Un penalti vuelve a castigar al Mallorca

Samu Sáiz igualó desde los once metros el tanto inicial de Raíllo en un partido en el que los bermellos cometieron dos decenas de faltas

0

Era su primer cara a cara en las grandes ligas. Mallorca y Girona se conocían de sobra, pero nunca se habían mirado a los ojos bañados por la luz de la Primera División. Era una oportunidad de oro para sentar jurisprudencia y no se puede decir que los catalanes no lo intentaran. Liderados por un pillo diablillo como Rodrigo Riquelme, la pelota vivía en las botas de los jugadores blanc-i-vermells. No obstante, se encontraron frente a un cuartel dispuesto a dar mucha guerra. Las constantes faltas impidieron que el juego fluyera y el congestionado carril central bermellón repelía todas las ganas de atacar. Raíllo asustó con su gol en el minuto 87, pero tantas interrupciones tenían que verse castigadas tarde o temprano. En el minuto 90, un penalti que transformó Samu Sáiz certificó las tablas. Tres goles ha recibido el Mallorca esta temporada; tres desde los once metros.

RCD Mallorca 1 1 Girona FC

Homenots

Después de lo vivido la pasada temporada, ni Javier Aguirre ni Míchel estaban dispuestos a ceder ni a volver a sufrir. El técnico mexicano certificó in extremis la salvación de los bermellones; el madrileño, consciente de que la población blanc-i-vermella había acumulado decepciones año tras año, no quería que la felicidad fuera tan efímera. Por ello, las direcciones deportivas de ambas entidades no cesaron de trabajar hasta que tocó la medianoche que separaba el primer día de septiembre del aburrido número 2. Hasta siete incorporaciones cerraron entre una y otra. Los fichajes baleares, Kadewere y Nastasic, se quedaron fuera de la convocatoria por cuestiones burocráticas, pero quien sí pudo saltar sobre el césped de Son Moix fue todo un ‘homenot’: Oriol Romeu.

Proveniente del Southampton, la llegada del canterano del FC Barcelona generaba ilusión en la afición catalana. Era la gran estrella del proyecto de Quique Cárcel. Ni 48 horas necesitó para hacerse un hueco en el once titular gerundense y no tardó en asegurarse de que su presencia fuera notada: cometió cuatro faltas en poco más de un cuarto de hora. Su intensidad terminaría contagiándose en el resto de participantes de la contienda y Díaz de Mera Escuderos tuvo que empezar a amonestar gente a diestro y siniestro antes de que la situación se le fuera de las manos, aunque Taty Castellanos ya tuvo que cantarle las cuarenta a Copete ante el inoperante silencio del colegiado.

Pilla pilla 

Cansada de las constantes zancadillas, fue otra de las novedades de la escuadra de Míchel la que intentó cambiar el rumbo que estaba tomando el partido. Rodrigo Riquelme volvía a saltar al terreno como titular después de perderse el último duelo por lesión y lo hacía con un reto mayúscula: suplir a Cristhian Stuani, que estará un mes baja por una arritmia cardíaca. 90 segundos necesitó para activarse, pero Rajkovic no olvidará lo que ocurrió diez minutos más tarde. El rechace de un saque de esquina cayó en las botas de ‘Roro’, este controló el cuero como pudo y, desde la frontal del área, enganchó un zambombazo que buscó con picardía el palo lejano. El guardameta se estiró, no alcancó a tocar la pelota, pero el destino propició que el disparo fuera demasiado cruzado.

El Mallorca se pasó 20 minutos corriendo detrás de sus rivales, cediéndoles la posesión y limitándose a defender, hasta que Javier Aguirre ordenó cambiar la estrategia. Juan Carlos cada vez veía el esférico más cerca. El cabezazo de Muriqi salió lamiendo el travesaño; luego, el guardameta tuvo que lucirse para detener los disparos de Jaume Costa y Dani Rodríguez. El asedio bermellón, que avanzaba a trompicones por las incesantes faltas, dio sus resultados cuando el árbitro decretó un penalti a la salida de un córner después de que el portero del Girona golpera la sien de Copete con sus puños, mas el VAR anuló la decisión porque el visitante había despejado primero el balón.

Más de lo mismo… o no

La segunda parte fue una extensión de todo lo visto en los primeros 45 minutos. Raíllo ya se encargó de dejarlo claro 110 segundos después del pitido inicial del árbitro, al darle una patada a Castellanos tras despejar la pelota. Tan solo Riquelme generaba peligro y desborde. Cada vez que el joven cedido por el Atlético se hacía con el esférico, Rajkovic empezaba a tener sudores fríos. No obstante, los jugadores bermellones tenían un objetivo muy claro: no dejar jugar. Antonio Sánchez y Kang-In Lee buscaron puerta, pero Juan Carlos no tuvo ni que actuar.

Fue en este contexto que el codazo de Raíllo directo al rostro de Castellanos, en medio de un salto, se conviritó en un break necesario. Corría ya el minuto 70 y nada estaba pasando sobre el césped. El central bermellón no vio amarilla, ya que se consideró que era un movimiento natural del cuerpo. Con los gerundenses completamente agotados y desmotivados, Raíllo propició una puñalada que nadie esperaba. Botó un córner el Mallorca, el capitán bajó el balón con el pecho y transmitió toda su fuerza a la punta del pie izquierdo. Nada pudo hacer Juan Carlos para detener el chut desde el punto de penalti.

En el último suspiro del tiempo reglamentario, el Mallorca se pensaba que iba a salir de rositas después de cometer más de 20 infracciones, pero el destino quiso apiadarse del Girona. Copete derribó a Manu Vallejo cuando este se plantaba solo ante Rajkovic. El árbitro pitó la pena máxima y Samu Sáiz, con total sangre fría, envió la pelota al fondo de la red. El Mallorca solo ha encajado tres goles esta temporada; todos ellos han sido desde los once metros.

Ficha técnica
RCD Mallorca: Rajkovic; Maffeo, Valjent, Raíllo, Copete, Jaume Costa; Antonio Sánchez (Grenier, min. 59), Battaglia (Ruiz de Galarreta, min. 93), Dani Rodríguez (Abdón Prats, min. 72); Kang-in Lee y Muriqi
Girona FC: Juan Carlos; Arnau, Juanpe, Santi Bueno, David López (Javi Hernández, min. 93), Miguel Gutiérrez (Bernardo, min. 93); Aleix Garcia, Oriol Romeu; Riquelme (Samu Sáiz, min. 78), Taty Castellanos (Manu Vallejo, min. 78) y Reinier (Toni Villa, min. 64).
Goles: 1-0, min. 87: Raíllo. 1-1, min. 91: Samu Sáiz (p.)
Árbitro: Isidro Díaz de Mera Escuderos (Comité castellanomanchego). Amonestó a Battaglia (min. 14), Muriqi (min. 29), Antonio Sánchez (min. 57), Javier Aguirre (min. 78) y Copete (min. 89) por parte del Mallorca y a Castellanos (min. 22), Oriol Romeu (min. 49) por el Girona.

VAR: Ignacio Iglesias Villanueva (Comité gallego)

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga Santander, disputado en el Visit Mallorca Estadi, Palma de Mallorca.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies