Despedida a un año irregular del Coruxo

A pesar de un comienzo flojo en la competición, el Coruxo supo reponerse rápidamente. Sin embargo, la irregularidad apareció para quedarse y complicar en cierta medida los objetivos iniciales del equipo.

0

Algunas piezas cambiaron esta temporada en el Coruxo, pero las diez caras nuevas se integraron rápidamente bajo las órdenes de Rafa Sáez, un nuevo año comandando la nave verde. En la pretemporada empezaron a trabajar la idea que querían reflejar en el campo, integrando todas las piezas y preparándolas para hacerlas funcionar juntas.

Sin embargo, la primera toma de contacto en el estreno de la liga les dejó un sabor agridulce. El Racing de Ferrol conseguía la victoria en un partido en el que los vigueses no tenían la puntería afinada. En la segunda jornada, en su estreno en O Vao, las cosas seguirían por el mismo camino. El Real Madrid Castilla venció con contundencia, y el juego que se esperaba del Coruxo no llegaba.

Solo habían pasado dos semanas de competición, pero la sombra de la zona baja de la tabla se dejaba ver. Uno de los objetivos fijados antes de empezar el campeonato era luchar por algo más que la permanencia, ser un poco más ambiciosos para aspirar a los puestos más altos, y aun quedaba tiempo para luchar por ellos.

Las siguientes tres jornadas fueron un soplo de aire fresco para los verdes. Tres victorias sobre rivales como el Rayo Majadahonda, Valladolid B y Ponferradina les daban fuelle a los jugadores de Rafa Sáez.

Y a partir de la sexta jornada empezaría la montaña rusa del Coruxo. La irregularidad en los resultados se convirtió en protagonista. Los partidos a domicilio no sentaron muy bien a los jugadores vigueses, ya que sumaron cinco derrotas, un empate en casa del Celta B y una victoria en su visita al Cerceda. Esas derrotas fueron siempre por la mínima, menos contra el Fabril (3-1) y el Fuenlabrada, partido que jugaron con un hombre menos desde el minuto 3 y en el que encajaron siete goles.

Por otro lado, y siguiendo un poco con esta dinámica, los encuentros disputados en O Vao también fueron irregulares, alternado partidos muy buenos con otros en los que no salía nada. Con un balance de tres derrotas, tres empates y cuatro victorias en casa, asegurarse puntuar cada vez que recibe a un rival está bastante cerca.

Con dos derrotas y un empate cerró el Coruxo la primera vuelta, ocupando la decimocuarta posición, a cuatro puntos del puesto de play out, que ocupa el Pontevedra. De cara a la segunda parte de la temporada, los verdes tienen mucho margen para lograr cumplir los objetivos marcados en agosto, siempre y cuando su lema superación, trabajo y sacrificio se siga reflejando en el terreno de juego.

Dejando a un lado el plano deportivo, el municipio vigués fue un protagonista involuntario de los fuegos que asolaron Galicia el pasado mes de octubre. En respuesta a la catástrofe, el club abrió el campo y puso a disposición sus instalaciones para todos los vecinos que necesitaron un lugar en el que refugiarse del fuego. Un acto de solidaridad que dice mucho de un club que siempre da la cara por los suyos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies