Llegó Luka Romero

Nos encandila su descaro, su garra y la calidad que le desborda

0

Con una melena de otra época, una cinta en ella y el 29 a la espalda. Así saltaba Luka Romero al césped del Visit Mallorca Estadi, en el día más importante de su vida. El chico que pasea 16 años en su espalda llena de descaro sobre el terreno de juego.

Luka homenajeó a Maradona. Recibió entre líneas, controló, se giró y con un zurdazo marcó un gol que se fue directo al cielo, donde su abuela observa con orgullo la primera obra de un nieto que va directo hacia el estrellato.

Romero, argentino de sentimiento y mejicano de nacimiento, Durango fue la ciudad que le vio nacer. Llegó a Mallorca previo paso por Ibiza. En el club bermellón ha ido quemando etapas a velocidad de crucero y en el primer equipo ha necesitado bastante poco para dejar su primer sello en la red. Habilidoso, con garra, entrega y una zurda prodigiosa, este «pibe» ha llegado con fuerza al fútbol español.

El Logroñés fue la primera víctima de Luka. En un partido que pedía a gritos su entrada no solo marcó, sino que dejó algunos detalles celestiales. Un sombrero de tacón en el segundo balón que toca y un rastro que huele a crack que hasta marea. El pequeño 29 tiene que esperar su momento, tiene que acabar de hacerse, pero para nosotros, el público en general, queremos verle en el césped. Un niño de 16 años, que no supera el 1’65 y que no ha necesitado más de 64 minutos repartidos en 4 encuentros para dejas su marca.

El gran público sabe que el Mallorca tiene un diamante en bruto en esa melena perfilada y que desborda calidad en cada toque de balón, pero Luis García sabe que tiene que seguir un proceso para que el chaval no acabe quemado y venga un grande a arrebatarlo de las manos de sus criadores. El técnico madrileño sabe lo que tiene en ese 29 y quiere cuidarlo y mimarlo para que llegue a ser lo que sus inicios indican.

Mientras todos nos rendimos a su gol, Luka lo sigue disfrutando en casa y seguirá sonriendo alternando el filial y primer equipo. Él tiene que seguir feliz dándole toques al balón y hacer lo que mejor se le da: fantasear con la pelota. Tiene el futuro en sus pies.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies