Mercedes no perdona los errores de Ferrari en Hungría

El año pasado Mercedes tenía una superioridad técnica que este año, parece estar en manos de Ferrari. Pero la solidez de estrategia, equipo y pilotos de Mercedes en esta primera mitad de campeonato, no ha perdonado los errores de Ferrari en boxes, muro y pista.

0

Si finalmente Hamilton se alza con el trofeo de campeón de F1 de 2018, nadie podrá decir que ha sido un paseo y que ha ganado por tener el mejor coche. La tónica habitual de este año, se repite carrera tras carrera y Hungría no ha sido la excepción. Parece evidente que el motor Ferrari corre más que los de Mercedes, con o sin ‘Party Mode‘, botón mágico que aporta CV extra en clasificación. El drag (apoyo aerodinámico) de los coches italianos, con esta segunda versión de sus ya copiados pontones con forma de riñon, les hace ir bien de apoyo en todo tipo de curvas. Además Ferrari cuida mucho los neumáticos, lo que les otorga una mayor flexibilidad en estrategias y paradas en boxes. Mercedes sólo conserva su ventaja a la hora de calentar rápido las gomas. Ese fue el secreto para poder clasificar mejor el sábado, con una pista mojada y neumáticos intermedios.

Parece evidente que el motor Ferrari corre más que los de Mercedes, con o sin ‘Party Mode

Ferrari comete errores

Pero este fin de semana en Hungría hemos visto de nuevo los fantasmas de Ferrari. Yo al menos me he transportado a aquel fatídico Abu Dabhi 2010 cuando los estrategas de Ferrari le regalaron el título de pilotos a Vettel con un marcaje a Webber que no tenía pies ni cabeza. La anterior carrera de Alemania se la regaló Vettel a Hamilton con un estúpido trompo de principiante. Y en esta, Ferrari lo hizo casi todo mal. Acertó con una estrategia diferente en la elección de neumáticos, poniéndole a Vettel el compuesto intermedio (blandos) para alargar su primera parada hasta poder montar los ultrablandos y tener gran ritmo en el último tercio de carrera.

Desastrosos pit stops de Ferrari

Pero ahí acabaron los aciertos. Calcularon mal la duración de los blandos y condenaron a Raikkonen a parar dos veces, que en este circuito era claramente la peor elección. Pero es que además, penalizaron a ambos pilotos con más de dos segundos de retraso en el cambio de ruedas frente al mejor tiempo de 21,291 s que marcó Stroll con Williams. En el caso de Vettel, esto propició que saliese por detrás de Bottas, y que no pudiese presionar a Hamilton en el último tercio de carrera. Por cierto, muy feo adelantamiento a Bottas, cerrándole al entrar en la curva y haciendo que volase su alerón delantero. Milagrosamente no pinchó, lo que le habría sacado de carrera por segunda vez consecutiva.

Hamilton no dio opción en Hungría

Mercedes consistente

Mientras tanto, Mercedes sigue funcionando como una apisonadora. Si el circuito no les va bien, lo hacen todo rozando la perfección: estrategia, puesta a punto, pit stops, actuación de sus pilotos… Y es que no me canso de ver esta versión 2018 de Hamilton. Rotundo, sin desfallecer, haciendo vueltas imposibles en clasificación y carrera. Al más puro estilo Schumacher o Alonso. Detrás tiene a su “escudero” Bottas, como le llamó Totto Wolf, con gran enfado del finlandés, que sacrificó un seguro tercer puesto para aguantar a los coches rojos hasta que sus ruedas estaban en las lonas, parando a la desesperada, fuera de la ventana de los VSC y cayendo hasta el quinto puesto. La cruz de su actuación fue seguir corriendo sin agarre en la parte delantera y no prever la situación, embistiendo a Ricciardo, que milagrosamente pudo acabar la carrera. De nuevo dirección de carrera le perdonó la vida a un Mercedes.

No me canso de ver esta versión 2018 de Hamilton. Rotundo, sin desfallecer, haciendo vueltas imposibles en clasificación y carrera

Verstappen aparca su coche en la vuelta sexta

La impotencia Red Bull

Frustración en Red Bull, en un fin de semana en el que podían brillar. No dieron con la puesta apunto de Ricciardo en agua, que de nuevo tuvo que hacer otra carrera galopando desde la parte media de la parrilla. Y Verstappen, que sí lograba estar en las posiciones de cabeza y que había tenido gran ritmo en el fin de semana, vio como su motor le dejaba tirado de nuevo, cuando solo había dado seis giros al trazado húngaro. Y es que es evidente que el 2018 es el año de los motores Ferrari y Mercedes. Los italianos dieron el empujón para llegar a esos rumoreados 1.000 CV con una gran fiabilidad, mientras dos gigantes como Renault y Honda siguen sin poder acercarse. Los comentarios de Horner a la prensa y la radio de Verstappen muestran hasta qué punto están cansados de los motores franceses.

Nikko Hulkenberg en Hungría

Renault no avanza

Y Renault no dio la talla en Hungría, ni en su defensa en los medios, atacando a Red Bull, ni en la pista. En un circuito menos exigente con el motor, que tantas alegrías nos dio a los españoles con el binomio Renault-Alonso en la década pasada, todos los coches equipados con la mecánica francesa se arrastraron por la pista. El equipo oficial jugando a la desesperada eligió la estrategia equivocada para Sainz y Hulkenberg y esto les costó una o dos posiciones a cada uno. Sainz no escondía su enfado en las cámaras al finalizar la carrera. Porque además, a pesar de estar haciendo una gran temporada, Renault parece que ha dejado de confiar en él y cada vez más voces hablan de que Ocón, francés, podría ocupar su puesto el año que viene.

Consistente carrera de los McLaren en Hungría

Magic Alonso en acción

McLaren no lo hizo mal en este circuito (para lo que nos tiene acostumbrados). Clasificó bien y tuvo a sus dos pilotos en puestos de puntos casi toda la carrera hasta que la caja de cambios de Vandoorne dijo basta. Alonso hizo una de esas carreras que él domina, robando esa décima a sus rivales a cada giro y colocando al lento McLaren octavo.

Force India atrapada por sus rivales para salir del concurso de acreedores

En Force India no ven las cosas color de rosa

El culebrón de la posible venta de Force India debido a sus problemas financieros, ha sacado a la luz en Hungría muchos trapos sucios sobre la estructura de poder actual de la F1. Lo más rocambolesco es que la compañía tuvo que abortar su venta a Rich Energy, que se daba como factible, debido a que Pérez, con el apoyo de Mercedes, logró someterla a un concurso de acreedores, apartando de la gestión a sus dueños y a partir de ahora, estando bajo la tutela de un administrador concursal. Creo que es urgente la firma de un nuevo Pacto de la Concordia que de una vez reparta equitativamente los ingresos y el poder de decisión en el seno de esta nueva F1. Los bandos actuales con Totto Wolf-Force India por un lado, Mclaren-Williams-Renault por otro y Ferrari-Haas-Sauber, enfrentados en cada pequeña cosa, bloquean la posibilidad de encontrar soluciones a largo plazo que permitan una mayor igualdad en la parrilla y que acreciente el atractivo de la F1 para otros fabricantes.

Pirelli no colabora

Opciones de Pirelli este año

Del tema de Pirelli, prefiero no hablar demasiado. Se han empeñado en condenarnos a carreras con una sola parada y un fin de semana tras otro vemos la misma situación: los neumáticos más blandos usados para calificar, duran más de un tercio de la carrera, se montan los intermedios y se termina la carrera. Y nadie usa el compuesto más duro. Hungría no ha sido una excepción. No hay posibilidad de variar estrategias, todo es previsible y el espectáculo en la pista disminuye. Pero si hasta la FIA le ha pedido un cambio y no les hacen caso, poco vamos a conseguir desde esta humilde columna.

Deseos veraniegos

Para terminar, un deseo y una petición. El deseo, que los chicos de Ferrari descansen y se centren o le regalarán un campeonato a Mercedes que casi tenían ganado con su magnífico trabajo de diseño coche/motor. La petición, a Cyril Abiteboul, que se relaje, deje de defenderse en los micrófonos y ponga a su gente a trabajar en la senda adecuada para conseguir un motor competitivo, que en este momento no lo tienen. Es MALO: con un motor de combustión que pierde una décima en Silverstone cuando se acaba la MGU-K (luz roja encendida), con la referida MGU que sigue sin recuperar energía como la de sus rivales y que ya he perdido la cuenta de cuantas veces se ha roto. Que pesa 5 kgs más que el resto y que la versión que aligeraba la diferencia se les rompe en el banco de potencia. Y que además tiene un evidente problema termodinámico que ya han sufrido los tres equipos. Veremos si el parche de última hora de McLaren con ese extraño flap al final del pontón trasero hace efecto.

El Equipo de F1 de Grada3.com os desea un feliz verano

Sígueme en @jesusmedinamot1

Fotos: f1.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies