UN CAMPEÓN DESCENDIDO

0

Tigre se enfrentó a Boca en la noche del pasado Domingo por la Copa de la Superliga; donde “El Matador” logró su primer título oficial, tras los goles de González, para abrir el marcador, y Janson desde la vía de los doce pasos. ¡Esto logro que los de Victoria clasifiquen a la edición 2020 de la Copa Libertadores de América!

Luego de varias instancias de ida y vuelta, la Copa de la Superliga, llegó a su fin con un único duelo entre Tigre y Boca en el estadio Mario Alberto Kempes, de la ciudad de Córdoba. Los de Victoria, con la dirección técnica de Pipo Gorosito, y que habían logrado un gran papel en la Superliga pero no pudieron evitar el descenso. Aun así siguieron jugando bien en esta Copa local, ganándole a Colon, Unión, Racing y Atlético Tucumán. No así; el caso de los Xeneizes, que derrotaron a Godoy Cruz, Vélez (por penales) y Argentinos Juniors, pero con una gran deuda en el juego, tras la lesión de “Bébelo” Reynoso. A pesar de eso, el equipo de Alfaro de gran eficacia en las áreas, salvadas de Esteban Andrada, y algo de suerte, pudo llegar a la final.

Formaciones Boca vs. Tigre (imágenes extraídas de 365scores)

 

Las contradicciones del fútbol

 

La gran final, acontecida el 2 de junio, tuvo particulares actuaciones donde El Matador no jugo bien, y no demostró sus mejores virtudes como lo venía haciendo a lo largo de la Copa. Aun así, logro convertir dos goles; uno por error del arquero boquense, y el otro desde los doce pasos, tras que Boca quedó mal parado en una contra y devino una situación muy clara de gol, interrumpida por un agarrón del defensor Xeneize, Carlos Izquierdoz.

Más allá del resultado, Boca jugó bien, pero esa suerte y eficacia que antes había tenido, no apareció en el Kempes. Los primeros 20’ se vio un equipo que intento salir jugando, tras la presión alta de Tigre, con Mauro Zarate y Villa a los costados, y un equipo corto para liberar la mitad del campo rival y poder llegar con espacios al gol. Muy al estilo de fútbol inglés, con transiciones rápidas, que lograran quedar mano a mano ante la defensa de Tigre, así se pudo ver situaciones claras de gol, como la de Benedetto, que da en el palo, y otra no tan clara pero muy buena, de Villa que tapa Marinelli, y luego deriva en córner.

Luego de eso vinieron los goles de Tigre, donde en el primero se puede destacar un gran movimiento, que ya se les había visto anteriormente, y consiste en agrupar varios jugadores con gran habilidad técnica como lo son Cachete Morales, Menossi, Janson y Montillo, en un espacio reducido, situado a pocos metros del arco. A eso se le agregó en esta jugada, a un González que siendo 9 se tira a la banda para recibir el balón y termina impactándolo, de forma inesperada con su pierna no hábil, la zurda, hacia el primer palo de Andrada, quien no resuelve bien, y no puede evitar el primer gol de Tigre.

El segundo gol de Tigre, proviene de una contra, tras un córner desperdiciado por Boca, y un lento retroceso del equipo boquense, y sumado a Izquierdoz que avanza para hacer valer la ley del offside, pero por su lentitud no lo logra y habilita a González, que con un pase al medio deja a Janson solo frente a Andrada, y termina siendo molestado por un agarrón del mismo Izquierdoz, para que luego el N°11, cambiara el penal por gol.

La obtención de los goles por parte de El Matador, provoco que tomara una postura más conservadora, y dejara de presionar alto, como lo venía haciendo. Por esto Boca, ante la falta de volantes, tuvo que bajar a  Tevez para poder conducir y generar juego, pero el sistema se vio falto de opciones de pase, debido a que Capaldo y Campuzano quedaban en la misma línea de juego y no permitía avanzar al equipo, así como también ninguno de los laterales profundizaba para encontrar más espacios y evitar el bloque defensivo de la defensa-medio de los de Victoria. Se puede sumar que Zarate choco constantemente con la posición de Tevez, e hizo que Boca no tuviera tantas opciones de juego, ya que Benedetto tampoco se mostraba para pivotear entre los centrales, en caso de buscar un ataque más directo. Defensivamente en el juego, Boca no tuvo problemas por la gran distribución del campo entre Campuzano-Capaldo, que les permitió robar y controlar los ataques, y más teniendo en cuenta el despliegue del tándem.

Incidencias del partido. (Información extraída de la página web Promiedos)

Suerte…

Las diferentes situaciones; y el tiempo que pasaba llevó a que los de Gorosito, se cierren y ocupen más espacios cerca del arco defendido por Marinelli. El equipo de Alfaro sustituyó algunos jugadores, y corrigió, mejorando la distribución de juego gracias a los nuevos posicionamientos y logrando profundidad a través de un mejor pasaje de Lisandro López, quien terminó como lateral por la lesión de Buffarini. Sin embargo, a pesar del empuje y la mejoría; la suerte y la eficacia no estuvieron del lado Boquense debido a algunas tapadas de Marinelli, y el travesaño que impidieron que Boca descontara, y diera como resultado un 2-0 a favor de Tigre, logrando este su primer título oficial y la clasificación a la Copa Libertadores 2020, ¡a pesar de haber descendido al Nacional B!

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies