Luis Enrique vuelve, Robert Moreno se va

Luis Rubiales y Molina atendieron a los medios de comunicación y enviaron el mensaje de que Lucho volvía y contaron también la versión cronológica de los hechos

0

Llegaba el presidente Rubiales junto al director deportivo de la RFEF Molina, ambos con gesto serio. Comenzaba dejando claro que Luis Enrique regresaba al puesto de seleccionador nacional, como se dijo meses atrás, si él quería regresar, lo haría. Tras una explicación de lo ocurrido, Robert Moreno confesó que Luis Enrique quería volver a entrenar.

Rubiales y Molina conocieron ayer que Luis Enrique quería volver y Robert Moreno envió un mensaje a ambos, diciendo lo siguiente: “Quiero acordar mi salida y no ser un impedimento para la vuelta de Luis Enrique”

La llamada al técnico asturiano se realizó y confirmó que quería regresar. El plan era el de comenzar con los trámites después de la clasificación, pero todo se precipitó, no se pudo hacer así. Hoy se habían citado a las 10:00 horas Robert Moreno, Luis Rubiales y Molina, pero el primero no se presentó.

El presidente quiso que todo el mundo realizase las preguntas que quisieran.

En la comparecencia no se habló sobre la relación entre Robert y Lucho, ya que es un tema que no les compete. Pero sí se añadió que el nuevo seleccionador estará hasta el Mundial de Qatar 2022. Sobre la decisión de Robert Moreno, ambos expresaron su sorpresa, no lo esperaban. Además, señalaron que la Federación había dado la oportunidad a Robert, algo que le abrirá las puertas en un futuro.
También señalaron el no compartir las decisiones de Robert, ayer por la mañana decidió no continuar y no quiso dar explicaciones después del partido, dejando toda la responsabilidad a Rubiales y Molina.

Tanto el presidente como el Director Deportivo tenían claro que la actuación había sido impecable, habían mantenido la promesa a Luis Enrique de que si el técnico quería, regresaría, asi ha sido.

Muchas fueron las cuestiones presentadas en la rueda de prensa, se extendió y habló largo y tendido para aclarar absolutamente todo. Lo más destacado fue que todos querrían haber tenido un desenlace mejor, sin tanto revuelo, ni tanta acaparación mediática a un hecho que debería de haber sido recibido de una manera distinta, ya que es el regreso a la Selección de un entrenador que tuvo que dejar su puesto por unos motivos terribles, como era la enfermedad y el posterior fallecimiento de su hija pequeña.

Un ambiente de tensión y frío acaparó la comparecencia, pero las explicaciones y aclaraciones habían sido claras. Ahora toca esperar a próximos eventos, la presentación de Lucho, el nombramiento de un nuevo segundo entrenador que quizá sea Unzúe, pero hasta el momento todo son meros rumores hacia ese cargo, ya que el técnico asturiano pidió a Rubiales el no hablar sobre el staff, que de eso se encargará más adelante.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies