Nico Batum bloquea el sueño esloveno

Nico Batum da el pase a la final a Francia a pesar del triple-doble de Luka Doncic y del coloso nacionalizado llamado Mike Tobey.

0

FRANCIA 90 89 ESLOVENIA

 

Conforme se disputó el partido, pocos podría haber predicho que el jugador que pasará a la historia por estas semifinales sería Nico Batum. Entre los partidazos de Nando De Colo, Evan Fournier, Mike Tobey o Luka Doncic (con su triple-doble) sería el alero de Los Angeles Clippers quien volaría más que nadie para taponar el intento de bandeja ganadora de Klemen Prepelic.

Nico Batum, sinónimo de que el baloncesto se acaba cuando suena la bocina final y de que es mucho más allá de hacer puntos: 32 minutos, 3 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias para el héroe francés.

El tapón de Batum sobre Prepelic que vale una final olímpica. Fuente: Federación de Baloncesto de Francia.

Vuelta rápida para Eslovenia

«Si parpadeas te lo puedes perder», tal y como dice Antonio Lobato en sus narraciones de la Fórmula 1. Así pasó con Luka Doncic y su estreno anotador contra Francia. Hasta que el marcado no señaló el minuto 6:16 el base de los Dallas Mavericks no consiguió su primera canasta. Tras esto, de forma consecutiva lograría dos triples con una facilidad asombrosa. Y no es que la defensa francesa no estuviera bien organizada, sino que la calidad del esloveno es sencillamente devastadora.

Ahora bien, como ya demostraron contra España, la selección eslovena es mucho más que su superestrella. De esta manera, Mike Tobey continuaría rallando un nivel excelente y llegaría a los 10 puntos ya en el primer cuarto. Eslvenia dominaba el ritmo de partido y en la parte contraria Nando De Colo lideraba a los suyos para mantenerse bien cerca en el luminoso. Para contrarrestar la velocidad de los de Aleksander Sekulić, Francia tiraba de físico y músculo. Moustapha Fall se imponía en los aros y ayudaba a que la igualdad fuera máxima.

Tirando de tópicos: para el espectador imparcial estaba siendo un partido muy entretenido y divertido de disfrutar. Habría que preguntar a franceses y eslovenos si sufrían más que disfrutaban.

El músculo francés equilibra el partido

En el segundo cuarto la tendencia del partido cambió. Francia consiguió frenar el ritmo endiablado de Eslovenia y el juego se trabó notablemente. Tanto que casi a mediados de este parcial el marcador reflejaba un empate a 31 puntos.

Eso sí, Doncic (con 12 minutos jugados) ya reflejaba 10 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias. Oliendo la sangre del triple-doble. La buena noticia para su equipo es que sus compañeros no le dejarían solo. Otro jugador de Valencia Basket, Klemen Prepelic, cumpliría a la perfección con su labor de killer  desde el banquillo.

A pesar de conseguir un ritmo más beneficioso y dominar el rebote, los de Vincent Collet continuaban por debajo en el marcador a falta de dos minutos para el descanso. Timothe Luwawu-Cabarrot se alzaría como punta de lanza en ataque y Rudy Gobert enviaba un mensaje a Tobey con un poderoso mate que empataba el partido a 40.

Saltaban chispas sobre el parqué del Saitama Super Arena. En el intercambio de golpes saldría ligeramente beneficiada Eslovenia gracias a una canasta de Vlatko Cancar a falta de tres segundos.

Francia aprierta las tuercas

Tras el paso por vestuarios sería Francia quien daría un paso adelante. Los pupilos de Collet aplicaron a la perfección el plan descrito en el descanso consiguiendo un parcial de 11-5 a su favor. Sekulić se vería obligado a pedir tiempo muerto tras la técnica recibida por Doncic tras unas protestas.

Junto a De Colo, también brillaría en facetas ofensivas el flamante fichaje de los New York Knicks: Evan Fournier. El exterior sería clave para dar ventaja a los galos con 15 puntos y dos triples inlcuidos a falta de tres minutos para el último cuarto.

Francia dominaba el marcador 67-58, cuyo mayor mérito fue mantener el acierto de triples esloveno en un 32% (6/19). Además, Doncic no tenía el día en el tiro (5/16 en tiros de campo). Aun así, Jaka Blazic consiguiría con su primer triple en el partido una energía extra para su selección. Eslovenia sobrevivía y encaraba el último cuarto con solo seis puntos por debajo.

Y cuando menos te lo esperas: Batum

Tal y como acabó el tercero, empezó el último cuarto. Triple de Blazic. Advertencia de que el partido no estaba, ni mucho menos, decidido. Por un lado, Fournier seguiría con la puntería afinada y por el otro, la conexión Doncic-Tobey continuaba castigando el juego interior francés. Con el pivot taronja como protagonista, reboteando y anotando, Eslovenia conseguía empatar el partido a 78 a falta de cinco minutos.

Tras esto, el ambiente se fue caldeando. Y más cuando hubo una confusión con el reloj de posesión que acabó con una técnica por las protestas del banquillo francés. Este momento de incertidumbre lo aprovechó Eslovenia para volver a empatar el partido gracias a un rebote en ataque de Tobey tras un tiro fallado por Prepelic. No cabía ni un segundo para duda.

Y quien no dudó sería Luwawu-Cabarrot con un gran triple importantísimo a falta de un minutos que ponía el 90-85 a su favor. Del mismo modo, Prepelic volvería a brillar provocando la falta de ataque de Fournier que supondría la quinta del alero francés. Además, para recibir más los focos del éxito, el escolta taronja clavaría inmediatamente después el triple que reducía la diferencia a tan solo un punto. Bola para Francia.

Fallo de De Colo. Rebote de Doncic para consumar el triple-doble. Entrada a canasta de Prepelic para ganar el partido… tapón de Nico Batum para enviar a Francia a la gran final contra los Estados Unidos.

Final de infarto que bien vale la lucha por el oro. La generación más brillante de Francia luchará por la historia contra una selección a la que ya ganó en la fase de grupos. Mientras, Eslovenia se confirma como una realidad entre los dominadores de este deporte pero tendrá que esperar su momento para volver a tocar la gloria como en el Europeo de 2017.

Ficha técnica

Francia (90): Nando De Colo (25), Evan Fournier (23), Nico Batum (3), Guerschon Yabusele (9) y Rudy Gobert (9) – Frank Ntilikina (0), Timothé Luwawu-Cabarrot (15), Thomas Huertel (6), Vincent Poirier (0), Andrew Albicy (0), Petr Cornelie (0) y Moustapha Fall (0).
Eslovenia (89): Luka Doncic (16), Zoran Dragic (1), Jaka Blazic (14), Vlatko Cancar (11) y Mike Tobey (23) – Luka Rupnik (0), Aleksej Nikolic (0), Klemen Prepelic (17), Edo Muric (0), Gregor Hrovat (3), Ziga Dimec (4) y Jakob Cebasek (0).
Parciales: 27-29|15-15|29-21|19-24|
MVP del partido: Nando De Colo (25 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 26 de valoración). 
Incidencias: Partido correspondiente a las Semifinales de los Juegos Olímpicos de Tokio en el Saitama Super Arena.

 

Síganme en en Twitter en @mpouscas y sigan para más información y actualidad sobre baloncesto a @G3Basket.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies