Unicaja despierta de la “pesadilla” y comienza a vivir un sueño

0
Unicaja 93 84 Khimki

Unicaja arrastrando problemas y derrotas desde jornadas anteriores, teniendo que suplir las bajas de algunos de sus jugadores, que se contrarrestaban con la vuelta de Nemanja Nedovic. Frenar a Alexey Shved y controlar el rebote. Frenar a un equipo que le ha ganado a Real Madrid en su casa por 80-86. Enfrentarse al físico y duro Khimki de Rusia y vencer.

Este primer cuarto fue diferente a los otros: 27-26, bastantes puntos para lo que estamos acostumbrados. Un cuarto lleno de dar y recibir por parte de los dos equipos, de ganas de más. De Unicaja aguantándole a un equipo ruso en forma y con las ideas claras, para sorpresa de muchos. Un primer cuarto que terminaba con la canasta de Sasu Sallin para ponerse por delante.

Empezaba el segundo cuarto con Unicaja manteniendo buenas sensaciones. Cualquiera hubiera apostado por este resultado, teniendo en cuenta la posición en la tabla clasificatoria de ambos equipos.

Se abría el marcador con un triple de Carlos Suárez. Este cuarto no bajaría la intensidad pero si la anotación, aunque, continuó siendo un cuarto de un motivador intercambio de canastas, que hacían del partido, un partido disputado y emocionante.

Shved seguía anotando, esta vez de 3 y llegando al 39-39 en el minuto 5:30. Debido a la tensión del partido, cada balón era peleado con la mayor intensidad posible. Sin embargo, ninguno de los dos equipos acumulaba muchas pérdidas por el momento, dos para Unicaja y 3 para Khimki.

El equipo ruso estaba en bonus a falta de 4 minutos para el descanso, algo que jugaba a favor de Unicaja y mientras, Jeff Brooks acumulaba 9 puntos, haciendo ver que estaba en el partido. El problema en cuanto a las faltas personales seguía creciendo para Khimki, pues Marko Todorovic, uno de los hombres importantes en el equipo, se cargaba con 3 faltas.

La defensa de Unicaja se estaba viendo mermada y así lo aprovechaba el rival para anotar una bandeja fácil que ponía el 45-44. A pesar de esto, seguían arriba, pero no por mucho tiempo, ya que Shved ponía a su equipo por delante con 17 de valoración y 15 puntos en su casillero particular. Terminaba así la primera mitad con un 47-48 para Khimki.

Un partido en el que estaba todo por decidir. Nemanja Nedovic se acercaba a las cámaras para valorar estos primeros 20 minutos y explicaba que el tercer cuarto debía estar marcado por la defensa, ya que no se podían permitir bajar la intensidad.

El tercer cuarto tenía otro carácter, no se anotó hasta pasados los dos minutos. En una ocasión hubo hasta 4 rebotes ofensivos por parte de Unicaja, que finalmente convirtió Ray McCallum en un triple desde la esquina.

Tablas en el marcador (50-50) y Nedovic fallaba algo imposible; un tiro a tablero desde el poste bajo.

Parecía que Unicaja iba decayendo. Khimki movía el balón muy rápido y la defensa caía en todas las fintas de tiro, dejando así muchas más opciones de anotar.

Por un momento, así lo parecía. Alexey Shved con 19 puntos ponía el +2 y le seguía Anthony Gill con 9 puntos que dejaba el 50-54. Hasta entonces, la máxima diferencia del partido para el conjunto ruso.

Por su parte, Adam Waczynski ponía el 54-54, a lo que Charles Jenkins respondía con un triple. Sin embargo, Nedovic no se quedaba atrás y conseguía la réplica con un triplazo.

La defensa malagueña era más intensa y asfixiante; llevaron a Khimki al final de una posesión, que se acababa convirtiendo en un triplazo en forma de desesperación para Monia.

Alberto Díaz y James Augustine se empezaban a entender y ejecutaban un alley-oop, el cual les acercaba en el marcador con el 61-63. Dos canastas consecutivas más; la primera, a tabla de Nedovic y la segunda, fruto de un robo de Augustine, colocaban a Unicaja 2 arriba.

Si las faltas personales habían supuesto un problema, en este cuarto brillarían por su ausencia con 2 para los de Málaga frente a 1 del rival.

La última jugada del cuarto estaría protagonizada por el matazo de McCallum. Sin embargo, a falta de 4 segundos, Gill logró anotar un triple que frenaba el parcial en contra y ponía el 67-66.

No podía empezar mejor el último cuarto para los de Joan Plaza; triple del gran Waczynski También pudimos apreciar el rostro de un Alexey Shved frustrado ante los continuos fallos en ataque, pérdidas, errores mínimos que marcaban la diferencia, etc.

Khimki apretaba en defensa y aun haciendo llegar al final de la posesión al rival, la comodidad y seguridad con la que Unicaja se sentía, hizo que lograran anotar con un palmeo de la mano de Giorgi Shermadini. Este, colocaba la máxima diferencia para su equipo, 72-66.

Waczynski seguía brillando desde la línea de 6,75 con un 3 de 5 en triples y 15 puntos, dejando abierto el parcial contra el equipo ruso.

Unicaja necesitaba paciencia, necesitaba parar y organizar el que sería un encuentro con nombre propio. Quizá, la ansiedad por ganar debido a la ausencia de victorias, hiciera apresurarse a los jugadores en ataque.

Los bajones y los problemas llegaban, como en todos los partidos, y con ellos, la antideportiva a McCallum, que pasaba del 75-68 al 75-73. Con Shved en el banquillo, sus compañeros estaban haciendo frente a las dificultades y lograban un parcial de 0-10 a favor.

Dani Díez al rescate y levantando al Martín Carpena, ponía a su equipo 3 arriba con dos triples consecutivos, 81-78.

Sin sorprender a nadie, Georgios Bartzokas recibía una técnica por parte del cuerpo arbitral y con un parcial de 11-0, Unicaja mantenía la distancia y conseguía un 86-78.

La conexión Alberto Díaz-James Augustine seguía latente y el segundo alley-oop subía al marcador.

Aunque Shved anotaba su cuarto triple, el acierto de Dani Díez volvía a emocionar colocando el 91-81, el cual no sería definitivo, ya que Shved maquillaría el marcador colocando su punto número 28 para cerrar un auténtico partidazo que acababa con 93-84 para Unicaja.

Como jugadores del partido, destacaríamos indudablemente a Shved, pero también a Nedovic con 21 puntos y 8 asistencias. Además de Augustine con 14 puntos, 12 rebotes, 2 asistencias, 5 robos y 7 de 8 en tiros de dos para 30 de valoración.

En Málaga, estarán de celebración ante tal emocionante encuentro, que sin ir más lejos, demuestra la madurez de un equipo que llevaba una racha de derrotas considerable. Demuestra además, el saber estar que ha tenido Unicaja; saber jugar con el marcador y el tiempo es muy importante en partidos así y nunca hay que dar por supuesto nada.

Esta victoria, supone una victoria de garra y determinación para Unicaja. A su vez, demuestra que en esta Euroliga no hay equipos peores ni mejores, hay partidos. Cada partido ha de ser jugado con la misma intensidad y sin relajarse ante el rival que tengamos delante. Así es el baloncesto, el auténtico.

Ficha técnica
Unicaja: Mccalum (7), Waczynski (15), Nedovic (21), Augustine (14), Brooks (9) –quinteto inicial– Díaz (-), Salin (5), Suárez (3), Shermadini (10) y Díez (9).
Khimki: Jenkins (6), Anderson (9), Shved (28), Gill (17) y Thomas (4) –quinteto inicial–; Vialtsev (-), Todorovic (4), Markovic (3), Monia (6) y Honeycutt (7).
Árbitros: Lamonica (ITA), Pukl (ESL) y Van den Broeck (BEL). Sin eliminados. No hubo que lamentar lesionados.
Incidencias:
Partido correspondiente a la duodécima jornada de la liga regular de la Euroliga disputado en el Martín Carpena, Málaga frente a 5.871 espectadores.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies