Anquela: «Me llevo el cariño de Oviedo, que eso no se puede pagar»

El técnico jienense repasó la actualidad en los micrófonos de la Cadena SER, donde aseguró que "la palabra clave es tranquilidad"

0

Juan Antonio Anquela ha vuelto a hablar. Lo hace casi dos meses después de su destitución como entrenador del Real Oviedo. El jienense ha accedido a repasar la actualidad que le rodea y su paso por el conjunto asturiano en SER Deportivos Asturias. Por el momento, el ex técnico azul se encuentra de vacaciones junto a sus familiares, a la espera de posibles llamadas para volver al verde. Eso sí, avisa: «No tengo prisa, vamos a intentar hacer las cosas bien y si sale algo que nos interese lo aceptaremos», dijo.

Anquela reconoció tener «envidia sana de los equipos que están jugando la fase de ascenso» porque «creo que la afición del Oviedo y la ciudad se merecen una cosa así. Son los que no fallan nunca». Repasando su trayectoria en club asturiano, el jienense reconoció que «he estado a gusto hasta el último segundo, nunca he dejado de pelear y siempre he creído. Lo he intentado todo.Me llevo el cariño de Oviedo, que eso no se puede pagar. Al club le estaré agradecido siempre porque he visto una afición y una ciudad volcada con su equipo como no había vivido nunca».

Preguntado por si habría algún aspecto que intentaría modificar de su paso por el Oviedo, Anquela destacó que «empiezo a analizar y digo ‘me he equivocado en menos de lo que la gente piensa’. Cambiaría un par de cositas porque es un hándicap difícil de llevar. También he visto cosas negativas, pero hay que convivir con ellas. Y si no eres capaz de decirlas en su momento tampoco las vas a decir ahora. Me han mirado con lupa absolutamente todo».

Anquela cree que «la palabra clave es tranquilidad»

Preguntado por su perfil como entrenador, Anquela reconoce que no comparte que se le tache como un entrenador defensivo. «Es una auténtica aberración que se diga eso, pero cada uno lleva el aspa donde le interesa. Son 48 goles a favor y 48 en contra. Son números para pelear por el descenso. La palabra clave es tranquilidad, por fuera se pueden poner los objetivos e ilusiones que quieras, pero desde dentro hay que pensar. Es como el niño que lo echan de cinco colegios diferentes y los culpables son siempre los maestros. Hasta que no veamos eso no podemos seguir creciendo. El fútbol no es ahora, es cuando se puede. Ahora hay que sentar unas bases, que el Oviedo lo está haciendo, y lo único que falta es un pelín de calma. Se necesita una dosis de tranquilidad y paciencia que a veces no tenemos».

Analizando la temporada, Anquela reconoció que «hemos perdido tres o cuatro partidos que no debimos perder. Algunos fueron accidentes y al final eso te merma. El Oviedo siempre está al límite, siempre está rozando el larguero, pues algún día dará en el larguero y entrará». Además, preguntado por la llegada de siete canteranos al primer equipo, el jienense afirmó que «nosotros íbamos a echar mano de la gente del filial, pero quien tenía que sacar esto adelante era la gente que tenía que hacerlo. Los que tienen que llevar el peso del equipo son los que se les ha contratado para ello. Ahora hay siete del filial preparados para estar ahí, pero ya tienes el equipo hecho y tienes que ver si quieres hacer una plantilla más corta o más larga. Pero lo que está claro es que al Oviedo le van a seguir exigiendo que ascienda».

Imagen destacada: lavozdeasturias.es

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies