Las paradas de Aitor Fernández no fueron suficiente para frenar al Atleti

Un gol en propia puerta decide el encuentro en el Camilo Cano y afianza tercero al Atlético

0
Levante UD 0 1 Atlético de Madrid

El partido no llegó ni al minuto 1 y ya vimos al portero que más intervenciones hace de LaLiga, Aitor Fernández, tuviese que sumar una parada más ante el duro golpeo de derecha de Marcos Llorente. El Atlético de Madrid entraba el partido con la intención de dominar y teniendo mucho peso en campo rival. La elevada presión de los de Simeone atosigaban a los de Paco López, el Levante no se encontraba cómodo desde que se sacara de centro…

En los primeros diez minutos de partido, los visitantes monopolizaron el juego ofensivo, con la línea de centrocampistas muy adelantada, con Diego Costa como iniciador de la defensa rojiblanco, muy cerca del área local. Durante este período, ningún jugador del Levante pisó los alrededores de Oblak, quien únicamente tocó el balón en una posesión favorable. Antes de que el minutero alcanzase el primer cuarto de hora de partido, el electrónico ya se declinaba en el lado de los visitantes. Tras un rechace a balón parado, Arias aprovechó la segunda jugada filtrando un buen balón a Marcos Llorente. El ’14’ controló como si fuera un ’10’ quedando solo ante Aitor, el jugador rojiblanco intentó ceder el balón a Diego Costa, para que rematara a placer, y una carambola acabó con el balón en la red local.

El dominio se teñía de rojo y blanco, pero no por ello se eximía de estar expuesto a cualquier acción de los granotas. Tanto es así que tras un rechace de saque de esquina, el balón sobrevoló el área rojiblanca después de un -contundente- despeje de Savic. Mientras la pelota caía en los pies de Bardhi, quien botó el balón parado previo, ante la tímida presencia de Costa. El macedonio aprovechó la incorporación de Rochina por banda y cedió la pelota para que de izquierda centrara. El balón pasó el cumulo que aun seguía tras el saque de esquina y, en el segundo palo, encontró a Roger, solo. Sin embargo, el ariete granota no pudo materializar el centro.

Parecía que el impenetrable Atlético cedía espacios en su territorio y los locales empezaban a estirarse para merodear las inmediaciones de Oblak. La pausa de hidratación reafirmó la presencia rojiblanca en ataque y atisbó la posibilidad de los granotas de retornar al empate. A pesar de controlar la situación con mucha presencia en la sala de máquina de Thomas y Koke, el Atlético no consiguió recuperar la vigorosidad de los primeros veinte minutos, en los que Radoja y Vukcevic se veían incapacitados de comenzar posesiones.

Así, con los visitantes más volcados, llegó una oportunidad de gran relevancia para los intereses del conjunto de Simeone. El cero a dos se escapó por cuestión de ajustar, de perfeccionar un buen remate de cabeza. Koke levantó su brazo derecho y cuando agachó la cabeza para iniciar el golpeó, una vez que la volvió a alzar vio como la pelota iba directa al segundo palo, donde Diego Costa cabeceó, picando la pelota. El balón rozó el poste derecho de la portería defendida por Aitor, ante la atónita mirada del guardameta.

Los primeros cuarenta y cinco minutos nos dejaron un envite notablemente desequilibrado, en cuanto a juego, porque la realidad es que el resultado es ajustado y muy abierto para el segundo tiempo. El Atlético de Madrid aglutinó la posesión y las ocasiones, el equipo visitante acumuló a un gran número de jugadores por dentro, dejando que los laterales asumieran peso en el juego ofensivo, más de Arias que de Lodi, por la simple razón de tener a Carrasco en su misma banda. A pesar de poder irse con una ventaja mayor, los de Paco López están vivos, aunque se le nota a sus jugadores más acusados por el cansancio que sus rivales. Aitor, con varias intervenciones, mantiene un halo de esperanza para los locales.

El segundo tiempo empieza con una incógnita sobre si el rumbo del partido seguirá siendo el mismo. ¿Arriesgará Paco López? a respuesta fue inmediata con un triple cambio que pretendía aumentar el número de posesiones para los locales. Los visitantes perdieron el monopolio de la posesión, Simeone prefirió retroceder la presión e intensificar las ayudas en campo propio, a sabiendas que tendría varias oportunidades.

La entrada de Campaña, a la suma de jugadores de buen trato de balón en el terreno de juego, así como la incorporación de Morales permite aumentar la peligrosidad. Aunque, al acumular tanto jugador ofensivo, Paco López asumió el riesgo de ser más vulnerable en las salidas de su rival. Un adversario que con la entrada de Joao Félix y Correa le dio combinaciones por dentro de mayor peligro, puesto que se juntaban en la zona interior: Thomas, Koke, Saúl y los anteriores ya mencionados.

El partido dejó de ser una película protagonizada por aquellos que visten de rojo y blanco, los granotas tenían mucho que decir y lo dijo. Quizás sus oportunidades no desembocaron en ninguna atajada del esloveno, pero Mayoral, por el minuto 80, pudo haber empatado el partido, o -varios minutos antes- con un disparo de Bardhi directo al lateral de la portería.

El Levante se mantuvo en el partido gracias a la inoperancia de los hombres de ataque de Simeone, las oportunidades se contabilizaban con dos dígitos, Aitor Fernández detuvo y sostuvo a los suyos ante los incesantes disparos a portería que realizaron los jugadores rojiblancos. La insistencia de los locales no decayó en ningún momento, el protagonismo en la franja ofensiva de Toño permitió sumar un gran número de centros laterales, bien defendidos por la zaga visitante, con Savic como principal protagonista.

El Atlético de Madrid se agazapó en los últimos cinco minutos, acumuló jugadores por dentro para evitar la filtración de cualquier balón granota e intensificó e número de ayudas en banda, con movimientos bien coordinados y rápidos. El Levante intentó agujerear el muro edificado en las prximidades de Jan Oblak para evitar que el marcador volviese a estar equilibrado. Y así fue, los de Simeone lograron vencer y sumar la tercera victoria consecutiva (la mejor racha de victorias en LaLiga), un hecho que no se repetía desde el inicio de temporada.

Ficha técnica
Levante UD: Aitor Fernández, Coke (Miramón, min. 60), Bruno, Rubén Vezo, Toño; Bardhi (Hernani, min. 83), Radoja, Vukcevic (Campaña, min. 60), Rochina; Sergio León (Borja Mayoral, min. 70), Roger (Morales, min. 60).
Atlético de Madrid: Oblak, Arias, Savic, Mario Hermoso (Giménez, min. 59), Lodi; Saúl, Thomas (Morata, min. 84), Koke, Carrasco (Joao Félix, min. 60); Marcos Llorente (Correa, min. 59); Diego Costa (Herrera, min. 80).
Goles: 0-1: Bruno (p.p), min. 15
Árbitro: José Luis Munuera Montero. Comité andaluz. Amonestó a Coke, Vukcevic y Toño en dos ocasiones, siendo expulsado (m. 92) por el Levante; y a Saúl y Morata por el Atlético.
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Olímpico Camilo Cano de La Nucía a puerta cerrada.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies