Un árbitro fuera de (su) categoría

La actuación de David Medié Jiménez, reincidente en escándalos y decisiones incomprensibles, en San Mamés vuelve a levantar la polémica sobre el estamento arbitral y también sobre el VAR

0

Un domingo cualquiera en San Mamés. Un partido, uno más de esos a las dos de la tarde, un horario deleznable que obliga al aficionado fiel, al socio, al abonado, a elegir entre su familia y su equipo. A tomar una decisión entre dos de las cosas que más querrá en su vida. Cada uno lleva esas decisiones como puede, pero parece que no son los únicos a los que les trastorna el horario. Porque vista la actuación de David Medié Jiménez en San Mamés este pasado domingo, primero del mes de marzo, parece claro que al colegiado de 35 años de Sabadell tampoco le gusta. Y se propuso dar la nota con una actuación bochornosa a modo de protesta.

Bueno, lo cierto es que podría ser una posibilidad, pero no parece que tenga muchos visos de ser cierto. Simplemente podemos decir a estas alturas que Medié Jiménez es un pésimo árbitro. Ya podíamos antes con su historial, pero ahora con más peso. Una ignominia absoluta e indigna para lo que dicen es la mejor liga del mundo. Recalco dicen. Porque para ser la mejor liga del mundo no puede darse a Medié Jiménez un partido de esa competición. Punto. No se puede ser tolerable este tipo de arbitrajes. Los errores son humanos. Todos lo asumimos aunque el forofismo por momentos nos diga que no. Al final en frío nos resignamos, porque nosotros también los cometemos, pero nuestros errores siempre acarrean consecuencias. Si pregunto, ¿molesto? ¿Qué consecuencias tendrán los graves errores de Medié Jiménez este pasado domingo?

La decisión del penalti de Pau Torres tiene difícil explicación. El CTA ofrecerá alguna retorciendo hasta límites inalcanzables la norma sobre las manos para escurrir el bulto como siempre hace. El seguir o no con esa ‘guerra’ le corresponderá al Villarreal, que ya ha elevado una protesta por la actuación del VAR. Pero ahí el club groguet erra claramente el tiro y el campo de batalla en el que debe pelear.

La culpa aquí no es del VAR ni del árbitro que está en la sala VOR. Quien ha tomado la decisión es el árbitro de campo y la única forma que tienen desde la sala VOR de revocar la decisión es que sea un error claro y manifiesto. Traduciendo, que el balón no tocase en la mano, pero como toca, aunque la única manera de evitar que ese balón toque en la mano sea amputándosela, no se puede considerar un error de algo que es interpretativo. Den por seguro que Gil Manzano que estaba en el VAR no hubiese dado pie a la revisión si Medié Jiménez no hubiese señalado nada en el campo. Pero el CTA no permitirá jamás al extremeño dar su valoración de forma sincera. El corporativismo por encima de la verdad y la honradez.

Medié Jiménez está cumpliendo su tercera campaña en la máxima categoría. Debe ser un portento físico en las pruebas para que el CTA le permita varias actuaciones de éstas por temporada. Porque lo de San Mamés no ha sido un ‘mal día’ que digamos. Lo suyo viene de años atrás y algunos nos acordamos del sobrenombre de ‘Expulsé Jiménez’ que se ganó con merecimiento en sus años en la categoría de plata. Una categoría de plata donde ya mostró grandes carencias que no ha corregido, sino que con el nivel exigido en una competición superior se han visto agravadas.Si le van a permitir que lo haga en una cuarta, que no me quieran volver a vender a la liga española como la mejor del mundo. Con jueces así, es imposible serlo. Y en LaLiga, la RFEF y el CTA lo saben, aunque les dé igual.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies