Así se pierde un Mundial

Ferrari tiró a la basura un doblete en Mónaco con un error estratégico dejando en bandeja la victoria a ‘Checo’ Pérez.

0

El transcurso del Gran Premio de Mónaco era el soñado para Ferrari. Los dos bólidos rojos al frente, con su aspirante al título, Charles Leclerc, liderando la carrera. Por detrás, los dos Red Bull estaban totalmente bloqueados. La estrechez de las calles del Principado hacía imposible pensar que la victoria se le pudiera escapar a los de Maranello. Tan solo un error estratégico podía dejar a la Scuderia sin victoria, y por enésima vez, el muro de Ferrari falló. 

El primer error tiró por tierra la victoria de Leclerc

Tras los primeros giros con los neumáticos de lluvia extrema, la pista empezaba a secarse y algunos pilotos de la parte trasera de la parrilla se la jugaron y pusieron gomas intermedias. Al ver que el cambio funcionaba, Red Bull decidió parar a ‘Checo’ Pérez. El mexicano comenzó a pulverizar todos los registros y Ferrari tenía que reaccionar rápido para proteger el liderato de Leclerc, pero no lo hizo. El muro de la Scuderia tardó dos vueltas en llamar a boxes al monegasco, permitiendo que Pérez le ganase la posición.

Así se pierde un Mundial por Ferrari
Leclerc y Sainz en las dos primeras posiciones al inicio del GP de Mónaco. Foto: @ScuderiaFerrari.

Carlos Sainz evitó tropezar dos veces con la misma piedra

Una vuelta después de la parada de Leclerc, Ferrari llamó a Carlos Sainz, que se quedó como líder de carrera, para efectuar también su parada, pero el piloto español enmendó la decisión de su equipo y se negó a parar, evitando que se repitiera el error.. De haber seguido las directrices de su ingeniero de pista, Riccardo Adami, el madrileño habría caído hasta la cuarta posición, pero su lectura de la situación y su decisión de saltar directamente a las gomas de seco le permitió pelear por la victoria. 

Cuatro vueltas después se repitió el caos

Si en el cambio de gomas de lluvia a intermedias Ferrari destrozó la carrera de Charles Leclerc, en la parada para poner ‘slicks’ completaron el ridículo. El equipo llamó a los dos pilotos a la vez, obligando a Leclerc a esperar a que terminase la parada de Sainz, haciéndole caer hasta la cuarta posición al verse superado por Max Verstappen. Al darse cuenta de su error, Xavi Marcos, ingeniero de pista del piloto monegasco, quiso enmendarlo dándole la orden de quedarse en pista, pero ya era demasiado tarde. Esto provocó un enfado monumental de Charles Leclerc que dio lugar a una radio que será recordada por mucho tiempo. 

Latifi truncó la victoria de Carlos Sainz

Para colmo, la única decisión acertada por el equipo de Maranello en todo el fin de semana, que fue la parada de Carlos Sainz, se vio arruinada al verse el piloto español bloqueado por Nicholas Latifi al salir de boxes, lo que le hizo perder el liderato en favor de ‘Checo’ Pérez y le privó de su primera victoria. De esta forma se cerró un fin de semana desastroso en el que Ferrari pasó de tener la carrera totalmente dominada a hacer uno de los mayores ridículos en la historia reciente del Gran Premio de Mónaco. 

El enésimo error estratégico de Ferrari

Lo más preocupante para la Scuderia es que lo sucedido en Monte Carlo no es un caso aislado. Los errores estratégicos en el muro dirigido por Mattia Binotto son ya algo recurrente y han costado varias victorias al equipo italiano en los últimos años. Es cierto que el desarrollo de la carrera en el Principado dificultaba la toma de decisiones y que estar al frente es un motivo de peso para no ser el primero en jugársela, pero Ferrari volvió a reaccionar mal y tarde. De hecho, si no hubiera sido por la negativa de Carlos Sainz a cumlir las órdenes del muro, Ferrari le habría regalado el doblete a Red Bull, lo cual habría sido un golpe muy bajo en la moral del equipo del ‘Cavallino Rampante’. 

En los últimos años estos errores han sido habituales en Ferrari, pero había una diferencia: no tenían un coche ganador. Este año la igualdad es máxima y las carreras se están decidiendo por pequeños detalles. Hasta el momento, los italianos están perdiendo la batalla del desarrollo frente a Red Bull, y si a esto le sumamos este tipo de errores, las posibilidades de ganar los dos títulos disminuyen radicalmente. En Maranello ya saben lo que es perder un mundial por un error estratégico, y la sensación es que doce años después, no han aprendido la lección de 2010. Ferrari no puede permitirse ni un fallo estratégico más si quieren volver a lo más alto, pues la historia ya les ha enseñado que así es como se pierden los mundiales.

 

Sígueme en mi Twitter: @juanepizarro1, y sigue toda la información y actualidad deportiva en nuestro Twitter: @Grada3com, en Facebook: MotorGrada3 o en nuestro Instagram: grada3com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies