La oscuridad envuelve a Williams

La escudería británica no levanta cabeza situándose en la cola de la tabla con unos resultados decepcionantes

0

La histórica Williams sigue en sus horas más bajas. Con solamente cuatro puntos, la escudería de Grove no encuentra la salida a sus problemas. A pesar de estar motorizada por Mercedes, bien por su coche o bien por sus pilotos no da la talla. En consecuencia, los británicos están viviendo una auténtica pesadilla viendo cómo su escudería ha pasado de ser la tercera en 2015 a cerrar la tabla esta temporada. Por si fuera poco, la financiación podría verse perjudicada con la posible pérdida de una de sus fuentes de financiación.

En la temporada 2017 ya reinó la inestabilidad en la escudería después de que Felipe Massa corriera su último año. Él ya había anunciado en 2016 que se retiraba, pero le hizo el favor al equipo de quedarse un año más. Esto fue porque se acababa de incorporar Lance Stroll, y en Williams querían a alguien con experiencia en sus filas. Esta temporada, sin embargo, esto no ha sido posible y la otra plaza la ha ocupado Sergey Sirotkin.

Los resultados no están siendo nada buenos por parte de ambos pilotos. Solamente Stroll ha conseguido cuatro puntos con un octavo puesto en Azerbaiyán. Los británicos han visto cómo incluso Sauber ha conseguido adelantarles en todos los aspectos. Así, en cada ronda clasificatoria se tiene casi seguro qué dos pilotos caen en la Q1, y en la carrera se presupone qué coches ocuparán las últimas plazas. Una situación terrible para una de las grandes escuderías históricas, que no pasa por su mejor momento.

Vía @WilliamsRacing

Teniendo esto en cuenta, ¿cuál es el problema? La falta de fiabilidad no, ya que no están siendo monoplazas que abandonen a menudo por problemas técnicos. El motor tampoco debería serlo ya que llevan Mercedes, al igual que Force India. Los puntos débiles de Williams tienen nombres y apellidos, y son sus pilotos. Debido a los problemas financieros que atravesaba la escudería, el padre de Lance Stroll, Lawrence Stroll, ingresa una gran cantidad de dinero en la escudería a cambio de que su hijo sea uno de los pilotos. Por otro lado, Sirotkin también lleva cheques debajo del brazo, en este caso mediante el banco ruso SMP, que entrena y financia a pilotos rusos en distintas categorías automovilísticas.

Por lo tanto, Williams se encuentra en la situación de que sus dos pilotos lo son por asientos comprados. Esto suele traer mucho dinero, pero no siempre calidad. Al menos de momento, la pareja de pilotos no la han demostrado. ¿Qué implica esto? Un peor desarrollo del coche, menos evoluciones y quedarse atrás respecto al resto de escuderías. También, cuando llegan los grandes premios, unas actuaciones más que discretas para un equipo como este.

¿Un futuro sin Stroll?

Por si no fuera poco la difícil situación en la que se encuentra Williams, se acaba de saber que Lawrence Stroll ha comprado Force India. ¿Qué implica esto? Que es más que probable que, en 2019, Lance Stroll corra en esa escudería. Por lo tanto, los de Grove se quedarían sin una de las grandes fuentes de ingresos que tienen. Sin embargo, no todo tiene por qué ser negativo. Tal vez sea el momento de que los británicos vuelvan con un piloto experimentado e intenten salir del túnel en el que se encuentran. Sea como sea, de momento todavía queda la segunda mitad de la actual temporada. Aunque no se esperan grandes cambios, habrá que ver cómo la sobrelleva Williams o si empieza a centrarse en 2019 para volver a estar donde le corresponde.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies