Balance negativo para el Sevilla Atlético en el 2017

2017 trae consigo un balance negativo para el Sevilla Atlético, equipo que empezó el año con buen pie y buena posición en la tabla, y lo finaliza como el farolillo rojo en esta nueva temporada.

0

En este 2017 que ya acaba, los aficionados blanquirrojos han podido ver las dos caras de una misma moneda en su equipo filial, el Sevilla Atlético. El año finaliza con el conjunto sevillano como farolillo rojo, lejos de ser el mismo equipo que a inicios de año se codeaba entre los grandes de la Segunda División Española, actualmente conocida como Liga 1|2|3.

Perdiendo fuelle

El conjunto de Diego Martínez arrancaba el año (y la segunda vuelta) en séptima posición y un total de 27 puntos, pero la falta de afinidad provocó que el Sevilla Atlético se viera luchando por la permanencia a final de la temporada. Esos cuatro puntos fueron clave y fundamentales para dicha salvación y la permanencia un año más en la categoría de plata del fútbol español

El equipo sevillano despidió la temporada con doble derrota en las dos últimas jornadas, igualando la puntuación histórica que se había conseguido anteriormente en segunda (53 puntos y decimotercera posición). Podría decirse que el Sevilla Atlético consiguió lo que ansiaba: la permanencia en la Liga 1|2|3; pero el aficionado se quedó con ganas de más después del buen arranque de temporada que había tenido el filial.

Duras despedidas

Con el fin de la temporada, llegó la apertura del mercado veraniego y, con éste, la marcha de figuras claves del filial sevillista. Diego Martínez, el técnico gallego que dirigía el equipo, fue uno de los primeros en abandonar el barco. En su última rueda de prensa, el míster agradeció “la confianza recibida” en el club hispalense tras “ocho años de éxitos”, entre los cuales contaba “la Copa de Campeones lograda por los Juveniles hasta el ascenso del año pasado del primer filial a la Liga 1|2|3”.

Ivi, Cotán, Diego González y Borja Lasso fueron varios de los nombres propios y de renombre del Sevilla Atlético que abandonaron las filas del equipo a final de temporada.

Con la marcha de Ivi al Levante, el filial perdió parte de su gol aunque permaneciera en el conjunto Marc Gual. Sin Cotán en el centro del campo dirigiendo la orquesta, el filial perdió una gran parte de su juego en dicha posición. Al perder a Diego González, perdió el eje principal de su defensa. Y, con la subida de Lasso al primer equipo, perdió parte de su juego por la banda izquierda a pesar de la permanencia de Pozo.

A día de hoy, el Sevilla Atlético no ha sido capaz de suplir las bajas de los jugadores mencionados pese a las nuevas incorporaciones que hizo el club para sustituirlos.

Caras nuevas para una nueva temporada

Tras las despedidas mencionadas, los dirigentes del Sevilla iniciaron las búsquedas de repuestos para afrontar la nueva temporada que iniciaría el filial.

Fue Luis García Tevenet el elegido para dirigir el banquillo sevillista. Exfutbolista y exjugador del Sevilla FC, aseguró en su presentación el tener “los pies en el suelo” y tener al conjunto de Eduardo Berizzo, (quien estuvo en su comparecencia y el que, además, era también un recién llegado), como ejemplo para “intentar empaparse de su trabajo”. La figura de Tevenet prometía como entrenador del Sevilla Atlético, tanto era así que los aficionados esperaban encontrar en la Temporada 2017/2018 una nueva y mejorada versión del equipo blanquirrojo.

Felipe Carballo y Miguel Olavide se sumaron a la plantilla que Tevenet iba formando durante el verano. El primero procedente de la liga uruguaya y el segundo, del Osasuna, buscaban suplir las bajas de Cotán y Lasso. Pero, lo que ha acabado ocurriendo, es que el primero apenas ha tenido minutos en este inicio de temporada y Olavide empezó con mal pie hasta que ha acabado definiéndose en su posición.

Del Sevilla FC Juvenil subieron al filial José Amo, Juan Berrocal y José Mena. Berrocal ha sido quién más minutos a jugado de los tres, aunque, a día de hoy, todavía comete ciertos errores en defensa que les cuesta (alguna que otra vez) un tanto en contra al conjunto sevillista.

El farolillo rojo

La temporada se inició en El Sadar frente al Osasuna (1-1), un partido que acabó en empate con un tanto por cada equipo, siendo Álex Munoz el encargado de encajar en meta contraria. Éste fue el primero de los diez partidos que, hasta ahora, ha empatado el Sevilla Atlético en la primera vuelta de esta temporada a falta del último partido frente al Lorca.

Las dos siguientes jornadas, encajó dos derrotas por la mínima frente al Valladolid y a la Cultural (1-2 en ambos partidos). Dicha mala racha cesó con dos empates seguidos, el primero frente al Huesca (0-0) y el segundo, contra el

Rayo Vallecano (0-0). El Sevilla Atlético salía al terreno de juego con la mentalidad de “no perder el partido” en lugar de ir a ganarlo, situación que hacía que el conjunto filial permaneciera en los puestos bajos de la clasificación y que tuviera que encajar tres nuevas derrotas: frente al Almería (3-0), el Reus (0-1) y el Sporting (3-0).

Tras ocho partidos de la primera vuelta, la situación del Sevilla Atlético era de lo más preocupante pues sólo tenía en su poder tres puntos y sus números quedaban muy atrás de lo conseguido a principio de la temporada anterior. Estaba (y está) falto de gol, las oportunidades llegaban pero no había un goleador que las rematase a portería. También los errores en defensa, pues el equipo de Tevenet tenía (y sigue teniendo) cierta desventaja en cuanto a las contras, debido a que deja mucho espacio entre sus jugadores y adelanta demasiado a la defensa, la cual después tiene que atrasarse con rápida velocidad para suplir la falta.

Los empates con rivales directos (Córdaba o Barcelona B) o derrotas con equipos necesitados de puntos (Nàstic), no pasaban desapercibidos pese a los duelo de “tú a tú” frente a los grandes de la categoría (Cádiz, Granada o Huesca).

Sólo una victoria suma en el casillero del Sevilla Atlético, victoria que consiguió en Los Cármenes por la mínima (1-2) frente a los diez empates y las nueve derrotas, lo que conforman los 13 puntos que tiene a día de hoy el filial sevillista y que lo convierte en el farolillo rojo de la Liga 1|2|3.

Pendiendo de un hilo

En este parón navideño, la figura de Tevenet ha sido muy cuestionada después de la última derrota del conjunto frente al Numancia (3-0). El balance del filial hasta ahora, juega en contra del técnico hispalense que, pese a la reunión del Consejo de Administración el 22 de diciembre, ha conseguido comerse los mantecados ejerciendo todavía su puesto de míster del Sevilla Atlético.

Sin embargo, y a pesar de su permanencia, el nombre de Andrés Palop, exfutbolista del Sevilla FC, es el que lleva sonando con fuerza varias semanas para sustituir a Tevenet en el posible caso de que abandone el barco sevillista después de los malos resultados recabados con la primera vuelta casi terminada.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies