El Bayern se reencuentra a sí mismo

Exhibición categórica del campeón alemán para no dar chance al soñador, pero nervioso Salzburgo (7-1), abrumado frente a la supremacía de unos germanos que ya están en los cuartos de final. Engrasó la maquinaria como correspondía el equipo de Nagelsmann, que suma ya 30 goles anotados en la Champions League. Incapaz de hacer frente al poderío de su homónimo bávaro, los 'toros' encajaron su mayor caída en Europa y consumaron su cuarta derrota seguida en eliminatorias UEFA

0
Bayern Münich 7 1 Salzburgo

El Bayern Múnich volvió a recordarle a todo el mundo que no olviden quién es. Pudo haberlo hecho antes, pero escogió hacerlo en la UEFA Champions League, donde vuelve a ser uno de los máximos candidatos. Lo hecho en la vuelta de los octavos de final ante el Salzburgo (7-1) no deja espacio a la duda. El terrible golpe de realidad que le dio al valiente campeón austriaco los acabó por despertar.

Lewandowski huele sangre

Había dado pistas Nagelsmann de que su equipo se iba a poner serio para evitar cualquier hecatombe. Alejándose de cualquier experimento, armó al Bayern acorde a sus mejores prestaciones este curso y no falló: intenso e infernal ejercicio. Como buena bienvenida, Köhn realizó un paradón a Lewandowski enseguida. No obstante, el Salzburgo seguía soñando, lo cual significaba peligro. Y así lo tradujo respondiendo sin temor (todavía) al intenso ambiente muniqués con dos chances de Capaldo y Kristensen en un instante. Se sentían tan osados los ‘toros’ que olvidaron, y también los espectadores, contra que rival trataban. A la segunda que Lewandowski fue activado en el área, un exquisito control suyo acabó con Wöber cometiéndole falta. El polaco, fiel a su estilo, engañó a Köhn (12′).

La frase ‘el Bayern es el Bayern’ nunca se uso tan bien para describir lo que vendría después. Aunque primero Neuer tupo que hacerse de ángel guardián para evitar que Seiwald materialice la última ocasión que pudo cambiar el oscuro destino del Salzburgo. Beneficios de dominar las áreas con un portero de élite y un punta de igual categoría corresponde. Lewandowski, nuevamente originando y convirtiendo un penal (21′), y aprovechando una mala salida de Köhn para anotar a puerta vacía (23′) resolvió una llave que aparentaba tener más pelea. En un abrir y cerrar de ojos, el ‘The Best’ se hizo con el balón. Gnabry se unió al festín finalizando una acción que se ganó los aplausos de Nagelsmann (31′). Decaído por la chorrada de goles recibidos, el equipo de Jaissle se rindió ante la tortura de su rival teutón hasta el descanso.

Amenaza bávara solo hay una

El jugueteó del local no tuvo descanso en el regreso al campo. De hecho, en otra jugada de recuperación, atracción y explosión ejecutada desde su propio campo, Lewandowski casi logra el póker. El encuentro cambió radicalmente su tono cuando el Salzburgo prefirió mantener compostura, creyendo que así estaría más seguro y el Bayern guardó un ligero reposo. Sin embargo, el peligro germano era latente. Es más, les bastó con acelerar para poner la manita. Müller, eje de todas las acciones ofensivas, dejó su selló reventando las redes de Köhn. Sonara loco, pero el tanto y los cambios hechos por el equipo de la Red Bull lo reactivaron. Con las energías recuperadas, el dinamismo y la rebeldía volvieron, y emergió la figura de Aaronson de paso. Cabe decirlo: talentazo el norteamericano.

Pieza puntual en salida y líder en transiciones, el mediapunta cabalgó de área a área para asistir a un Kjaergaard que fusiló a Neuer (70′). Sesko, poco después, metió un pase de la muerte para el mismo Aaronson, pero Upamecano cruzó a tiempo. Fueron diez minutos pletóricos para el Salzburgo, lo justo hasta que su homónimo bávaro decidiera que le tocaba atacar. La paliza sería tan presta y magnífica como pavorosa. Primero Müller iniciaría y culminaría otra estupenda acción a pura movilidad personal (83′). Para finalizar, Lewandowski cedió de tacó a un embalado Sané, que culminó una gran transición con ferocidad (85′). Esa es la sensación que transmite el Bayern de manera natural. Necesitó una goleada contundente para reencontrarse a sí mismo, pero ya esta reenganchado al camino hacia París.

Ficha técnica

Bayern Münich: Neuer; Pavard, Süle (Nianzou, min 66), Lucas Hernández (Upamecano, min 60); Kimmich, Musiala (Marc Roca, min 66); Gnabry (Sarr, min 46), Müller, Sané, Coman (Choupo-Moting, min 66); Lewandowski.
Salzburgo: Köhn; Kristensen, Solet (Piatkowski, min 46), Wöber, Ulmer; Capaldo, Camara (Tijani, min 67), Seiwald (Susic, min 46); Aaronson; Adeyemi (Sesko, min 62), Adamu (Kjaergaard, min 61).
Goles: 1-0, min 12: Lewandowski (p.). 2-0, min 21: Lewandowski (p.). 3-0, min 23: Lewandowski. 4-0, min 31: Gnabry. 5-0, min 54: Müller. 5-1, min 70: Kjaergaard. 6-1, min 83: Müller. 7-1, min 85: Sané.
Árbitro: Clément Turpin. Amonestó a a Köhn (min 87) por el Bayern Münich, y a Coman (min 83) y Sabitzer (min 90+2) por el Salzburgo.
Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League 21-22 disputado en el estadio Allianz Arena, Münich, Alemania.

 

Síganme en @APalomino16, y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Grada3.com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies