Las 5 trampas más conocidas de los casinos

0

Estas personas han encontrado la manera de ganarle a la banca en uno u otro juego de casino popular. Una vez en muchos de los casinos más grandes del mundo, todos han encontrado la manera de engañar al sistema. Algunos han utilizado la tecnología para confundir las máquinas tragaperras manuales y las electrónicas. Otros han conseguido vencer al sistema en la ruleta, los dados e incluso el keno.

Algunos de los tramposos más conocidos de los casinos han utilizado un método legal pero no aprobado de contar cartas para ganar millones jugando al blackjack. Aunque estas estafas a los casinos funcionaron, al final todos fueron atrapados y muchos fueron expulsados de los casinos de por vida. Por otro lado, sus experiencias pueden ser de interés no sólo para los visitantes de los establecimientos de juego offline, sino también para los jugadores de los casinos online, incluidos los casino sin cuenta.

Tommy Glenn Carmichael

Las aventuras de Tommy Glenn Carmichael en los casinos fraudulentos abarcan más de cuatro décadas, desde los años 60. Después de que un amigo le introdujera en la tecnología, Carmichael pasó de trabajar en un taller de reparación de televisores a ganar dinero en el Strip de Las Vegas estafando monedas en las máquinas tragaperras. Su primera detención por fraude se produjo en 1985, cuando la policía le detuvo y le condenó a cinco años de prisión. Utilizando un plan ideado mientras estaba encerrado, Carmichael continuó con su estafa tras su liberación. Carmichael desarrolló una nueva herramienta, una pata de mono, para hackear las máquinas tragaperras.

A medida que se desarrollaba la tecnología de las máquinas tragaperras, la treta de Carmichael también tuvo éxito con la invención del palo luminoso en 1991, que funcionaba igual de bien en las nuevas máquinas tragaperras electrónicas. Siguió vendiendo este dispositivo a otros delincuentes, algunos de los cuales ganaban más de 10.000 dólares al día utilizando la herramienta. Carmichael siguió operando discretamente, estafando dinero de los casinos de cruceros. Fue detenido de nuevo en 1996 y acusado de posesión y fabricación del dispositivo fraudulento, pero los cargos fueron retirados posteriormente. Carmichael tuvo suerte entonces, pero no tanto con las siguientes detenciones en 1998 y 1999.

Richard Marcus

Al no poder ganarse la vida con el juego legal, Richard Marcus se encontró sin hogar en Las Vegas. Aceptó un trabajo como crupier de blackjack y bacará. Esto dio a Marcus una segunda perspectiva y le permitió ver las dos caras del funcionamiento de los casinos. Esta información fue suficiente para que Marcus encontrara la manera de estafar dinero a los casinos. En su caso ese dinero se convirtió en millones a lo largo de su carrera.

Su estafa era bastante simple, utilizando un simple juego de manos. Hizo una apuesta sencilla: dos fichas rojas de 5 dólares sobre una ficha marrón de 500 dólares. Sin embargo, Marcus hizo la apuesta de manera que desde el punto de vista del crupier sólo era una apuesta de 15 dólares con tres fichas rojas. Si la apuesta resultaba ganadora, Marcus le decía al crupier la cuantía de la apuesta y se embolsaba más de 1.000 dólares. Si perdía la apuesta, esperaba a que el crupier se diera la vuelta y sustituía los 510 dólares en fichas por 15 dólares.

Dominic LoRiggio

Conocido como «El Dominador», LoRiggio era un maestro de los dados y del blackjack. Tras años de práctica, a menudo durante horas, LoRiggio aprendió la técnica del «tiro controlado» para conseguir las tiradas que necesita en los dados cuando las necesita. Esta técnica consiste en colocar los dados de una manera determinada, agarrarlos con precisión, lanzarlos hacia arriba para que permanezcan juntos en el aire y luego aterrizar lo más suavemente posible en el fondo de la mesa de dados.

Gonzalo García-Pelayo

Gonzalo García-Pelayo, el más notorio tramposo de la ruleta de los casinos, ha dejado libres a muchos casinos tras descifrar el código que hay detrás de la rueda giratoria. El ex productor discográfico español pasó de una vida familiar sencilla a ganar más de 1,5 millones de dólares jugando a la ruleta en Las Vegas durante su carrera. Su carrera en la ruleta comenzó en Madrid con la simple teoría de que las ruletas no son completamente aleatorias.

Pasó horas registrando los resultados de la ruleta y utilizando un ordenador para analizar los resultados y determinar las probabilidades de juego. Después de saber que cada rueda tenía fallos, García-Pelayo se dio cuenta de que algunos números se salían más a menudo que otros. Utilizó estos conocimientos para ganar más de 600.000 euros en una de sus primeras noches en Madrid.

Ron Harris

Harris era un técnico informático cuyo trabajo consistía en comprobar y probar las máquinas tragaperras de todo Nevada para asegurarse de que sólo se utilizaban los chips informáticos aprobados por el estado. Pero, por supuesto, había algo más que eso.

Harris utilizó sus conocimientos sobre los juegos de casino. Obtuvo acceso a los programas generadores de números aleatorios de Bally para su máquina de keno. Luego utilizó su equipo informático para duplicar los cálculos que hacía la máquina real. Su socio fue atrapado después de que se llevara a casa 100.000 dólares en el Bally’s de Nueva Jersey tras conseguir apuestas de 1 millón a 1 con información privilegiada. Es seguro decir que Harris perdió su trabajo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies