Carlos Soler, ahora o nunca

Más y mejor que hace dos años. Sería el resumen fácil de la evolución de esta perla de la Academia.

0

Carlos Soler, el canterano valencianista que irrumpió con Voro hace un par de temporadas, está en un momento  clave en su carrera. Titular en el equipo y con grandes apariciones en la Champions, es momento de su consagración a nivel europeo, de llamar con fuerza a las puertas de la absoluta. Ya no es aquel jugador que destacaba por su llegada y su golpeo. Ha mejorado su aportación defensiva. Es capaz de participar más en el juego tanto desde la banda como en la canalización. Sus basculaciones y sus coberturas son mucho más precisas. Su importancia a nivel grupal es mayor. Desde su posición de banda derecha contribuye más y mejor a la organización del juego.

Mejor futbolista, mejor jugador.

Es, en definitiva, un mejor jugador y es, al mismo tiempo, mucho mejor a la hora de mejorar a sus compañeros. Es en esta última faceta donde el 8 valencianista ha mostrado más mejoría. Desde un mayor despliegue físico, pasando por una mayor capacidad de liderazgo, Soler es hoy en día mucho mejor que entonces. Tanto en Old Trafford como en Mestalla ante el Barça, vimos a un jugador maduro, involucrado en el juego, en el dominio del partido, abarcando muchos aspectos. Capacidad de ser el tercer medio centro en algunos momentos. Desplazamiento en largo. Visión de juego en zona de finalización. Son tres de sus mayores virtudes y hacen de él una pieza indispensable para Marcelino.

El pasado domingo ante el FC Barcelona lució en ese aspecto del juego, su implicación en guardar las espaldas de Kondogbia o Parejo cuando estos adelantaban la línea de presión y Messi buscaba ese espacio para encarar. Fue una pieza más de la orquesta, cierto, pero una pieza que suena cada vez mejor y cuyos acordes suenan cada día más afinados. Con él en el foso de los músicos, el director puede estar mucho más tranquilo.

Unió a esta inteligencia táctica y a esta concentración, sus continuas ayudas a Piccini para evitar las llegadas de Jordi Alba y sus combinaciones con el astro argentino. Dos funciones defensivas que cumplió a la perfección y que entorpercieron el arsenal ofensivo culé. A partir de ahora hay que exigirle a ese nivel puesto que ya sabemos que puede ofrecerlo. Ya dio el paso de promesa a realidad, ahora corresponde ser una realidad de gran jugador.

Foto destacada vía: soccerstarmyanmar.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies