La importancia del «4»

Iñigo Ruiz de Galarreta se ha convertido en una pieza indispensable en el esquema de Luis García Plaza

0

Los relojes suizos funcionan con una precisión absoluta. Cada pieza conlleva consigo un trabajo indispensable para que la próxima pueda acometer su función de manera óptima. Cuando en ese mecanismo, una pieza falta o falla, lo que viene inmediatamente baja su nivel o falla. Este proceso se puede extrapolar al fútbol, siempre hay una pieza neurálgica que hace que todo funcione.

En el Mallorca, un menudo eibarrés se ha encargado de enrolar esa función tan importante para que el equipo funcione. El «4» es el punto clave para que el conjunto que dirige Luis García funcione correctamente. Galarreta compone al ritmo que su cabeza piensa y el Mallorca baila a su son. Como si de una orquesta, Iñigo ha sido capaz de hacer olvidar a Idrissu Baba y hacerse recordar cuando no está.

La ausencia del jugador vasco llamó la atención, sobretodo cuando el equipo quiere funcionar. Las características de Baba hacen que todo lo que pase por él sea más lento. El ghanés relantiza el juego, hace que el reloj funcione a trancas y barrancas. Baba y su lentitud en la circulación de la pelota ayuda a los equipos a replegarse con mayor tiempo de reacción, ante la UD Las Palmas se vió. Un equipo que sufre sin pelota, acometió un ejercicio defensivo buenísimo. No sufrió ante el segundo de la competición y ejerciendo una presión tras pérdida que hizo desesperar a un Baba desencajado en el centro del campo.

El Mallorca tiene en Galarreta la pieza más importante de un organigrama táctico, que con él, funciona a las mil maravillas, pero con su ausencia sufre las durezas de La Liga Smartbank

Por su parte, la pieza clave del reloj suizo, Galarreta, aporta esa velocidad de circulación que necesita la maquinaria para funcionar a toda vela. Iñigo tiene una lectura táctica, para saber como presionar y ocupar zonas del campo fructífera para la recuperación tras pérdida y para darle viabilidad a la circulación rápida. Sin necesidad de salir entre centrales, el de Eibar se coloca en el primer escalón para salir jugando desde atrás. Con buen pie, es el primero en generar la jugada, es capaz de romper líneas con pases entre ellas. Es el primero en aportar profundidad a los extremos, que rompen sabiendo de la capacidad de romper líneas del número «4».

Las estadísticas le avalan

La confianza que aporta a sus compañeros hace que el equipo funcione. Los jugadores saben de sus cualidades con balón y cuando el balón corre, los rivales les cuesta seguir el ritmo y en este caso, los extremos se potencian. Con Galarreta, el Mallorca ha jugado 17 partidos y sólo perdió la cabeza ante el Fuenlabrada. La importancia en el juego, que se extrapola a las estadísticas que tanto ama la gente. Transfermarkt le da la razón a la pieza neurálgica de un reloj que con él funciona a las mil maravillas y sin él, le cuesta encontrar un ritmo cercano y sufre las durezas de La Liga Smartbank.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies