada actual, los Suns han mantenido su estado de gracia. Ya que, actualmente, se encuentran liderando la conferencia Oeste con un balance de 53 victorias y 14 derrotas. ¿Será ésta su oportunidad vital de tratar de rectificar el pasado y lograr finalmente el anillo?

Devin Booker, un anotador diverso

Desde su elección en la decimotercera posición del Draft de la NBA de 2015 y su año ‘rookie’ esperanzador. Booker ha sido el rostro primordial de la franquicia de Arizona. Es el máximo anotador actual del equipo -25.6 puntos de promedio en 55 encuentros disputados-. Además de serlo en sus últimos 5 años como jugador de los Suns.  

Su capacidad para generar sus propios lanzamientos es definitivamente sobresaliente. El talento que posee para sacar rendimiento de su manejo de balón en 1 contra 1, su lanzamiento tras bote -sobre todo en la media-distancia- tanto en situaciones de bloqueo directo como indirecto, o su brillantez para absorber el contacto cerca del aro le convierten en una amenaza anotadora única. 

Tras la llegada de Deandre Ayton, conjuntamente con la asignación del puesto de entrenador a Monty Williams, el impacto de ‘DBook’ no se ha visto focalizado solamente en la anotación. La labor colectiva también ha ocupado cierto espacio en su aportación ofensiva, reflejándose principalmente en su asociación con Ayton.

Esto se debe a que el escolta, originario de Michigan, ha demostrado su efectivo funcionamiento como generador secundario. Además de su capacidad para habilitar a sus compañeros mediante el 1 contra 1. Su manejo de los Pick and Rolls está progresando adecuadamente -con alto margen de mejora aún-. El poder utilizar los bloqueos directos tanto como herramienta para potenciar su anotación tras bote o su conexión con Ayton significa crecer positivamente respecto a su variedad de recursos como atacante.

 

Dos suplementos de lujo como Deandre Ayton y Chris Paul

La elección de Deandre Ayton en la primera posición del Draft de 2018 fue considerada por muchos una desacertada decisión por parte de los Suns. Fundamentalmente porque jóvenes seleccionados posteriormente como Luka Doncic o Trae Young despuntaron rápidamente en sus equipos. A pesar de ello, la incorporación del bahameño encajaba perfectamente en el sistema del conjunto, implicando la presencia de un pívot versátil y atlético. 

Con la ausencia de un generador principal con capacidades altas tanto de distribución y balance del juego. El impacto de Ayton se vió minimizado en sus primeros años. Sin embargo, este dilema se dio por finalizado la campaña pasada, a consecuencia del fichaje de Chris Paul. Fue un movimiento cuestionado notoriamente, principalmente por su edad y su impacto salarial. 

La incorporación del ex de los Houston Rockets -antes de llegar a Arizona- supuso la presencia de uno de los mejores -sino el mejor- manejador de bloqueos directos de la liga. Sumado a su facilidad para controlar la distribución de la ofensiva y su balance impecablemente.

La virtuosa faceta asistidora de ‘CP3’, junto con las altas capacidades atléticas de Deandre Ayton como roller, han determinado una de las mejores conexiones de la NBA en situaciones de bloqueo directo. Devin Booker, por su parte, se ha visto beneficiado por esta relación considerablemente. Su uso -excesivo en determinados momentos- como anotador insaciable se ha visto opacado por ello. Ademá, cuenta con más amplitud para producir mediante las ventajas generadas por la pareja Ayton-Paul.

 

Una estructura definida

Un correcto balance y adecuada estabilidad son primordiales en el positivo funcionamiento de una plantilla de jugadores. Con el fin de edificar un plantel con variedad de roles y funciones, la directiva de la franquicia de Arizona se ha gesticulado bien respecto a la búsqueda de jugadores en ocupar un espacio de sus esquemas.

En lo que a su base estructural respecta, esto es, su ‘Big Three’ formado por Booker, Ayton y Paul, se le agregan complementos contribuyentes. Contamos con la presencia de varios prototipos ‘3&D’ -efectivo lanzador exterior y correcto defensor- como Jae Crowder, Mikal Bridges en la rotación principal.

Cabe destacar también los integrantes secundarios del equipo. Se presentan como claros ejemplos a Cameron Johnson, Cameron Payne, Landry Shamet, Frank Kaminski, Torrey Craig, Aaron Holiday -inteligente adquisición del trade deadline- o Javale McGee. El contar con un plantel secundario sólido es fundamental respecto a la reducción de minutaje de los habituales y el preciso sostenimiento de los partidos.

En definitiva, tal y como se ve reflejado tanto en la clasificación de la temporada regular como en las sensaciones mostradas en ella. Los Phoenix Suns son claros contendientes al anillo. Aún con la espina clavada desde la edición previa de las Finales, los pupilos de Monty Williams intentarán cosechar el primer título de la NBA de la historia de la franquicia.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies