El baile perfecto de Alonso

Asombroso, increíble, magnífico, extraordinario, mágico. Así fue el baile perfecto de Alonso

0

Daytonazo de Alonso, Marca. Fernando Alonso, un huracán en Daytona, El País. New York Times, BBC y Autosport, entre otros, también hablan del hito del español. El mundo entero se hace eco hoy de la victoria del Cadillac #10 en Daytona. La carrera, lejos de ser atractiva para el aficionado, estuvo marcada por una intensa lluvia que obligó a los organizadores a neutralizar la competición en algunos momentos.

El equipo de Wayne Taylor partía desde la sexta posición. Daba la impresión que estaban lejos de los mejores porque el Balance of performance les había perjudicado. Y así sucedió durante el primer tramo de la carrera. En condiciones de seco con temperaturas no muy bajas, los Acura y Mazda se mostraron más competitivos.

Como una estrella brillando en la noche

Pero cayó la noche y todo cambió. Fernando Alonso se subió por primera vez al monoplaza e hizo magia, como nos suele tener acostumbrados. No hace falta que Fernando tenga el mejor coche para ganar. Cuando comenzó el stint era octavo. Se bajó del Cadillac siendo primero. El dato basta para hacerse una idea del nivel que mostró el asturiano en suelo estadounidense. Pero creo que no somos conscientes de lo que esto supone. Alonso adelantó siete coches, cuyos pilotos eran de gran nivel, pese a no tener la mejor máquina. Les adelantó y fue capaz de abrir hueco y consolidarse como líder indiscutible de la prueba. Sencillamente asombroso.

El segundo stint fue más de lo mismo. Su ritmo fue muy superior al de sus compañeros. Eso hizo que el equipo decidiera volverlo a subir al prototipo para disputar el que sería el tramo final de carrera, en condiciones muy difíciles. Las condiciones de lluvia extrema convirtieron el trazado en una pista de patinaje artístico en la que Fernando bailó con su Cadillac para poner toda la presión sobre sus rivales. Parecía que iba sobre raíles, a excepción de alguna corrección que tuvo que hacer para mantenerse en lo negro.

Fue entonces cuando Felipe Nasr, que se estaba mostrando tan rápido como el asturiano, cometió un error y se fue largo en la primera curva del circuito. Como no podía ser de otra forma, Fernando lo aprovechó. Lideró los seis minutos posteriores hasta que una bandera roja canceló la actividad en pista. Desde entonces, la lluvia no cesó y fue imposible reanudar la competición. Aunque no fue la mejor forma de acabar la carrera, fue inmensa la sonrisa que se dibujó en su cara al conocer el desenlace que tanto ansiaba. Desde ese momento la fiesta y la alegría invadió al equipo y la celebración fue por todo lo alto.

Alonso celebra junto asus compañeros la victoria conseguida. Vía: @alo_oficial

Cualquier adjetivo se queda corto

Fernando Alonso lo ha vuelto a hacer. Tenía un objetivo, fue a por él y lo consiguió. Es fácil decirlo, pero fue una tarea dura hacerlo realidad. Su adaptación fue rápida y su pilotaje también. Ahora vemos todo el potencial que tiene y que quedaba en segundo plano año tras año cuando corría en Mclaren. Un talento que nunca perdió y que usó para que su exquisita conducción, al límite pero elegante, fuese un auténtico baile bajo la lluvia.

Podemos calificar esta victoria con miles de adjetivos, pero la mayoría se quedan cortos para describir lo que Alonso hizo el domingo. Y poco más se puede decir. Solo queda disfrutar y aplaudir cada victoria que ha conseguido y que va a conseguir en el futuro, porque esta ha sido solo una de muchas.

Desde Grada 3 felicitamos a todos los ganadores en Daytona. Podéis seguirnos en Facebook, Instagram y Twitter: 2motor_G3 y @rafa_mohedano

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies