Ferrari, contra las cuerdas

Las victorias de Verstappen en Imola y Miami siembran el nerviosismo en Maranello, donde empiezan a ver cómo la historia de temporadas pasadas, puede repetirse.

0

Tras las tres primeras carreras del año, todo apuntaba a que este 2022 estaba reservado para Ferrari. La Scuderia firmó el mejor arranque de temporada desde 2004 –el mejor año de su historia– y las sensaciones eran inmejorables. Las victorias aplastantes de Charles Leclerc en Bahréin y Australia y los problemas de fiabilidad de Red Bull, situaron al monegasco como claro favorito en la pelea por el título, pero Max Verstappen le ha dado la vuelta a la tortilla ganando en Imola y Miami.

La superioridad de Melbourne fue un espejismo

En el Gran Premio de Australia pudimos ver, probablemente, el Ferrari más rápido de la última década. Leclerc firmó su primer Grand Chelem, ganó por más de veinte segundos y amplió su liderato en el mundial hasta las dos carreras de distancia. A esto había que sumarle los problemas de fiabilidad que arrastraba Red Bull, que obligaron a Verstappen a retirarse en dos de las primeras tres citas de la temporada. 

Ferrari, contra las cuerdas
Carlos Sainz y Charles Leclerc tras la carrera del GP de Miami. Foto: @ScuderiaFerrari.

Imola cambió la dinámica

Con ese panorama parecía imposible pensar que a Leclerc se le escapase el título de pilotos, pero todo empezó a cambiar en Imola, donde lo que se esperaba que fuera una gran fiesta de Ferrari en casa acabó con una victoria aplastante de Red Bull, que firmó un doblete con Grand Chelem de Verstappen incluido, mientras que Leclerc tiró a la basura el podio con un trompo en las vueltas finales y Carlos Sainz fue víctima de un accidente en la salida. 

Miami confirmó el buen momento de Red Bull

Tras el desastre de Imola, Ferrari tenía la oportunidad de rehacerse en Miami. Todo apuntaba a una posible victoria de los de Maranello tras un gran sábado en el que coparon la primera línea de parrilla, pero el fantasma de la degradación de neumáticos volvió a aparecerse en el box de Ferrari. 

Las gomas de Leclerc se vinieron abajo rápidamente hasta que en la vuelta 9 cedió el liderato en favor de un Max Verstappen que no tuvo problemas para abrir hueco. El ex Alfa Romeo no pudo seguir el ritmo del campeón del mundo y solo un safety car le metió en la disputa por la victoria en el tramo final de la carrera, pero a pesar de tener más ritmo no pudo dar cuenta de Verstappen debido al sobrecalentamiento de sus neumáticos.

Milton Keynes gana la batalla del desarrollo a Maranello por goleada

Cada año, el campeonato es también una carrera de desarrollo que se gesta en las factorías de los equipos. Este año, debido al cambio de reglamento, el margen de evolución es mucho mayor, por lo que esta guerra de ingenieros cobra aún más importancia, y Red Bull la está ganando por goleada. Solucionados los problemas de fiabilidad que dejaron a Verstappen fuera de combate en Bahréin y Australia, el equipo de las bebidas energéticas ha puesto toda la carne en el asador para recortar la brecha en el mundial y superar a los de Maranello, y los resultados no han tardado en llegar.

El RB18 ya está, como mínimo, al nivel de Ferrari, y la tendencia es favorable al equipo austriaco, que seguirá evolucionando su monoplaza reduciendo el peso entre tres y cinco kilos en Barcelona. Esto puede hacer que el monoplaza de Milton Keynes mejore hasta dos décimas por vuelta, lo cual les permitiría superar ampliamente a una Scuderia Ferrari que está entre la espada y la pared. 

Ferrari, obligada a mejorar

Tras las primeras tres carreras, todo apuntaba a que el dominio de los italianos sería aplastante. Sin embargo, el desarrollo del F1-75 es prácticamente nulo y Red Bull les ha adelantado por la derecha. La situación recuerda mucho a lo sucedido en 2017 y 2018, cuando Ferrari se mostró muy fuerte en la primera mitad del campeonato y se acabó diluyendo y dejando el título en bandeja a Mercedes. El miedo a que se repita la historia es real, y Red Bull ya sabe que los problemas con el desarrollo son el principal talón de aquiles de los de Maranello. Por ello, Ferrari está obligada a reaccionar si no quiere que esta temporada 2022 pase a la historia como la enésima decepción en la historia reciente de la Scuderia.

Sígueme en mi Twitter: @juanepizarro1, y sigue toda la información y actualidad deportiva en nuestro Twitter: @Grada3com, en Facebook: MotorGrada3 o en nuestro Instagram: grada3com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies