Cumpleaños por todo lo alto

El Gimnàstic de Tarragona asalta el Estadi Johan Cruyff y se impone al Barça 'B' por 0 a 2 en la semana en que celebra su 136º cumpleaños

0

Cuando el Barça ‘B’ confirmó su asistencia a la fiesta de cumpleaños del Nàstic, se temió lo peor. Los últimos encuentros entre ambos no se caracterizaron por la amistad ni el baile, precisamente, sino por las polémicas y las malas pulgas. Con Sergi Barjuan a la cabeza, corría el rumor de que el grupo azulgrana tenía la intención de aguarle la celebración a su contraparte tarraconense. No obstante, no logró su cometido.

El conjunto grana llegó a la fiesta con los deberes hechos y demostró que el gallo de verdad canta en todos los corrales. Desplegó una cátedra del juego de estrategia, con una táctica muy marcada: el uso de una presión asfixiante de inicio para forzar errores del rival. La jugada le salió a las mil maravillas. Javi Bonilla y Marc Trilles se encargaron de poner a los de Raül Agné por delante en el marcador y Manu García se aseguró de que el Barça ‘B’ no pudiera ni recortar distancias, a pesar de la reacción en la segunda mitad. Con esta victoria, el Nàstic ha sumado 16 de los últimos 18 puntos en juego y se cuela en la zona de play-offs de ascenso.

FC Barcelona ‘B’ 0 2 Gimnàstic de Tarragona


Del error al gol

Raül Agné es un perro viejo. Pícaro y experimentado a partes iguales, el técnico del Nàstic había diseñado un plan de partido con dos ejes muy marcados: una presión asfixiante y la atención a cualquier error, por mínimo que sea. A pesar de no poder estar en el banquillo del Johan Cruyff por sanción, sus ideas eran presentes en el terreno de juego. Tiene una veterana plantilla que ha entendido a la perfección sus conceptos.

Ni un minuto se necesitó para entender el planteamiento de los granas. Fue el Barça ‘B’ el que sacó de inicio, pero Pablo Fernández leyó las intenciones de Dionkou e inteceptó un pase hacia atrás. La rauda reacción de Arnau Comas evitó que el 0 a 1 subiera al marcador en menos que canta un gallo. El filial azulgrana empezó muy nervioso, impreciso en el pase y en la presión. Joan Oriol no pudo aprovechar un regalo, pero la siguiente jugada fue otro cantar. Pablo Fernández le robó la cartera a un Arnau Tenas muy dubitativo; le cedió el esférico a Dani Romera, cuyo primer disparo impactó en un defensa. Tuvo una segunda oportunidad: la estrelló al palo. Tan solo Abde sacaba la cabeza en un Barça ‘B’ completamente superado. Un gol anulado a Mika Mármol por fuera de juego fue el espejismo de un desierto de juego ante un rival recio y rocoso.

Como no pudo ser de otra manera, los constantes errores de los chicos de Sergi Barjuan propiciaron el primer gol del partido. Arnau Tenas se equivocó en el pase y le entregó el balón a Dani Romera, que aguardaba en el vértice del área chica. Tras un par de recortes, el delantero vislumbró la llegada de Javi Bonilla desde la segunda línea, quien no tuvo oposición alguna para inaugurar el marcador. Cuarto gol del carrilero izquierdo en sus últimos cinco partidos de liga. Quien iba a decir que un jugador que antaño era calificado de defensa sería el actual pichichi de los granas.

El léon de Vilafamés

El Barça ‘B’ llegaba poco al área de Manu García, pero cuando lo hacía, era con peligro. El guardameta andaluz sacó con los puños un peligroso centro de Jandro ante la atenta mirada de los atacantes azulgranas y se mostró implacable en un remate a bocajarro de Jutglà tras un regalo de Joan Oriol. Cuando la defensa fallaba, allí estaba Manu García para salvar los muebles. El Nàstic había construido una doble muralla prácticamente imposible de superar.

Precisamente, fue uno de los hombres de la zaga el que cogería protagonismo en la segunda mitad del primer tiempo. Marc Trilles apareció como una locomotora para deslizarse por el suelo y despejar un peligroso pase que tenía como destinatario a Jutglà. Después de que el córner posterior no resultara en nada, el Nàstic inició un contraataque vertiginoso que culminó en un nuevo saque de esquina. El central de Vilafamés se elevó como Javier Sotomayor, superó a Jandro, rotó su cuello y besó la pelota con su frente. Su cabezazo estuvo lejos del alcance de Tenas. En un par de jugadas, el central del Nàstic se había convertido en Carles Puyol para mostrar las mejores de sus virtudes en ambos lados de la cancha. Los de Tarragona ampliaban distancias antes del descanso, y a punto estuvo de caer el tercero de no ser por una meritoria intervención del guardameta culé ante un disparo a boca de cañón de Romera.

Reacción azulgrana 

Parecía que el Barça ‘B’ no había aprendido nada. Se acababa de volver de los vestuarios cuando otro fallo garrafal de los pupilos de Sergi dejaron vía libre a Javi Bonilla para encarar el área. El carrilero, cuando vio que la defensa ya estaba encima de él, prefirió darle un pase al hueco a Dani Romera para que pudiese correr, pero el punta no se lo esperaba. Arnau Temas pudo bloquear el balón antes de que el peligro se convirtiera en una realidad.

Ahora sí, este toque de atención sirvió para que el filial azulgrana reaccionara. Con un juego mucho más vertical, Ferran Jutglà probó fortuna antes de llegar al minuto 50 con un remate cruzado que desvió Manu García. En el córner posterior, la intervención de un defensa evitó que el cabezazo de Arnau Comas consumara su relación con el gol. La revolución culé no terminaba aquí. Instantes más tarde, Matheus Pereira, uno de los jugadores que había mostrado destellos de calidad en la primera mitad, buscó colocar una rosca desde la media luna. El guardameta del Nàstic quedó petrificado. Menos mal que el balón se estrelló contra el poste. Sin entender qué estaba pasando, los granas empezaron a replegarse. Dani Vidal, sustituto de Agné en el encuentro, exigía a sus jugadores tranquilidad en la salida para evitar que les ocurriera lo mismo que a sus contrincantes. Este cambio de estrategia funcionó.

El partido terminó con victoria visitante por 0 a 2. El Nàstic fue ampliamente superior en la primera mitad, gracias a su altísima presión y a las constantes imprecisiones del filial azulgrana, lo que le permitió inaugurar el marcador y poner tierra de por medio. En la segunda mitad, el Barça ‘B’ sacó a relucir su calidad y gozó de oportunidades para recortar distancias, pero la muralla grana resultó impenetrable. De esta manera, los pupilos de Raül Agné se meten en zona de play-offs de ascenso y ascienden hasta la cuarta posición, con 41 puntos. Por su parte, los culés se irán a cenar duodécimos, con 33 puntos.

Ficha técnica
FC Barcelona ‘B’: Arnau Tenas; Dionkou, Arnau Comas, Ramos Mingo, Mika Mármol; Jandro (Álvaro Sanz, min. 46), Matheus (Kays Ruiz, min. 84), Aleix (Aranda, min. 54); Peque (Ilias Akhomach, min. 46), Jutglà y Abde Ezzalzouli.
Gimnàstic de Tarragona: Manu García; Pol Domingo (Albarrán, min. 84), Quintanilla, Marc Trilles, Joan Oriol; Robert Simón, Ribelles, Pedro del Campo (Elías Pérez, min. 84), Bonilla (Nil Jiménez, min. 61); Pablo Fernández (Fran Carbia, min. 61) y Dani Romera (Édgar Hernández, min. 75).
Goles: 0-1, min. 17: Bonilla. 0-2, min. 39: Marc Trilles.
Árbitro: Sergiu Claudiu Muresan Muresan (Comité valenciano). Amonestó a Jandro (min. 29) y Mika Mármol (min. 60) por parte del Barça ‘B’ y a Marc Trilles (min. 32) por el Nàstic.
Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimosexta jornada de Primera RFEF Footters, disputado en el Estado Johan Cruyff, Sant Joan Despí.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies