Los ‘bufonazos’ de José Bordalás

Desde hace varios años, el actual técnico ha tenido encontronazos con otros entrenadores que han perdurado con los años

0

El enfado de José Bordalás en rueda de prensa con Fran Escribá después del partido ante el Elche no es el primero del técnico del Getafe con otro entrenador. En éste, Escribá volvió a quejarse de las duras entradas de los jugadores azulones a los suyos y como fueron sus jugadores los que se cargaron de tarjetas. A ello Bordalás contestó de forma bastante vehemente y en un tono de hartazgo y enfado muy considerable que acabó con un «todo el mundo va hacia una corriente y yo soy la diana. Pero tengo una espalda enorme. Llevo años aguantando y aguantando. Lo fácil es señalar a una persona. A mí no me hunde ni el Titanic».

Este es solo el último episodio de una larga carrera, por diferentes motivos, en la que José Bordalás ha estallado contra otros preparadores y compañeros de profesión. La lista de desencuentros, la forman otros cinco preparadores: Jagoba Arrasate, Marcelino García Toral, Quique Setién, Julen Lopetegui y Erik Ten Haag entre otros.

Quique Setién, cuentas pendientes desde 2013

Setién fue el primero con quien tuvo un encontronazo dialéctico. Todo empezó cuando Bordalás dirigía al Alcorcón y Setién al Lugo en 2013. Entonces, el segundo criticó duramente al actual técnico del Getafe tras perder 0-1 en el Anxo Carro.

«Nos hemos dejado ganar por un equipo que no se lo ha merecido. Me cabrea ver a los jugadores perder tiempo. De los equipos que están arriba, espero que el Alcorcón no ascienda, porque da pena verlos. Es un rival complicado porque no juega ni deja jugar. Interrumpen y pierden tiempo», dijo Setién.

Bordalás, en esa ocasión, no contestó a Setién, que después, en el choque de vuelta, volvió a cargar contra el que fue entrenador del Alcorcón. «Parece que todos los equipos calentamos el partido contra el Alcorcón y este equipo acaba teniendo líos con todos, no conmigo. Esto ha sido un partido por llamarlo de alguna manera porque no lo interpreto como tal, lo interpreto como otra cosa».

El preparador del Getafe, ya sí contestó sin tapujos: «Me parece una falta de respeto gravísima e insto a quién corresponda, Federación, LFP o AFE a tomar cartas en el asunto para cortar estos comentarios», afirmó.

La rivalidad entre ambos se apagó hasta 2017, cuando volvieron a verse las caras. Ya en Primera División, con Setién en el Betis y Bordalás en el Getafe, volvieron a chocar. Después de empatar 2-2 en el estadio Benito Villamarín, Setién insistió con sus teorías anti fútbol de Bordalás y declaró que le «hervía la sangre» por el estilo de un equipo que, a su juicio, no practicaba fútbol.

Como respuesta, Bordalás le retiró el saludo, aunque después, en 2018, tras ganar 1-2 al Betis, le lanzó un capote cuando le preguntaron por los silbidos a Setién en el Villamarín: «No me gusta, no es agradable, si está aquí es porque no le han regalado nada». Fue su forma de firmar la paz.

Marcelino, calma tensa rota en la Copa

La rivalidad en los banquillos entre Bordalás y Marcelino viene de lejos. Ambos se encontraron por primera vez en un Alicante-Recreativo de Huelva de hace más de una década en un encuentro clave por el ascenso a Segunda B que se decantó del lado del técnico asturiano. Aparcada esa derrota, los dos entrenadores se volvieron a ver las caras en el curso 2018/19, con cuatro choques de Liga y Copa de alta tensión.

En la víspera del primer partido de los cuartos de final de la Copa del Rey, Marcelino dio a Bordalás donde más le duele. Criticó su estilo, cargó contra la dureza del Getafe y afirmó que juega al «borde del reglamento». El técnico del cuadro azulón contestó con una puya: «No tengo nada con ningún entrenador, pero sí he visto que Marcelino ha tenido problemas con muchos entrenadores. Ya sabéis lo que dijo Jurgen Klopp en el último enfrentamiento que tuvo con él».

Bordalás se refería a las declaraciones del técnico alemán tras un partido entre el Liverpool y el Villarreal en las que comentó no le gustaría ser como Marcelino «ni un segundo» de su vida. Después, hubo réplica y Marcelino recordó a Bordalás que la mujer del central Daniel «Cata» Díaz le llamó «falso, traidor y cobarde» por su comportamiento con el jugador argentino.

Estas palabras condujeron a dos partidos explosivos que acabaron en la vuelta con una tangana espectacular entre los jugadores de ambos equipos al final de la eliminatoria ganó el Valencia tras remontar el 1-0 de la ida con un 3-1 agónico que incluyó un par de tantos de Rodrigo en el tiempo de prolongación. Esta campaña se volvieron a encontrar en San Mamés y Marcelino simplemente dijo que su relación con Bordalás es «inexistente. Ni buena, ni mala», añadió.

Arrasate y unas declaraciones incompletas

La relación entre el técnico de Osasuna Jagoba Arrasate y José Bordalás era normal hasta que unas declaraciones fuera de contexto hicieron estallar a Bordalás. En la víspera de un choque ante Osasuna, Arrasate dijo varias cosas de su rival. Bordalás sólo escuchó una frase del técnico vasco en la que dijo que contra el Getafe el tiempo efectivo de juego siempre era menor.

Después del partido en el Coliseum, con un gris 0-0 Bordalás cargó con dureza contra Arrasate. Primero, sacó una hoja de estadísticas de Osasuna del choque que reflejaban unos datos del cuadro navarro muy conservadores. Y, después, estalló:

«El comodín de muchos equipos, de muchos técnicos, es el Getafe y Bordalás. Y no lo puedo permitir de ninguna manera. Hoy si no se ha visto un gran partido ha sido por culpa del rival que ha ido a empatar a cero. Es lamentable que esto ocurra jornada tras jornada. Ya no lo permito. Es tener muy poca vergüenza atribuirnos a nosotros lo que hacen ellos».

Bordalás no había visto las declaraciones completas de Arrasate el día antes: «Al Getafe se le ha puesto una etiqueta injusta. Hace un montón de cosas bien y sólo se remarca el otro fútbol, digamos. Tienen un montón de cosas buenas y me fijo más en eso. Respeto mucho al Getafe y al entrenador».

Después, en la siguiente ocasión en la que se cruzaron sus caminos, Bordalás se mostró más conciliador: «No hay ninguna polémica, es una magnífica persona y un gran entrenador», sentenció.

Lopetegui, una fea entrada y un enfado monumental

El enfado entre Bordalás y Lopetegui es reciente, de esta misma temporada. No había ningún problema entre los dos, pero una entrada durísima de Djené a Lucas Ocampos que sacó al argentino del campo en camilla hizo estallar la bomba. El entrenador del Sevilla, al comprobar el estado de su jugador, se encaró con el banquillo del Getafe al que increpó con dureza. Bordalás contestó y ambos fueron expulsados.

Tras el choque, en rueda de prensa, Lopetegui pidió perdón por sus formas: «El entrenador del Sevilla se ha equivocado fruto de la indignación que tenía. El entrenador del Sevilla tiene que estar por encima de estas circunstancias. Podía haber obrado de otra forma».

Bordalás narró que sólo quiso interesarse por Ocampos y, ante su acción, se vio «agredido verbalmente». Días después, en otra rueda de prensa, el técnico del Getafe lamentó no haber recibido una llamada de Lopetegui en privado para disculparse y calificó el comportamiento del entrenador del Sevilla como inaceptable.

Ten Hag se encara con Bordalás

En cuanto se unieron los destinos de Getafe y Ajax en los dieciseisavos de final de la pasada edición de la Liga Europa se acuñó el duelo de «choque de estilos». El cuadro neerlandés y sus florituras, ante el juego directo del Getafe. Y Erik ten Hag, antes del primer duelo, aseguró que «había que sobrevivir» en el Coliseum. De nuevo, sobrevoló la insinuación de que el Getafe era un club duro.

La derrota por 2-0 en la ida dolió al Ajax y nombres como Dusan Tadic criticaron que los jugadores del Getafe fingieran faltas constantemente. Otro, como Frenkie de Jong, desde Barcelona, atacó la dureza del club azulón. El segundo encuentro se preveía caliente y, otra vez, la bomba explotó.

En esta ocasión, Ten Hag se encaró con Bordalás en la primera parte. Durante varios encontronazos entre jugadores de los dos equipos, el entrenador del Getafe le recriminó una acción a Daley Blind. Entonces, ambos se dirigieron feas palabras y gestos.

«Empezó a discutir con Daley Blind y eso es algo que nunca deberías hacer como técnico visitante. Me metí en la discusión porque yo doy la cara por mis jugadores», dijo Ten Hag en uno de los variados capítulos entre Bordalás y otros entrenadores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies