Optimismo al Kubo

El gol en el último suspiro del japonés debe suponer un salto cualitativo en sus prestaciones a lo largo de los encuentros

0

Individualmente, el partido de Takefusa Kubo fue discreto. Más cerca de lo mediocre que de lo que se espera de él. Impreciso, lento y sin desborde, el jugador mallorquinista pasó desapercibido durante gran parte del encuentro. Sin embargo, tiene ese aura que le hace aparecer en momentos importantes. Ante el Espanyol, Atlético y Athletic ha sido clave en la consecución de tres victorias. La última, contra el conjunto vasco y con la fortuna de aliada. Un conjuro que supuso tres puntos bañados en oros para mirar con respiro la clasificación.

En el 88′ y con el partido casi cerrado, una jugada embarullada, la colaboración de Vedat Muriqi y la fortuna en forma de cabeza de Unai Simón, Takefusa Kubo fue el ejecutor de la pócima mágica para concretar una victoria que media hora antes parecía controlada y que en cuestión de dos minutos mutó a improbable. Para esto está el japonés, deben pensar muchos. Y efectivamente. El jugador propiedad del Real Madrid aterrizó, de nuevo, en su isla para ser decisivo. El «gol» -La Liga se lo da a Unai en propia puerta- del lunes de San Valentín no hace más que demostrar que tiene una chispa diferente, que su papel es fundamental y la celebración, no hace más que indicar que quiere dar más de sí.

Por esto, el 14 de febrero debe ser un punto de inflexión en su temporada. El Mallorca necesita la mejor versión de Kubo y él quiere dársela semana tras semana. En uno de sus partidos más grises como bermellón, volvió a ser decisivo en el desenlace, pero debe serlo en el nudo de la historia. Coger las riendas de los ataques y convertirlos en indomables para dotar de más peligro a un equipo que desde la llegada de Muriqi, cada balón al área parece una granada a punto de estallar para las defensas rivales.

Con el miedo que profesa el kosovar, debe jugar el «17» bermellón, aprovechar la libertad que genera a la segunda línea y crecer desde este factor. El aterrizaje del ex jugador de la Lazio ha sido brutal en cuanto a incidencia. Además de crear segundas jugadas en cada lucha, impone, fija y tiene peligro de gol en cada acción. Un punto que necesitaba mejorar el conjunto de Luis García y que indirectamente influye en la participación del de Kawasaki.

Al final, Kubo está de paso, pero ese salto que necesita dar futbolísticamente lo tiene que hacer en Mallorca y para conseguirlo tiene que asumir más protagonismo. Por él pasan muchas de las opciones que tiene su equipo de conseguir victorias cada semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies