Una Gran Bretaña unida para los Juegos Olímpicos

Las disputas entre las federaciones británicas han impedido en múltiples ocasiones la participación del Team GB en el fútbol olímpico

0

Ya llegan los esperados Juegos Olímpicos de Tokio 2020. En el verano de 2020 la población mundial se vio inmersa en la pandemia provocada por la COVID-19. Esto obligó al aplazamiento de los Juegos Olímpicos que debían tener lugar del 24 de julio al 9 de agosto en la capital nipona. El alto nivel de riesgo provocó que las naciones mundiales tuvieran que esperar doce meses para enfrentarse en busca del oro olímpico.

Pese a no ser el principal atractivo deportivo, el fútbol siempre ocupa un puesto relevante en el medallero de cualquier nación. Sin embargo, también supone un auténtico dolor de cabeza para las cuatro federaciones de fútbol presentes en el Reino Unido. 

Un inconveniente histórico

El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (anteriormente también Irlanda) siempre ha propuesto una presentación conjunta en la mayor parte de los deportes olímpicos, con el inconveniente futbolístico. La principal razón radica en la formación de federaciones futbolísticas de cada nación independiente. En 1863 se fundó The Football Association, en 1873 la Asociación Escocesa de Fútbol, en 1876 la Asociación de Fútbol de Gales y en 1880 la Asociación Irlandesa de Fútbol. 

En 1904 se produjo la creación de la FIFA para la organización del fútbol internacional. En sus estatutos se estableció que cada país soberano podía contar con una asociación entre sus miembros. En este caso el Estado soberano es el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, empero las cuatro federaciones británicas fueron admitidas por separado a razón de su actividad histórica. De esta forma las cuatro naciones podían participar en los torneos organizados por la FIFA, como sucede en la actualidad. Sin embargo, se determinó que su participación olímpica dependía en conjunto de la Asociación Olímpica Británica (BOA). 

En los Juegos Olímpicos de Londres de 1908 se consideró por primera vez el fútbol como un deporte olímpico. Esta fue la primera vez que Reino Unido participó con una selección conjunta, aunque íntegramente compuesta por futbolistas ingleses. Este modus operandi inglés continuó en las siguientes citas olímpicas con alguna excepción de inclusión de jugadores del resto de nacionalidades británicas. 

Los Juegos Olímpicos de Roma 1960 significaron la última participación británica en el siglo XX, presentando un conjunto mixto. Desde 1992 la clasificación europea al torneo masculino se lleva a cabo a través del Campeonato Europeo sub-21. Pese a que las naciones británicas lograron clasificarse, como en 1992 y 1996 Escocia y 2007 Inglaterra, rechazaron su plaza al no poder presentarse individualmente. 

Durante aproximadamente medio siglo las federaciones norirlandesa, galesa y escocesa han rechazado participar en conjunto, ante el temor de una posible pérdida de independencia en la FIFA. El Comité Olímpico Internacional (COI), máximo organizador de los JJOO, no permitió su participación individual, por lo que Gran Bretaña no compitió en los torneos masculino y femenino de fútbol. 

Selección masculina de Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos de Londres 2012
Selección masculina de Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

La excepción en casa

En el año 2011 se reabrió el debate británico por los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La posibilidad de incluir a los equipos masculino y femenino en los torneos fue apoyada por el BOA y el entonces Primer Ministro británico, Gordon Brown. Pese a que en un primer momento las federaciones de Irlanda del Norte, Gales y Escocia se negaron a la participación conjunta, el apoyo de jugadores como Gareth Bale o Aaron Ramsey conllevó a la formación de los combinados británicos para Londres 2012. 

La agrupación británica contó con fecha de caducidad tan pronto como llegaron los Juegos Olímpicos de Río 2016. Las federaciones volvieron a argumentar en favor de su independencia  y afirmando que Londres 2012 fue una “excepción” por jugar en el país británico. 

La futbolista Fran Kriby presentando la equipación de Gran Bretaña para Tokio 2020
La futbolista Fran Kriby presentando la equipación de Gran Bretaña para Tokio 2020

Tokio 2020

Tras el aplazamiento de los Juegos Olímpicos en Tokio 2020, el próximo 23 de julio de 2021 dará comienzo el importante evento deportivo que finalizará el 8 de agosto del mismo año. En esta ocasión el combinado británico masculino no hará frente a ningún problema por la representación en el torneo. Ninguna selección fue capaz de superar el corte del Campeonato Europeo sub-21 que tuvo lugar entre 2019 y 2021 en Hungría y Eslovenia. Pese a que la selección juvenil inglesa se clasificó para el campeonato, ostentó la última plaza del Grupo D, donde finalmente avanzaron Portugal y Croacia. 

Por otra parte, la sección femenina del combinado sí postulará por la codiciada medalla de oro. Las tres plazas olímpicas europeas se determinan por la participación en la Copa Mundial de Fútbol Femenino. En la última edición disputada en Francia en 2019 la selección de Inglaterra obtuvo el cuarto puesto tras caer ante la selección de Suecia en el puesto por la tercera plaza. Sin embargo, la victoria en la final de la selección de Estados Unidos (USWNT) permitió a las inglesas obtener la plaza necesaria para participar representando a Reino Unido. Ante esto, las cuatro federaciones británicas acordaron de forma unánime permitir la participación femenina en el torneo de fútbol.

De esta forma, grandes futbolistas como Lucy Bronze, Fran Kirby o Steph Houghton están llamadas a una cita que comenzará el próximo 21 de julio en el Domo de Sapporo.

Por @_oblivxt

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies