Reparto de puntos en un partido sin chispa

Reds y Throstle se enfrentaron en Anfield, el resultado fue de 0-0

0

La jornada 17 de la Premier League nos deparaba un interesante Liverpool – West Brom en el que ambos llegaban al partido con intereses dispares. Los ‘Reds’, llegaban al choque ocupando la quinta posición, tan solo un punto por detrás del Burnley, que ganó ayer y está siendo la revelación de esta temporada en la Premier. Los de Jurgen Klopp venían de empatar en el derbi frente al Everton y tenían ganas de resarcirse ante su afición, para ello el técnico alemán alineó a los ‘4 fantásticos’: Coutinho, Salah, Mané y Firmino. 

Liverpool 0 0 Albion

 

Por su parte los “Throstle” llegan a Anfield en un contexto muy diferente. Inmersos en la lucha por el descenso, el equipo dirigido por Alan Pardew no puede dejar escapar puntos en ninguno de sus encuentros, aunque Anfield siempre es un campo complicado para sacar puntos.

Con Anfield entonando el You’ll never walk alone comenzó el partido. Los primeros minutos estuvieron marcados por el dominio visitante, no crearon demasiado peligro, pero lo cierto es que mantuvo el balón durante más tiempo. El Liverpool, esperaba atrás para salir rápido a la contra.

Aunque según llegamos al primer cuarto de hora el partido tornó a lo esperado, el Liverpool se hizo con el balón y comenzó a construir jugadas desde atrás. Tomó mucho protagonismo Robertson, que subiendo por banda izquierda puso en apuros en varias ocasiones a la defensa blanquiazul.

Robertson y Kanú luchan por un balón durante la primera parte./Liverpool FC

El primer cuarto de hora estuvo marcado por el cambio de posesión de un equipo a otro, comenzó dominando el West Brom, pero rápidamente perdió dicho dominio en favor del Liverpool, sin embargo ninguno de los dos equipos tradujo su dominio en ocasiones con lo que estaba siendo un partido más bien lento, y sin demasiados acercamientos destacables.

La primera ocasión de peligro llegó en el minuto 16. Una combinación entre Mané y  Salah, acabó con el egipcio apurando la linea de fondo por la banda derecha y colgándola al segundo palo donde Firmino, pese a su estirada, no logró introducir el balón en la meta rival.

Según nos acercábamos a la primera media hora de partido, íbamos descubriendo la tónica habitual del encuentro. Los Throstlque habían salido con un 4-3-3, construyeron un 5-4-1 dentro de su campo, dejando a Rondón como referencia en ataque, teniendo que lidiar con los dos centrales. Mientras el Liverpool, mantendría el dominio del balón y tendría que encontrar el hueco que dejase el West Brom atrás, pero con un equipo tan cerrado parecía difícil encontrarlo. Los blanquiazules habían salido a no perder, y por lo que estaban aportando al partido, parecía que el empate les iba a saber a victoria.

La primer ocasión de los visitantes llegó de las botas de Robson-Kanu, quien en el minuto 29 controló un balón en la frontal del área y al no tener oposición armó el disparo. Su lanzamiento se estrelló en la escuadra izquierda de Karius, avisaba el West Brom.

En el 37 llegó otra ocasión para el Liverpool. Alexander-Arnold, que salía a la contra vio el desmarque de Salah a la espalda de Hagazi y trató, desde su campo, conectar con el egipcio. Sin embargo, su envío fue demasiado fuerte y el delantero no llegó. Estaba claro que si el Liverpool quería sorprender tendría que ser con jugadas directas como esta.

En el 41 llegó la siguiente ocasión del peligro para los Reds. Firmino recibía en lateral derecho del área grande, conseguía zafarse de dos defensas y chutar, pero su disparo rebotaba en un defensa. El rebote le cayó a Salah en el segundo palo, el egipcio se abrió hueco y disparó pero corrió la misma suerte que Firmino. En los últimos minutos, el Liverpool trataba de meter una marcha más para lograr el gol.

Salah pugna con Evans por un balón./ Liverpool FC

De esta manera llegábamos al descanso. La primera parte se podría resumir en dominio para el Liverpool, que no logró crear ocasiones claras de peligro. Y un West Brom agazapado atrás que sin comerlo ni beberlo, en una contra había dado en la cruceta. Pero sí que había una cosa clara, cualquiera de los dos que se quisiera llevar el partido, debía meter una marcha más al juego, porque estaba siendo bastante lento.

La segunda parte comenzó con el mismo guión que acabó la primera. La primera ocasión de peligro no se hizo de rogar, en el minuto 49 un lanzamiento lateral de Krychowiak, se envenenó y por poco no sorprendió a Karius. Hacía un viento terrible en Liverpool, y convertía cualquier lanzamiento en peligroso.

Pero el West Brom no se amilanaba y buscaba la meta local. Casi de manera consecutiva dos centros de Krychowiak, no fueron materializados por Yacob, ni Hagazi. Aunque el dominio era del Liverpool, el West Brom iba a tener ocasiones con los locales volcados en el ataque.

Mané controla ante la mirada de un defensor rival /Liverpool FC

El Liverpool materializó su dominio con la ocasión de Mané en el 55. Firmino recibe en profundidad de Wijnaldum dentro del área. El brasileño la pone al punto de penalti donde aparece Mané, que a bote pronto conecta con el balón. El disparo se marchó a la izquierda del arco de Foster.

El Liverpool estaba poniendo una marcha más para llevarse el partido, poco después Salah estuvo apunto de rematar un balón de Mané. Conscientes de la victoria del Tottenham, los Reds debían ganar para poder ser cuartos y mantener su plaza de Champions League.

En el minuto 64 estuvo apunto de llegar la jugada tonta del partido. Mané centra desde la izquierda, el balón lo atrapa dos tiempos Foster, y al bajar el balón se le escapa y a punto estuvo Wijnaldum de aprovechar el error del meta visitante.

Nos acercábamos al último cuarto de hora  y el partido seguía igual, un ritmo lento como tónica general y el Liverpool intentando a los muchachos de Alan Pardew, sin embargo no encontraba ese hueco al que hacíamos mención anteriormente.

Entrábamos en los diez últimos minutos y la consigna de Pardew seguía clara, sacar un punto de aquí era como ganar el partido. Todo el West Brom estaba “colgado del larguero”, ya ni Rondón mantenía su puesto como ariete, era un centrocampista más.

Rondón controla el balón ante la entrada de Emre Can/ West Bromwich Albion FC

Pero en el 81 estuvo a punto de quedarse sin su premio el West Brom. Centraba desde la derecha Salah, el balón tocaba en un defensa y botaba en el suelo, el balón impactaba en el brazo de Solanke y se metía dentro de la portería. Mientras los jugadores del Liverpool celebraban el gol, el linier se encargó de avisar al árbitro para anularlo. Estábamos en un asedio constante del Liverpool, “si moría iba a ser con las botas puestas”.

Finalmente no hubo tiempo para más. El Liverpool puso todo para ganar pero fue demasiado tarde, por su parte el West Brom sacó un punto que le sabe a oro, después de aguantar el asedio final del Liverpool. Los locales se colocan quintos en la tabla, mientras que los visitantes salen del descenso, ocupando la decimoséptima plaza.

 

Ficha técnica
Liverpool: Karius, Alexander-Arnold (Joe Gomez 80′), Lovren, Klavan, Robertson, Wijnaldum (Oxlade-Chamberlain 75′), Emre Can, Coutinho, Salah, Firmino, Mané (Solanke 75′).
West Bromwich Albion: Foster, Nyom, Hegazy, Evans, Gibbs, Livermore, Yacob, Krychowiak (Brunt 78′), Robson-Kanu (Rodríguez 70), Rondón, McClean.
Goles: No hubo.
Árbitro: Paul Tierney.
Incidencias: Anfield.

 

Síganme en @CMM_275

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies