Celta y Espanyol acuerdan empatar en el duelo de la paciencia

El Espanyol rasca un punto de Balaídos en el minuto 98 tras remontar el 2-0 inicial del Celta gracias a Edu Expósito y Joselu

0

Dicen que la paciencia es la madre de la ciencia. Que quien sigue, la consigue. En pleno ‘caso RDT’, el Espanyol saltó al terreno de juego dispuesto a demostrar que puede sobrevivir sin la que antaño fue su estrella. Rozó el gol a través de las botas de Darder, pero con un Marchesín inspirado, el Celta sobrevivió. Mantuvo la calma, evitó desesperarse y esperó a que llegara el momento perfecto.

Cuando el cronómetro del primer tiempo ya agonizaba y las cabezas estaban camino de los vestuarios, Iago Aspas dio un primer golpe sobre la mesa. Ya en la reanudación, los pupilos de Coudet, con el éxtasis del gol, fueron simplemente superiores. Ironías de la vida, Gonçalo Paciência fue el encargado de cerrar el marcador. O eso parecía. Edu Expósito, en su debut a las órdenes de Diego Martínez, recortó distancias, pero no fue hasta el minuto 98 que Joselu Mato, desde los once metros tras un inocente penalti de Mingueza, certificó las tablas. El Espanyol sigue siendo incapaz de ganar en Balaídos, pero se llevó un punto de un duelo marcado por la paciencia… y en el que se marcaron hasta dos tantos en el tiempo añadido.

RC Celta 2 2 RCD Espanyol


Navegando entre polémicas

El verano suele ser una época para descansar, relajarse, recargar las pilas. Para los más jóvenes, es el momento de sustituir a los mayores, de meter la cabeza en el mundo profesional, de sacarse cuatro duros con largas horas de trabajo cuyas recompensas no servirían ni para lanzar los piratas a la Grand Line, pero que permiten una sesión de cine o una cena para llenar el buche y sentirse orgulloso del sudor derramado. Rubén Sánchez era la viva representación de este segundo grupo.

El mercado del Espanyol ha sido de todo menos tranquilo.  A la decena de bajas se le sumaron las lesiones de Adrià Pedrosa, Javi Puado y Pol Lozano para el debut liguero. Y entre el oleaje oceánico, se desató una tormenta que empezó a formarse en el mes de mayo. Parecía lejana, pero los primeros chapuzones ya remojaron la embarcación. Raúl De Tomás era la principal referencia ofensiva de los blanquiazules, una estrella cuyas actuaciones lo llevaron a ser convocado por la selección española, pero, en estos momentos, su futuro parece lejos de Cornellà-El Prat.

El plan diseñado por Diego Martínez y Domingo Catoria se desdibujaba desde el principio y a Balaídos llegaron con una escuadra en cuadro. Fue entonces que Sánchez, de apenas 21 años, llamó a la puerta. Tras sorprender en los amistosos, el nuevo técnico decidió darle la oportunidad en tierras gallegas. No lo haría como lateral derecho, su posición habitual, sino que jugaría por delante de Óscar Gil. Y no tardaría en demostrar que miedoso no es una palabra que le defina.

El Espanyol salió del túnel de vestuarios dispuesto a romper su particular maldición. Desde el año 2007 que no conseguía ganar en Vigo, pero el partido de este sábado parecía ser la ocasión propicia. El ‘Chacho’ Coudet tampoco ha podido disfrutar del Sol y de la playa: por si no tuviese suficiente con el caso de Santi Mina, declarado culpable de abuso sexual, pero que exigió volver a los entrenamientos; unas desavinencias insalvables entre el equipo de representación de Denis Suárez y la junta celeste alejan cada vez más al mediocentro de Galicia. Óscar Rodríguez ocupó su puesto en la medular, mientras que Paciência formaría dupla con Iago Aspas.

Energía eólica 

Con un general como Diego Martínez conocido por presionar a sus oponentes en el campo de batalla hasta la asfixia, el Espanyol saltó al campo dispuesto a hacer daño. Encerró al Celta en su área y tanto Nico Melamed como Brian Oliván no tardaron en merodear el espacio personal de Hugo Mallo, que terminó siendo amonestado por un manotazo.

Se había llegado al minuto 8 cuando el exlateral del Mallorca se plantó en medio del campo y cedió el esférico a Darder. El balear se cambió la pelota de pie e intentó recortar ante Óscar Rodríguez, pero el ‘5’ se lanzó al suelo para arrebatarle la posesión. No obstante, el ’10’ blanquiazul por algún motivo lleva este dorsal. El cuero volvió a sus dominios como arte de magia y, con la diestra, engaltó un disparo desde la media luna que impactó de lleno con el poste derecho de Marchesín. Era un primer aviso.

Después de un centro de Oliván que no encontró rematador, el Celta se encontró por primera vez en control. Fue el momento de cambiar la mentalidad. Poco a poco, los locales comenzaron a meterse en el encuentro. Iago Aspas disfrutó de dos aproximaciones para poner a prueba a Lecomte, pero ni con la bota derecha ni con la cabeza consiguió acertar entre los tres palos. El francés podía respirar tranquilo —excepto cuando tuvo que despejar un balón que intentaba alcanzar Aspas en el minuto 43 que iba a dejar al ariete solo ante él—, mas no Marchesín, atento para alejar todo peligro catalán y poner calma entre la debutante dupla de centrales gallega.

Cuando el cronómetro ya agoniaba y los futbolistas vestidos de rosa ya pensaban en irse a refugiar del Sol de justicia que permitía que el césped completase la fotosíntesis, Balaídos saltó al unísono. Apenas 45 segundos restaban para concluir el primer tiempo cuando Óscar envió un globo teledirigido al punto de penalti. Solari peinó el balón hacia el segundo palo, donde Iago Aspas superó a Cabrera y, con la punta de la bota, alcanzó el esférico y lo envió al otro lado de la red, engañando a Lecomte. El Celta, en su primer disparo entre los tres palos, inauguraba el marcador. Como las aspas de un molino, un solo golpe resultó devastador.

De la sentencia a la remontada

Los pupilos de Coudet salieron a la reanudación con ganas de ampliar distancias. Con Renato Tapia en el campo para reformar el doble pivote, el peruano fue el primero en probar fortuna con un zapatazo desde la zona de tres cuartos que Lecomte atajó lanzándose al suelo sin apenas tener tiempo para reaccionar. Desaparecido en los primeros 45 minutos, Javi Galán fue cogiendo protagonismo en la segunda mitad y suyo fue el centro con el que Fran Beltrán decidió levantar la cabeza. Parecía que era el Celta el equipo más necesitado de encontrar el gol y su esfuerzo y paciencia se vieron recompensados.

Superado el minuto 60, uno de los nuevos fichajes, Gonçalo Paciência, recibió un balón de espaldas a portería. Controló, se relajó y dio tiempo a Javi Galán para desdoblarle. Le cedió el cuero al lateral y cuando este puso el centro, Paciência ya se había metido en el meollo. Saltó por encima de Cabrera y, con su media melena ondeando en el aire, anotó el 2-0.

Hasta el minuto 66 tuvo que esperar Diego Martínez para ver a uno de sus hombres cerca del área de Marchesín. Embarba fue el que lo intentó, con un disparo que salió desviado. Pero el destino no quería ser tan cruel. Un mal despeje de Unai Núñez le permitió al Espanyol recuperar una pelota cerca de los dominios celestes. El centro lateral fue anulado por Aidoo, pero el rechace cayó a pies de Edu Expósito, que estaba realizando su debut con la zamarra rosa. El mediocentro, con un disparo raso y seco ajustado al poste, recortó distancias.

Cuando parecía que era imposible que la victoria se le escapara a los chicos de Coudet, Òscar Mingueza, ataviado por primera vez con la zamarra celeste, un especialista en meterse en camisas de once varas, cometió un penalti innecesario sobre Joselu. La nueva referencia blanquiazul no falló desde los once metros. Perforó la red en su primer disparo a puerta, haciendo estéril la estirada de Marchesín. No sirvió para asaltar Balaídos, pero el Espanyol logró llevarse, al menos, un punto de Vigo.

Ficha técnica
RC Celta: Marchesín; Hugo Mallo, Aidoo, Unai Núñez, Javi Galán; Solari (Renato Tapia, min. 46), Fran Beltrán, Óscar Rodríguez (Veiga, min. 84), Cervi (Mingueza, min. 91); Iago Aspas y Paciência (Carles Pérez, min. 69).
RCD Espanyol: Lecomte; Óscar Gil, Sergi Gómez, Cabrera, Brian Oliván; Calero (Edu Expósito, min. 56), Vini Souza (Nabil, min. 82); Rubén Sánchez (Koleosho, min. 80), Darder, Nico Melamed (Embarba, min. 56); Joselu.
Goles: 1-0, min. 45+1: Iago Aspas. 2-0, min. 62: Paciência. 2-1, min. 71: Edu Expósito. 2-2, min. 98: Joselu (p.).
Árbitro: Miguel Ángel Ortiz Arias (Comité madrilño). Amonestó a Hugo Mallo (min. 15), Aidoo (min. 37), Iago Aspas (min. 80), Javi Galán (min. 91) y Marchesín (min. 96) por parte del Celta y a Vini Souza (min. 60), Óscar Gil (min. 90) y Diego Martínez (min. 95) por el Espanyol.

VAR: Santiago Jaime Latre (Comité aragonés)

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Abanca Balaídos, Vigo.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies