La Carrera Astur | Pk.29: El Sporting espanta los problemas; el Oviedo agrava los suyos

Fin de semana de contrastes en el Principado. Mientras que en Gijón sonríen y miran hacia arriba, la situación que viven los carbayones empeora al hundirse más en el fango del descenso

0

Fin de semana de opuestos en las dos ciudades y clubes más representativos del Principado, ya que Sporting y Oviedo lograron resultados bien diferentes. El cuadro rojiblanco abrió la jornada el pasado viernes y lo hizo con victoria frente al líder. En un encuentro igualado frente al Cádiz, el cuadro gijonés despachó un encuentro completo con y sin balón para lograr tres puntos que le hacen alejarse de la temida zona baja. Por su parte el Real Oviedo, a pesar de que mereció mejor resultado, cayó derrotado en Lugo en una auténtica final por la permanencia y que deja al equipo de José Ángel Ziganda a cuatro puntos de la salvación.

Un gran refrendo frente al líder

  • Un estilo y propuesta muy reconocible: Tras el buen partido de Santander llegaba el líder. Quizá no era el rival, por las características del mismo, unido a un Sporting en crecimiento con una propuesta totalmente opuesta y de las que suelen gustar al equipo cadista. Pero el equipo gijonés mostró personalidad y carácter. Fiel al estilo que desde el día 1 ha intentado implantar Djukic de ser protagonistas con balón despachó un gran inicio, con pocas ocasiones, pero buscando siempre la portería contraria.
  • Sin fisuras: Eso sí, sin descuidar la propia. Aunque el Cádiz dispuso, a balón parado mayormente, de claras opciones, el Sporting volvió a despachar un encuentro sin fallos en defensa. Tanto en la salida del balón, donde cada vez se ve al equipo más suelto, como en acciones defensivas. Se mostró la zaga bastante segura ante las rápidas transiciones del Cádiz por banda y de Álex Fernández. La pareja MolineroMarc Valiente parece ha llegado para quedarse, pues en 180 minutos no han encajado gol alguno.
  • La mordedura del ‘lobo’: Álvaro Vázquez encadenó una segunda titularidad como principal referencia ofensiva y se mostró batallador y participativo como en Santander. No muy afortunado en las acciones en las que intervino, que se encontró con una defensa cadista que le anuló. Pero dispuso de una ocasión, una sola, y la metió. No puede pedirse mucho más a un delantero que con su segundo gol de la temporada ya da puntos al cuadro rojiblanco. Es de esperar que en menos de una semana en Ponferrada repita como referencia arriba.
  • Mirando hacia arriba: Los últimos seis puntos espantan los fantasmas de la zona baja que aunque se queda a la misma distancia que antes de la jornada, ha adelantado a varios equipos que se ven ahora metidos en esa pelea por no caer abajo. Dos victorias que han acercado al equipo a su objetivo del verano; pelear por subir. Nadie en el club -e incluso en el entorno la gente dentro de la euforia se muestra cauta- quiere hablar de más allá de Ponferrada. Pero también es obvio que las calculadores ya echan algo de humo.

Dolorosa derrota en Lugo

  • Otra primera parte regalada. Hace exactamente una semana decíamos que una de las cosas con las que el Oviedo debía quedarse tras su derrota ante el Alcorcón fue la segunda mitad. Era el espejo sobre el que debía asentarse la mejoría del equipo tras un primer tiempo regalado. Siete días más tarde volvemos a escribir lo mismo. El conjunto carbayón regaló, de nuevo, la primera mitad. Los azules fueron superados por un Lugo más intenso y que mostró más ganas de llevarse el duelo a lo largo del tramo inicial. Llegó el tanto local en otro error defensivo. Y con él las imprecisiones y prisas propias de un equipo que, jugándose la vida, regaló a un rival directo media hora de encuentro.
  • La reacción, insuficiente. A partir del primer tercio de encuentro, el Oviedo mejoró notablemente. Los de Ziganda adelantaron sus líneas a la hora de presionar, metiendo al Lugo en más de un problema, y comenzaron a enlazar varias jugadas que a la postre supusieron situaciones de peligro. En el tramo inicial del segundo acto, esta buena línea se prolongó durante los primeros minutos, donde al equipo se le anuló un gol y dispuso de varias ocasiones para lograr el empate. Pese a ello, la igualada nunca llegó. La pregunta que a todo el oviedismo le surge es por qué se volvieron a regalar los minutos iniciales del encuentro.
  • Un partido de más de tres puntos. El encuentro del Anxo Carro era de esos partidos en los que hay en juego mucho más que una simple victoria. Al margen de los tres puntos que un equipo podía sumar en caso de ganar, están también los tres que su rival dejaría de acumular en su casillero más la diferencia de goles particular. Y el Lugo saltó al césped consciente de todo esto. No así el Oviedo. Un factor clave que puso a los lucenses el premio de la victoria más cera. Y es que fue un encuentro típico de dos equipos que buscan salvarse. Con poco fútbol y muchas imprecisiones. Y en este contexto triunfa siempre, y hay que decirlo claro, el que más ganas y c…… ponga.
  • La situación se complica en exceso. Es verdad que en un momento como este se debe apelar a la unión para intentar, entre todas las partes, sacar adelante la situación. Pero también es cierto que el actual momento que vive el Oviedo ha terminado con la paciencia de muchos. El equipo se encuentra a cuatro puntos de la salvación y con mes y medio clave por delante. Partidos que determinarán el futuro de la entidad azul en la categoría. Semanas complicadas en las que los asturianos no pueden fallar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies