Diego Mariño le negó la victoria al Cádiz

La majestuosa intervención de Diego Mariño, unido a un buen dispositivo defensivo que anuló casi por completo los flancos del Cádiz, le vale un punto a un Sporting sin lucidez en ataque y le niega al Cádiz una victoria para la que hizo más méritos

0

Reparto de puntos en el Ramón de Carranza entre Cádiz y Real Sporting que demuestra la dificultad de vencer en una categoría tan igualada como la Liga 1|2|3. Un cero a cero que deja algo más contentos a los de Rubén Baraja que a los de Álvaro Cervera. No obstante ambos técnicos coincidieron en que queda mucho y que el empate no deja tocado a ninguno de los dos.

Fue un partido muy disputado, pero con pocas ocasiones de gol. Mucho más dominio de un Cádiz que tuvo la mejor ocasión del encuentro al inicio de la segunda parte. El cuadro gaditano hizo más méritos para la victoria, pero el Sporting se ha convertido en un equipo sobrio al cual hacerle gol se está convirtiendo en una tarea harto complicada. Algunas de las claves que explican el desarrollo del encuentro de ayer son:

Baraja adelantó en la previa lo que sería el encuentro

El viernes en su rueda de prensa previa al partido, Rubén Baraja anticipó el encuentro que esperaba. Las premisas que esperaba se cumplieron y su planteamiento funcionó en esa línea. Solo falló que el Sporting se mostró impreciso e incapaz de aprovechar las debilidades de un Cádiz no acostumbrado a tener a que dominar los partidos porque el rival se niegue a asumir ese rol.

Como es habitual en los últimos partidos fuera de casa, Baraja hizo que su equipo no quisiese el balón y se replegase cerrando los espacios.  Eso obligó al Cádiz a tener que llevar la iniciativa, pero le falló la segunda parte de su plan. La de aprovechar las contras o los espacios con la velocidad. Un partido muy parecido o casi calcado al que el Cádiz tuvo que afrontar hace dos semanas frente al Almería en el mismo estadio.

Soberbio en defensa, sin acierto en ataque

Mariño ayuda a Carrillo a levantarse
Mariño hizo una gran parada a Garrido para evitar el gol de la victoria cadista

No obstante, aunque el Cádiz no guste de ser un equipo que domine con el balón a su rival, tiene hombres y calidad para hacerlo. Por elo la otra parte del plan del entrenador rojiblanco debía funcionar a la perfección. El Sporting fue muy solidario en defensa. La línea defensiva, encabezada de nuevo por un Federico Barba magistral, volvió a rendir en gran medida. Pero fue clave todo el equipo. Las ayudas tanto de los mediocentros como de los propios Carmona y Jony en defensa fueron claves. Quizá este esfuerzo en tareas defensivas fue lo que pudo lastrar la otra parte del plan trazado por Baraja.

Como no… Diego Mariño

A pesar del buen planteamiento táctico y de una soberbia defensa, un equipo que domina acaba siempre teniendo ocasiones. El Cádiz las tuvo. Pero Mariño volvió a demostrar que debe considerársele, como mínimo, entre los candidatos a mejor portero de la categoría. Como ocurrió siete días atrás en Valladolid, la intervención que el guardameta vigués realiza en la mejor ocasión cadista en el remate de Garrido es de las que valen puntos y de las que se recuerdan a finales de temporada. Siempre que los objetivos, finalmente, se consigan.

Las bandas, neutralizadas

Si por algo es temido el Cádiz en la Liga 1|2|3 es por sus extremos. Tanto Salvi como Álvaro García son dos jugadores que han demostrado se les queda pequeña la categoría. Ambos, dada su velocidad, habilidad y técnica, son fundamentales en el esquema de juego de Cervera. Los rivales tratan siempre de anularles, con mayor o menor éxito. El Sporting en el Ramón de Carranza logró reducir su impacto. Fueron buscados constantemente por sus compañeros para que crearan peligro, pero en la mayoría de sus acciones estaban muy marcados. Además de Canella y Calavera como laterales, contaron con constantes ayudas de los mediocentros y las bandas. Todo para evitar que, como acostumbran a hacer, decantasen el partido en una acción puntual.

El Sporting dio el punto por bueno en los últimos veinte minutos

En los últimos veinte minutos el Sporting prácticamente renunció a tener el balón y a atacar. Cierto que tuvo una buena ocasión en las botas de Isma López. El navarro remató de primeras un centro de Nano Mesa desde la derecha que se estrelló contra el cuerpo de un defensor cuando parecía dirigirse a la portería de Cifuentes. Pero a pesar de ello, el Sporting no asustó en ataque. Y eso en un equipo con jugadores como Carmona, Jony, Nano Mesa o Rubén García no debería suceder.

Carmona trata de cortar el avance de Brian Olivan
Carmona trata de cortar el avance de Brian Olivan

En conclusión, un punto logrado a base de sufrimiento y con una mano magistral de Mariño. Así se va el Sporting del Ramón de Carranza. Un empate que le permite seguir en ascenso directo tras dos encuentros consecutivos a domicilio en plazas muy difíciles como Valladolid o Cádiz. Por su parte el Cádiz se ve lejos del ascenso directo. No está descartado, como incluso quiso valorar Rubén Baraja. Pero tras este amargo empate para ellos, todo apunta a que su lucha estará más en clasificarse para el play-off.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies