El Baloncesto y yo

0

Todo empezó en un verano de 2003, ese verano empecé en un campus y ya no pude parar. No era el primer contacto que tenía con el baloncesto, pero si el definitivo. Mi abuelo me había llevado a más de un partido del equipo de la ciudad en la antigua y olvidada – y fracasada, seamos sinceros – LEB Bronce, donde yo me preguntaba si cuándo le hacían falta a un jugador, tiraba las faltas como en el fútbol. También me había llevado a ver los Harlem Globber Trotter, algo que cualquier aficionado al baloncesto lo tiene que hacer una vez en su vida, yo ya llevo dos.

Desde entonces no he parado. Llegó a mis manos el NBA Live 2004, lo que me adentró en el mundo de la NBA. Ahí conocí a mis dos grandes ídolos, Michael Jordan y Kobe Bryant, aunque mi equipo siempre han sido, y serán, los Boston Celtics.

Con ese campus de verano llegó mi iniciación en el mundo del baloncesto. Tras jugar 9 años, me metí en el mundo de los banquillos por influencia de mi padre y tras dos años compaginando banquillos y pistas entendí que se me daba mejor estar en la banda. Tras 6 años como entrenador me llegó la oportunidad de  ser director técnico. Además, he podido escribir en esta página sobre mi deporte favorito, creo que he tocado todas las facetas de este deporte, porque, ¿quién no ha sido árbitro o mesa en algún partido de su club?

No es una historia de amor de esas románticas, ni tampoco hará llorar a nadie. Estas son unas líneas para agradecer a mi abuelo, a mi padre y al baloncesto todo lo que me han dado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies