Ni jeques ni transnacionales, en México el balón lo domina la familia

0

“La familia es lo más importante”, en México se crece con esta frase y se adopta como forma de vida. Una cultura cálida, fraterna y futbolera. Tan es así que para millones, el segundo pilar más importante en su vida, después de la familia, es su equipo de futbol. En México, el futbol y la familia van de la mano. 

Bendito y maldito futbol mexicano, en sus canchas se comprueba el poder de la familia. Mientras en Europa, y hasta en Estados Unidos, empresas trasnacionales, jeques y magnates extranjeros se adueñan de los equipos y derrochan billones de euros a cambio de campeonatos y trofeos internacionales, en México se opta por mantener el poder en los bolsillos nacionales, con toda la corrupción, irregularidades y el bajo nivel futbolístico que esto puede implicar, pero mejor así, que todo quede en familia. Y es que, como dijo Juan Villoro en alguna ocasión, el futbol mexicano “es como las telenovelas, están mal hechas, pero dejan mucho dinero”; así quién va a querer dejar el negocio. 

Apellidos rimbombantes, generaciones de malas decisiones, decadencias, personajes incómodos, desvío de recursos y el inicio de nuevas historias. A continuación, un repaso de las familias que disponen y mandan sobre la Liga MX. 

Mi familia contra la tuya

Dicen los que saben y han entrado a las famosas reuniones de dueños de la Liga MX, que en dichos encuentros se presencian los verdaderos duelos de poder, esos que el aficionado añora ver en la cancha. Alianzas a cambio de beneficios, envidias, rencores y luchas de ego. Familias corrompidas no por el balón, sino por los intereses y las ganancias millonarias que lo rodean. 

Equipos de la Liga MX para el torneo Apertura 2022. Foto: @LigaBBVAMX
Equipos de la Liga MX para el torneo Apertura 2022. Foto: @LigaBBVAMX

 

Las últimas dos finales del futbol mexicano (León vs Atlas y Atlas vs Pachuca) han consolidado el poder de la multipropiedad, cuyos inicios fueron hace décadas, con una de las familias más poderosas del país, los Azcárraga. Con el paso de los años, otras emularon los pasos de los dueños de Televisa (la televisora más importante del país), hasta que la cosa se salió de control y no hubo marcha atrás. 

¿La decadencia de los Azcárraga? 

México atraviesa momentos inciertos en materia política, social y económica, reflejo de la incertidumbre global. Como consecuencia, las grandes empresas que dominaron y hasta mandaron en el país por años, han perdido protagonismo y poder. Entre ellas está Televisa y los Azcárraga. Su cercanía con los gobiernos en turno, incluso con el actual (que es de izquierda), así como la propiedad del equipo más odiado del país, los mantiene en el radar pero, para muchos, el presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, pasó de ser el mandamás del futbol mexicano, a un dueño más. 

De aquel imperio que construyó su padre, Emilio Azcárraga Milmo, queda el nombre de la televisora y el equipo más polémico de México. Es cierto, el América (Ciudad de México) siempre será un club grande, intimidante, pero hoy cualquier equipo le hace frente y su grandeza es hoy en día opacada por los triunfos deportivos de otros equipos. 

Barras del América. Foto: @ClubAmerica

 

Los Azcárraga también fueron los pioneros de la multipropiedad en México al ser dueños de tres equipos al mismo tiempo (América, Necaxa, y San Luis). Con los años, se dieron cuenta que tener a tres equipos significaba más pérdidas que ganancias, sobre todo cuando dos de ellos, en los casos de Necaxa y San Luis, no salían de los últimos puestos, por lo que prefirieron quedarse solo con el equipo azulcrema.

Pese a la aparente decadencia empresarial y deportiva, las Águilas del América se mantienen como el tercer equipo con más poder económico, con un valor de casi 73 millones de euros, además de sus 13 títulos y 6 copas. El resultado del arduo trabajo familiar, dirían por ahí. 

No hay duda de que habrá dinastía Azcárraga y América para rato. 

* Dato adicional, se viene el mundial en México (2026), y una de las sedes será el histórico Estadio Azteca, propiedad ni más ni menos que de la familia Azcárraga, situación que, seguramente, los volverá a encumbrar. 

Estadio Azteca, casa del América y de la Selección Nacional de México. Foto: @EstadioAzteca

 

Estos sí están en decadencia    

La que no se anduvo a medias tintas fue la familia Álvarez con el Cruz Azul, equipo que también se sitúa en la Ciudad de México. Uno de los casos más penosos del futbol mexicano. Aquí sí aplica la famosa frase de “hasta en las mejores familias”. 

Por allá de la década de los 50, la Máquina del Cruz Azul buscaba el ascenso a la Primera Divisón, un caballero de nombre Guillermo Álvarez Macías tomó la dirección general de la Cooperativa, porque vale resaltar que este equipo surgió por iniciativa de los trabajadores de la cementera y, por ende, se regía por una Cooperativa. 

El señor Álvarez Macías dejó su puesto en 1978, por votación de los trabajadores. No pasó en vano esos años, ya que dejó cimientos dentro de la Asamblea General de Socios y bastaron 10 años para que su hijo, Guillermo Álvarez Cuevas, alias ‘Billy’, asumiera la dirección general. 

Desde 1988 hasta 2020, ‘Billy’ Álvarez no solo fue el director general de la Cooperativa, sino que tomó las riendas del equipo, rodeándose de familiares como su hermano Alfredo y compinches como Víctor Gárces, con los que hizo y deshizo en las finanzas del club y de la empresa. 

En mayo de 2020 salieron a la luz las acusaciones contra estos tres personajes y otros directivos por los delitos de lavado de dinero y movimientos irregulares. Desde entonces, tanto ‘Billy’ como su hermano están prófugos, mientras que Garcés fue detenido el 10 de junio de 2022, en la Ciudad de México. 

Cruz Azul quedó en un limbo, sin dirigentes y con las cuentas congeladas. Paradójicamente, tras dos décadas de fracasos con los Álvarez, en 2021, atravesando su peor momento administrativo, la Máquina logró el añorado título. Ojalá el equipo permanezca en manos de la Cooperativa y no vuelva a caer en una familia. 

Cruz Azul levantando el título de liga en 2021. Foto: @CruzAzul

 

Aún con el desvío millonario de recursos, la Máquina sigue pitando como uno de los equipos más poderosos del país, al estar valuado en 61 millones de euros, lo que la coloca en cuarto lugar, por debajo del América. 

El imperio de los Martínez

Hace unos años, la plataforma mundial de streaming, Netflix, produjo en México una serie llamada Club de Cuervos, que muestra, curiosamente, la historia de una familia, la familia Iglesias, que se corrompe y termina destruida por la ambición de presidir a un equipo de futbol. 

En la trama se observa cómo el dueño comete desde corrupción hasta un asesinato con tal de llevar a su equipo a lo más alto. El dato curioso número dos es que esta serie fue grabada en tres ciudades: Tepoztlán, Morelos, Puebla capital y Pachuca, Hidalgo. Las tres ubicadas en el centro del país. 

Pachuca es la casa de la familia Martínez, una de las más poderosas en el futbol mexicano, cuya historia (guardando las debidas proporciones), se asemeja a la de la familia Iglesias, porque empezaron desde abajo y con trabajo duro lograron poner el nombre del Club Pachuca en el radar internacional. 

La historia de Grupo Pachuca se remonta a 1993, cuando Jesús Martínez compró por 100 mil dólares a los Tuzos, que en aquel entonces jugaban en 2da división y pertenecían al gobierno del estado de Hidalgo. Desde el inicio, la adquisición de los Martínez resultó polémica porque el gobierno estatal, además del equipo, entregó varios terrenos públicos, que a la postre, Grupo Pachuca usaría para construir su complejo deportivo y empresarial. En la opinión de los más críticos, Grupo Pachuca se ha visto beneficiado por los gobiernos en turno, que siempre han sido del PRI, un partido político de centroderecha, que por décadas también dominó a nivel nacional. El apoyo del PRI a Jesús Martínez ha impactado, directa o indirectamente, al poder económico del club y la familia. 

Deportivamente nada se les puede reclamar. De 1993 a la fecha, los Martínez, además del ascenso, han conseguido 6 títulos en la Liga MX y seis títulos internacionales, entre ellos, la Copa Sudamericana de 2006, así como un tercer lugar en el Mundial de Clubes en 2017. Su última final de Liga la jugaron en mayo de 2022, vs el Atlas (Guadalajara), en un juego polémico que perdieron los de Hidalgo.  

Final Club Pachuca vs Atlas. Foto: @Tuzos

 

Pero la historia de los Martínez no se limita a Pachuca. Con la consolidación en primera y los títulos, llegó el reconocimiento nacional e internacional. Jesús Martínez se rodeó de amigos incondicionales, como el argentino Andrés Fassi, y así creó un emporio en el estado de Hidalgo. 

Muy cercano a equipos como Cruz Azul y con el respaldo político del PRI en sus mejores momentos, Jesús Martínez impulsó un proyecto integral en el estado que incluyó la primera Universidad del Futbol y el único Salón de la Fama de este bello deporte. 

Más que consolidado y sin más proyectos por realizar en Pachuca, Jesús Martínez invirtió  fuera de Hidalgo. Grupo Pachuca ha sido propietario o copropietario de al menos 10 equipos distintos en la División de Ascenso (ahora Liga de Expansión). Su último intento fue con Mineros de Zacatecas (estado ubicado en el Occidente del país), quedando a un paso de llegar a la Liga MX. 

Sin duda, el caso de mayor éxito, además de los Tuzos del Pachuca, fue la compra del Club León (en el estado de Guanajuato). La Fiera pasó 10 años en la División de Ascenso, y logró el ansiado regreso con los Martínez al frente. Jesús Martínez, nombró a su hijo, Jesús Martínez Murgía, como presidente del León. 

Jesús Martínez Murgia y su padre Jesús Martínez. Foto: @jmartinez_leon

 

La cosa no paró ahí, una vez en el máximo circuito, el León ha conseguido tres títulos (2013, 2014 y 2020), con los que suman 8 en total. El segundo de estos últimos fue una final entre Pachuca y León, la máxima expresión de la multipropiedad. 

Solapado por las laxas reglas del futbol mexicano, Grupo Pachuca no ha cedido el poder y actualmente, además de Pachuca y León, tienen a los Coyotes de Tlaxcala, en la Liga de Expansión, mientras que en el extranjero, son dueños del Everton de Villa del Mar (Primera División de Chile) y el Club Atlético Atenas de San Carlos (Segunda División de Uruguay). 

Otro punto a favor del proyecto de los Martínez es la generación de jugadores mexicanos con calidad internacional. Vaya que han trabajado en sus fuerzas básicas, aunque también se han visto involucrados, indirectamente, en irregularidades en cuanto a la compra de futbolistas extranjeros. 

El éxito y poder de los Martínez en el futbol parece no tener límites. De los 100 mil dólares que le costó el equipo a Jesús Martínez, hoy la plantilla de los Tuzos tiene un valor aproximado de 45 millones de euros, por debajo del Club León, que está valuado en poco más de 47 millones de euros. Es decir que, tan solo con sus dos clubes de la Liga MX, la valuación de Grupo Pachuca asciende aproximadamente a 92 millones de euros, suma superior al valor del equipo más caro de la liga, Rayados de Monterrey, cuya valuación es de 87 millones de euros. Y eso sin contar su más reciente adquisición (en conjunto con Grupo Carso, de Carlos Slim), en la que se hicieron socios mayoritarios del Real Oviedo, de la Segunda división de España. 

De la Comarca a la cumbre 

En los últimos años, en el norte del país, específicamente en Torreón, Coahuila, la familia Iraragorri ha emulado los pasos de los Martínez, al desarrollar un proyecto deportivo y empresarial que en poco tiempo ha dado grandes frutos. 

En 2013, siendo vicepresidente del Club Santos, Alejandro Irarragorri decidió crear el Grupo Orlegi, mediante el cual adquirió al equipo de Torreón, luego de que Grupo Modelo (el entonces dueño) se deshiciera de sus negocios deportivos. 

Alejandro reestructuró la filosofía deportiva al interior del club, centrando sus esfuerzos en la generación de futbolistas mexicanos, y la compra de pocos jugadores extranjeros, pero efectivos. 

Carlos Acevedo, joven portero de Santos y una de las grandes promesas del futbol mexicano. Foto: @ClubSantos

 

Los Iraragorri mantuvieron la alianza con la cervecera y crearon un Complejo Deportivo, Social y Cultural, al cual llamaron ‘Territorio Santos Modelo’. 

En lo deportivo, Grupo Orlegi consiguió objetivos a corto plazo. Los laguneros han sumado 4 títulos desde 2013: la Liga MX en 2015 y 2018, la Copa MX en 2014 y el Campeón de Campeones en 2015. En 2021, llegaron a la final del llamado Guardianes, la cual perdieron ante el Cruz Azul. 

El éxito de Orlegi no solo ha sido con el Santos. Aprovechando el tema de la multipropiedad, Alejandro Iraragorri decidió expandir su poder más allá de Coahuila, comprando al Tampico Madero, en el estado de Tamaulipas, (2016), de la Liga de Expansión, y al Atlas de Guadalajara (2019), en la Liga MX, que tenía 70 años sin ser campeón. Sin embargo, en abril de 2022, Grupo Orlegi se deshizo de la Jaiba Brava (Tampico Madero) por problemas estructurales en su estadio, y vendió la franquicia a unos empresarios del estado de Baja California Sur. 

Iraragorri aplicó la misma estrategia de Santos en sus nuevos equipos, sin imaginar que los resultados llegarían muy pronto. En 2021, el Atlas regresó a una final tras 22 años de aquella derrota con el Toluca. El rival fue ni más ni menos que el León, de Grupo Pachuca. En tanda de penales, los Zorros ganaron 4-3 al León y con ello rompieron la sequía de 7 décadas sin título. Seis meses después, Atlas logró llegar a la final, enfrentando en esta ocasión a los Tuzos del Pachuca. Los Martínez tenían la oportunidad de revancha, pero no la supieron aprovechar. Atlas consiguió el bicampeonato en la ciudad de Pachuca, sumando así la tercera estrella al escudo. Golpe duro para Jesús Martínez, que en seis meses vio cómo un empresario mucho más joven que él, le arrebató dos títulos con la fórmula deportiva que él implementó hace décadas. 

Foto de los equipos campeones de Grupo Orlegi. Foto: @Orlegi_Sports

 

Dato curioso de ambos grupos empresariales, han obtenido los bicampeonatos con los equipos que adquirieron después: León y Atlas. 

Siguiendo los pasos de los Martínez, recién el 28 de junio de 2020, Grupo Orlegi anunció la compra del 73% del Sporting de Gijón, de la Segunda División de España. 

En lo que corresponde a la valuación, Club Santos Laguna tiene un valor de casi 60 millones de euros, mientras que el bicampeón Atlas está valuado en 41 millones de euros. Ambas franquicias suman más de 100 millones de euros, cifra que supera el valor de los equipos de Grupo Pachuca, y también a los Rayados de Monterrey.

Política y casinos

La clase política mexicana siempre ha estado cercana al futbol. Hay muy pocos casos de éxito de aquellos que se han vinculado de manera directa, sin embargo, hay excepciones, y una de ellas es la de los Hank con los Xolos de Tijuana. 

Hablar de esta familia es recordar los momentos de mayor autoritarismo del PRI en México (que como se dijo más arriba fue el partido político hegemónico de México por décadas). La historia de poder inició con Carlos Hank González, quien fue uno de los políticos consentidos del PRI entre los 80 y 90. ‘El Profesor’, como lo conocían, ocupó cargos estatales, federales e incluso buscó ser candidato a la presidencia del país, pero no lo logró por temas administrativos, dado que su padre era de origen alemán. 

Hank González tuvo 5 hijos con su esposa, Guadalupe Rhon, entre ellos Jorge Hank Rhon, quien supo aprovechar su apellido para abrirse camino en el mundo empresarial y político.

Jorge encontró su hogar en la frontera con Estados Unidos. La clandestinidad de la ciudad de Tijuana (Baja California) lo recibió con los brazos abiertos. Muy lejos de sus orígenes, en el Estado de México, pero siempre cobijado por el PRI. 

Jorge Hank Rhon en una de sus campañas políticas. Foto: @Jorge_HankRhon

 

El heredero de Hank González llegó en 1985 a Tijuana para hacerse cargo de un hipódromo que le regaló su padre, el cual obtuvo la concesión del entonces gobierno federal (PRI) para funcionar como sitio de apuestas. 

Ya establecido en Tijuana, Hank Rhon consolidó su empresa Grupo Taos. En meses, el empresario originario de Toluca se convirtió en un personaje polémico para la prensa local, por su historia familiar, sus actividades comerciales y sus excentricidades, en un contexto en el que el narcotráfico se adueñaba poco a poco de la ciudad fronteriza. 

Héctor Félix Miranda ‘El Gato’, periodista crítico de Tijuana, centró su atención en Hank Rhon, dedicándole numerosas columnas. En 1988, ‘El Gato’ fue asesinado a balazos por Antonio Vera, quien fue identificado como jefe de seguridad del hipódromo de Jorge Hank Rhon, y persona cercana a Arturo ‘El Negro’ Durazo,quien entonces era jefe de la Policía en la Ciudad de México y amigo cercano de la familia Hank González. 

El asesinato quedó impune, si bien se identificó al culpable del ataque, no hubo consecuencias legales para Hank Rhon y, como era de esperarse, la prensa moderó los cuestionamientos en su contra. 

Con los reflectores alejados, Jorge Hank Rhon multiplicó su fortuna y poder en la década de los 90, creando Grupo Caliente, a partir de su hipódromo, convirtiéndose en el zar de los casinos y casas de apuestas. 

Para inicios de los 2000 se metió de lleno en la política local. Pese a las investigaciones en su contra por contrabando de pieles exóticas, y el presunto asesinato de seis personas, Hank Rhon se lanzó como candidato a la presidencia municipal de Tijuana en 2004 y ganó. Asumió el cargo en noviembre de ese año hasta 2007 cuando se lanzó como candidato al gobierno del estado. Fue derrotado por el PAN. 

El año de su derrota fue el año en que incursionó en el futbol, al fundar el equipo Xolos de Tijuana. Cuatro años bastaron para que los Xolos ascendieran al máximo circuito y un año después lograron su primer y único título de liga, dirigidos por Antonio Mohamed. 

Estadio Mictlán, casa de los Xolos, en Tijuana, Baja California. Foto: @Xolos

 

El proyecto de Hank Rhon con los Xolos contempló no sólo lo deportivo, sino también la expansión de sus casinos a nivel nacional e internacional. Además de los Xolos de Tijuana, Grupo Caliente es propietario de los Dorados de Sinaloa, que juegan en la Liga de Expansión. En 2018, los Dorados acapararon la atención mundial al contratar como técnico a Diego Armando Maradona, quien estuvo menos de un año en el club, pero consiguió dos subcampeonatos. 

Diego Armando Maradona dirigiendo a los Dorados de Sinaloa. Foto: @LigaMXExpansion

 

Actualmente, los Xolos están valuados en casi 39 millones de euros. Mientras que la fortuna de Jorge Hank Rhon es de varios miles de millones de dólares, además de ser un personaje cercano al gobierno federal actual.  

Las segundas partes nunca son buenas

Don Jorge Vergara Madrigal. Uno de esos casos que vale la pena recordar por el emprendimiento y la trayectoria que lo llevó a ser dueño del equipo más popular de México: las Chivas Rayadas del Guadalajara. 

Antes de ser un exitoso empresario trabajó como mecánico, traductor de textos, vendedor de automóviles y hasta tuvo un puesto de carnitas con su familia. 

A mediados de los 80, teniendo 23 años, Jorge Vergara entró a trabajar para la empresa Herbalife México, sin embargo, la franquicia mexicana se cerró en poco tiempo, por lo que Jorge emigró a EU para trabajar en la planta estadounidense. Allí conoció a dos buenos amigos, con los que posteriormente se asoció para renunciar a la empresa y emprender su propio proyecto: Omnitrition. 

En 1991, Jorge regresó a México acompañado de sus compinches para abrir la primera planta de Omnitrition. Su producto estrella era un té que ayudaba a bajar de peso. 

Tres años después los socios de Jorge decidieron regresar a EU, vendiendo sus acciones al oriundo de Guadalajara, y fue en ese momento que el empresario mexicano cambió el nombre a Omnilife

En octubre de 2002, siendo uno de los empresarios más reconocidos en Jalisco, Jorge Vergara compró el 87% de las acciones del Guadalajara, que en ese momento pasaba por su peor crisis económica. 

Irreverente y descarado, Jorge revolucionó la imagen tradicional de los dueños de la Liga MX. Sin temor al emporio de los patrocinadores, decidió emanciparse y limpió el jersey del equipo. Por primera vez en muchos años, un equipo de futbol lució una playera totalmente libre de marcas. 

Jorge Vergara en la despedida de Omar Bravo, uno de los goleadores históricos de Chivas. Foto: @jorgevergara

 

Al mismo tiempo, Jorge encumbró a Omnilife. Nunca se olvidarán esas imágenes del dueño de Chivas paseando por el estadio Jalisco u ofreciendo conferencias de prensa con una botella de sus productos en mano. 

Tampoco tuvo temor de las televisoras, decidió crear su propio canal de televisión, Chivas TV, que a la larga sería un fracaso, pero fue el primer paso para que otros equipos se revelaran contra Televisa y TV Azteca, las televisoras hegemónicas del país. 

En lo deportivo, la familia Vergara se enfocó en fortalecer la identidad del club. Jorge contrató a los mejores futbolistas mexicanos del momento, además de debutar a otros que se convertirían en referentes del futbol mexicano. Innovó en el tema de la dirección técnica al traer al holandés Hans Westerhof, quien llevó a las Chivas a una final vs Pumas, en 2004, la cual perdieron en tanda de penales. 

En 2006 llegó el primer campeonato en la época Vergara, al jugar vs Toluca en la final. La buena gestión deportiva llevó a la Chivas a una final de Copa Libertadores en 2011, misma que perdieron ante el Internacional de Porto Alegre con marcador de 5-3. 

Después de algunos años difíciles en lo deportivo, Jorge Vergara consiguió otro título de liga, bajo la dirección técnica de Matías Almeyda, en el Clausura 2017. En 2018 jugaron un mundial de clubes, con una discreta participación y luego de eso poco y nada de la Chivas. 

Equipo de Chivas campeón en 2017. Foto: @jorgevergara

 

En sus años al frente de las Chivas, Jorge Vergara compró al Saprissa de Costa Rica, creó Chivas USA, e intentó incursionar en La Liga de España, sin mayor éxito. Al final se quedó solo con sus Chivas, a las que les construyó un nuevo estadio en Zapopan, Jalisco.

En junio de 2019, Jorge anunció su retiro como presidente del club por motivos de salud. Su lugar fue ocupado por su hijo, Amaury Vergara. Jorge falleció meses después, en noviembre, a consecuencia de un paro cardíaco. Así se acabó una de las mejores épocas del Guadalajara, quizá no en cuanto a número de títulos, pero sí en identidad, relevancia y peso futbolístico. 

Con Amaury, las Chivas han venido a menos, el empresario de 34 años ha dejado ver su inexperiencia. Bien dicen que las segundas partes nunca son mejores. 

Actualmente, las Chivas están valuadas en 51 millones de euros. 

La controversia en persona

Ricardo Salinas Pliego, uno de los empresarios más odiados de México, por su arrogancia y prepotencia. 

Hugo Salinas Price y Ricardo Salinas Pliego. Foto: @RicardoBSalinas

 

Grupo Salinas es una conglomerado de empresas mexicanas que ha pasado de generación en generación. En los 90, Ricardo Salinas Pliego asumió la dirección de parte de su padre, Hugo Salinas Price, y creó a TV Azteca (la segunda televisora más importante de México) y al mismo tiempo compró al Club Atlético Morelia (en el estado de Michoacán), cambiando su nombre a Monarcas Morelia. 

Desde entonces, el equipo tuvo más malos que buenos momentos, logrando su único título de Liga en el 2000. 

20 años de fracasos y sinsabores no ayudaron a Salinas Pliego a entender que no está hecho para el futbol. Aferrado a mantener el apellido de su familia en el balompié mexicano, en 2020 Ricardo Salinas Pliego desapareció a Monarcas Morelia y creó al Mazatlán FC, del que poco se ha hablado y que pinta para un nuevo fracaso. 

Equipo de Mazatlán FC. Foto: @MazatlanFC

 

La familia Salinas Pliego seguirá dentro del futbol, con un Ricardo que no se cansa de ofender y humillar a la gente, bajo la bandera de ser el único empresario que se atreve a decir lo que piensa. 

El Mazatlán FC es el tercer equipo con la valuación más baja, con 26 millones de euros.  

Familias discretas y equipos sin familia 

El futbol mexicano también tiene a otras familias como la Diez, en Toluca (Estado de México), que se han dedicado única y exclusivamente a sus equipos. Don Valentín Diez siguió los pasos de su padre, Nemesio, y con una trayectoria discreta en lo empresarial, ha mantenido la grandeza de los Diablos Rojos, que sin duda tuvieron su mejor momento en la década de los 90. 

No se vislumbran cambios por el Estado de México. El Toluca está valuado en 41 millones de euros y con mucha historia deportiva por escribir bajo el mando de la familia Diez. 

Estadio Nemesio Diez, también conocido como La Bombonera. Foto: @TolucaFC

 

Otro caso discreto es el de la familia De la Vega, en Ciudad Juárez, Chihuahua. En 2021, Alejandra de la Vega se convirtió en la primera mujer en México en ser dueña de un equipo de futbol de la Liga MX. La familia De la Vega incursionó en el futbol a finales de los 80 al ser propietarios de Las Cobras de Juárez. Alejandra fue presidente de dicho equipo entre 1988 y 1992, sin embargo nunca lograron el ascenso. En 2019, la empresaria emprendió su revancha en el futbol al comprar la franquicia de los Lobos BUAP para llevarla a Juárez. Juárez FC podría ser un nuevo caso de éxito en una familia mexicana, emprendido por una mujer. Hay mucho trabajo por hacer, Alejandra tiene la capacidad y los recursos. Su equipo tiene una valuación actual de 34 millones de euros. 

Alejandra de la Vega acompañada de su equipo directivo. Foto: @alevega1212

 

Otro caso que busca hacerse de un nombre en el futbol mexicano, es el de Manuel Jiménez García, propietario mayoritario del Club Puebla. Aficionado de toda la vida de La Franja, y de oficio comerciante, Manuel entró al club siendo un discreto accionista. Unos años después se ha convertido en el mandamás del club, dándole una nueva esencia, colocándolo en los primeros puestos de la tabla y devolviendo la ilusión a su afición, que no llenaba el estadio desde la década de los 90. Los camoteros tienen un valor aproximado de 21 millones de euros.

Juego de Puebla FC vs Atlas. Foto: @ClubPueblaMX

 

A estos se suman otros casos que no tienen una familia detrás como Pumas, Atlético de San Luis y Necaxa. 

Los universitarios dependen del Patronato de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su grandeza deportiva se debe a la garra y la calidad de los jugadores de cantera, porque recursos no tienen de sobra. Esa es la esencia del club, conseguir mucho con poco. Además de tener uno de los jerseys más bonitos a nivel mundial. Ninguna familia poderosa del futbol amedrenta a los felinos, basta con recordar la frase icónica de “Gatitos, ni madres”, en respuesta al polémico Jorge Vergara. 

Estadio Olímpico Universitario, casa de los Pumas. Foto: @PumasMX

 

Los casos del Atlético de San Luis y Necaxa son tristes. Dos equipos que después de ser vendidos por el América no han encontrado identidad. Han cambiado de propietarios sin obtener logros deportivos y con incertidumbre económica. 

El Atlético de San Luis (San Luis Potosí) fue adquirido en 2017 por el Atlético de Madrid. Aunque al inicio parecía una transacción interesante, a 5 años de su llegada, los españoles poco han logrado en la ciudad potosina. Sí, han tenido buenos torneos, pero al parecer les ha sido complejo hacerse de un lugar en lo deportivo y lo empresarial con la hegemonía de las familias mexicanas. El equipo está valuado en 34 millones de euros. 

Equipo de Atlético de San Luis. Foto: @AtletideSanLuis

 

El Necaxa no canta mal las rancheras. Recientemente un grupo de inversionistas extranjeros, entre los que destacan la actriz Eva Longoria y el futbolista alemán Mesut Özil, compraron el 50% de la franquicia. La inyección de presupuesto no se ha visto reflejada en la mejoría deportiva. Los Rayos tienen un valor aproximado de 29 millones de euros.

Partido Necaxa vs Atlético de San Luis. Foto: @ClubNecaxa

 

¿El norte podrá acabar con las familias?

En los últimos años, la hegemonía de las familias mexicanas se ha visto un tanto amenazada por los casos de Nuevo León, un estado 100% empresarial, cuyo peso económico se ve reflejado en el futbol mexicano. 

FEMSA (la embotelladora de Coca-Cola Company en México) y Cementos Mexicanos (CEMEX), son las empresas que tratan de acabar con la hegemonía de las familias en México. 

FEMSA es dueño de los Rayados de Monterrey. Al ser una empresa mexicana, pero trasnacional vaya que le ha invertido a los regios. Además del nuevo estadio, torneo tras torneo han traído fichajes bomba, tanto de jugadores como de técnicos. Tan es así que los Rayados son el equipo más costoso o mejor valuado de la liga con 87 millones de euros.

Equipo de Monterrey en partido de pretemporada. Foto: @Rayados

 

En lo que corresponde a Tigres, CEMEX no se queda atrás y en una competencia directa con Monterrey, busca tener las mejores contrataciones cada 6 meses. Hace años rompieron el mercado al comprar al entonces seleccionado francés André Pierre Gignac, el galo les respondió y ahora es una de las máximas figuras en la historia del club. El más reciente bombazo fue traer a Miguel Herrera a la dirección técnica. 

André Pierre Gignac en entrenamiento con Tigres. Foto: @TigresOficial

 

Los Tigres son el segundo equipo más costoso de la liga, con un valor de 76 millones de euros. 

La familia es primero

Sí, Tigres y Monterrey podrían aplastar a cualquier equipo con sus presupuestos y proyectos deportivos, incluido el América. 

Sin embargo, la familia en México es primero y por mucho poder económico que tengan, en esas famosas juntas de dueños, FEMSA y CEMEX no tienen el mismo peso político que la palabra y decisión de los Martínez, los Azcárraga y los Iraragorri. Ellos son los que mandan y mueven los hilos de la Liga MX y eso seguramente no cambiará en muchos años. 

México está lejos de que los emporios empresariales transnacionales y los jeques del Medio Oriente se adueñen de la liga. Es difícil saber si el futbol mexicano tendría un mejor nivel si se abriera a la inversión extranjera, mientras tanto el aficionado nacional deberá conformarse con la pugna entre familias, la multipropiedad y la inexistencia del ascenso. Desde FIFA se dice que la multipropiedad debe terminar antes del mundial de 2026, pero hasta no ver, no creer. 

Un nuevo torneo ha iniciado y en cuatro meses (por el inicio de Qatar en noviembre) se tendrá un nuevo campeón, seguramente las familias mexicanas querrán mantener la hegemonía futbolística.

 

@RevelesCsar

@LaLineade4

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies