«Los Reyes no pasan por Tarragona»: Osasuna vence sufriendo ante el Nàstic

La magia de la Copa nos vuelve a dejar detalles como el partido de hoy, donde ambos equipos se disputaron una plaza en octavos con coraje y cansancio

0

Previa:

La Copa mola, y no se hace esperar. Tras dos jornadas de intensidad y de sorpresas en los campos más humildes de España, hoy se nos presentaba una nueva oportunidad de ver el futbol «de verdad» en el Nou Estadi.

Tras un gran partido ante el Málaga FC (2-1), donde la afición y los jugadores lo dieron todo en la capital tarraconense, el Gimnàstic de Raúl Agné afrontaba con ganas una nueva ronda de la Copa del Rey y, esta vez, contra un equipo de Primera División.

El mismo entrenador admitió los nervios y la motivación con la que afrontaban el partido, indicando que les «iba a ayudar a enchufarse» y que seguro que en caso de una hipotética victoria, sería un apasionante reto estar en los octavos de final.

Agné recordó, además, la intensidad del equipo de Jagoba Arrasate, que motivado por su buena temporada en La Liga, también intentaría demostrar que la Copa la pelean todos.

Los de Pamplona parecían tener en mente los octavos de final, pero el Nàstic, a pesar de la importante baja de Aaron Rey, no iban a ponerlo fácil, pues siempre existía una motivación extra ante el hallazgo de volver a la siguiente ronda tras 22 años.

Primera parte: Un ambiente caldeado y retos por delante

El encuentro no iniciaba en el campo, sino en las gradas, donde las aficiones de Nàstic y Osasuna se enfrentarían con sus respectivos cánticos en un caliente Nou Estadi.

De la misma manera que ante el Málaga FC, el Gimnàstic le apretaría las tuercas a Osasuna en los primeros minutos, aunque las ocasiones acabarían equilibrándose poco después.

El Nàstic volvió a dominar y animó a la afición, pero los cánticos se asfixiaron tras una jugada ensayada que el Chimy Ávila remataba a placer con una volea y acababa en la madera.

No mucho después, tras algunos errores defensivos de los ‘Granas’, Kike García recibía completamente solo en el área de Daniel Parra y marcaba el primero para los navarros.

Los locales no consiguieron salir de su campo, y el Osasuna lo aprovechó. Acorraló a la defensa e hirió en distintas ocasiones la banda derecha de Pol Domingo, generando algunas ocasiones idénticas a las del primer gol.

De la misma manera, Kike García volvió a quedarse solo y perdonó, rozando el palo y asustando al portero ‘Grana’.

Pasada la media hora de partido, el dominio de los ‘Rojillos’ se hizo evidente y el Nàstic se vio comprometido en todas las facetas del juego. Solo pudieron superarles en algunas ocasiones, y provocar faltas cerca del área se convirtió en el trabajo principal de los de Agné.

Y así, tras algunos intentos de contraatacar, lo consiguió Marc Álvarez escurriéndose por la defensa navarra y generando una ocasión que nadie alcanzó a rematar, pero que asustó los de Arrasate.

A falta de cinco minutos, el partido se calentó (aún más) tras una falta al Chimy Ávila muy protestada. Y posteriormente, una jugada dudosa dentro del área de Sergio Herrera hacía saltar por los aires el campo local, que vio como su equipo se marchó perdiendo al descanso.

Durante la primera parte vimos como ambos conjuntos se repartieron el dominio del balón, aunque con superioridad de los jugadores de Arrasate en las ocasiones de cara a portería.

Las jugadas a balón parado hicieron daño al CA Osasuna, aunque Herrera no tuvo mayor dificultad.

El Gimnàstic dejó abierta una banda izquierda que, normalmente, es inexpugnable. Pero hoy, Manuel Sánchez se la adjudicó y la dominó gran parte del partido.

A pesar de la estrategia inicial, los de Raúl Agné centraron su juego también en su nueva incorporación, Marc Fernández, que dió de qué hablar dejando detalles de su calidad.

Por parte de los ‘Rojillos’, además, el Chimy no acabó de encontrarse en los primeros 45 minutos y fue anulado completamente por Joan Oriol, a pesar de su ocasión al inicio del partido.

Segunda parte: El empate y la ilusión

Dio inicio el segundo tiempo con un público con ganas de más y dos equipos con las ideas claras. El Gimnàstic sabía que no podía cometer los mismos errores defensivos, y el Osasuna no tenía ganas de volver a perdonar.

Raúl Agné realizó tres cambios al descanso para aportar frescura y verticalidad, y así se notó en los primeros minutos.

Joan Oriol realizó una fantástica jugada que no acababa en nada, pero que tras un doble intento de Guillermo Fernández arriba, ampliaba las expectativas ‘Granas’.

Igual que en la primera parte, se rompió la motivación con varias llegadas claras de los visitantes. Además, el Osasuna intentó romper el juego a través de faltas y pérdidas de tiempo muy protestadas por los locales.

Se inició el canto «sí se puede», tan repetido alrededor de todos los campos humildes del territorio tras un disparo de Lupu, que acababa lamentando su fallo por encima del travesaño.

Se motivó el Nàstic con varias (y muy buenas) acciones de Pablo Fernández por la banda derecha, aunque los locales no acababan de encontrar la portería.

Los dos conjuntos se repartirían las ocasiones después de las primeras llegadas, pero no encontraríamos claridad de cara a puerta.

El equipo de Arrasate estuvo notablemente mejor físicamente, factor que les permitió dominar con cierta ventaja a falta de veinte minutos.

Solo una cosa pudo salvar a los tarraconenses: las jugadas a balón parado. Allí aparecería el héroe del último partido de Copa, Pablo Fernández, para poner un cabezazo imparable para Sergio Herrera y empatar el partido.

Vibró la afición, que tendría que soportar 10 minutos de sufrimiento máximo para intentar pasar a octavos.

Lo intentó el Gimnàstic, pero la frustración pasó factura y Pablo Fernández acabó expulsado tras unas palabras al árbitro manchego.

Tras esto, el partido se enfrió y los de Agné plantearon un cierre absoluto de su defensa, a la espera de una contra salvavidas que ejerciese de milagro para los locales.

Lo intentó de todas las maneras Osasuna, que buscó los regates de Abde y los remates de Budimir como agua en un desierto. Aunque la defensa ‘Grana’ supo sufrir y aguantó las embestidas del marroquí con todos los hombres dentro del área.

El árbitro pitó el final tras las protestas de la afición y el partido se iba a la prórroga, dejándonos sin Cabalgata de Reyes, pero dándonos un partidazo muy entretenido.

Los primeros 90 minutos significaron un gran desgaste físico para ambos equipos, aunque el Nàstic estuvo más dispuesto a soportar la presión e intentó cansar a los navarros hasta el último instante.

La prórroga nos daría un justo ganador, pues el esfuerzo de los dos conjuntos fue digno de un partido de Copa del Rey.

Prórroga: 

Se reanudó el encuentro y ninguno de los dos equipos parecía dispuesto a lanzar nada por la borda. Apretó el Osasuna en los primeros instantes, pero Andrei Lupu la tuvo para los locales con un balón que remató con el pecho.

Además, Daniel Parra realizó una gran actuación individual, mucho más notable en la prórroga tras diversos chutes lejanos del Nàstic que acabaron en nada.

La primera parte de la prórroga dejó varias acciones peligrosas para el Gimnàstic, principalmente encabezadas por la velocidad de Lupu. Aun así, el Osasuna dominó (también) las estadísticas y rozó los palos varias veces.

Las intervenciones de Parra salvaron a los ‘Granas’ que sufrieron durante quince minutos sin descanso, y sabían que lo harían los quince siguientes.

El Gimnàstic de Tarragona soportó la tormenta navarra, que momentáneamente alejó Daniel Parra. Pero en una jugada con la defensa totalmente rota por unos instantes, Abde se infiltraba entre los defensores y daba un pase que accidentalmente acababa dentro tras un rebote en el pie de Èric Montes.

Los locales, con diez, aguantaron muy bien un partido donde, a priori, no eran favoritos y dieron la sorpresa por unos instantes. Pero a pesar de los esfuerzos, el partido quedaba roto y el Osasuna dominó la presión de la Copa, protagonizando una contra prácticamente mortal que Budimir fallaba completamente solo.

Tras el fallo, se animaba la afición y se frustró el Osasuna, que se quedó con diez después de una grave entrada de Ibáñez sobre Nil.

A pesar de los esfuerzos, no puedo hacer nada más el Nàstic, que quedaba eliminado épicamente de la Copa del Rey ante un Osasuna derrotado físicamente.

Conclusiones:

Tras un gran encuentro, el Gimnàstic y el Osasuna volvían a casa con la sensación de haberlo dado todo. El partido demandó mucho física y mentalmente, sin dejar espacio al descanso ni a los malos pensamientos, pues la afición local lo pidió durante todo el partido y animó sin cesar a pesar de las pocas (pero existentes posibilidades)

Esta es la magia que nos deja la Copa, y la magia que nos deja el Osasuna, que sufre y vence para estar ante sus compañeros de Primera en octavos de final.

Los cambios de Arrasate fueron un factor clave, pues la frescura que aportaron dejaron al Nàstic sin aliento y lo dominaron a pesar de las intervenciones de Parra.

Ahora, el Gimnàstic de Agné deberá centrarse en la Liga, donde su objetivo principal está en volver entre los grandes.

Los navarros, en cambio, dejaron algunas dudas atrás, pero demostraron estar donde estan porque su nivel les permite aguantar las grandes presiones como esta, como significó la caldera del Nou Estadi esta tarde en Tarragona.

Lo bonito de la Copa sigue y ahora, vuelve la normalidad de primera a la competición.

Ficha técnica
Gimnàstic de Tarragona: Daniel Parra; Pol Domingo, Èric Montes, Josema Gómez (A. Quintanilla, Min. 46), Joan Oriol; Javier Bonilla (Nil Giráldez, Min. 106), Marc Montalvo, Pedro Del Campo (A. Gorostidi, Min. 46), Marc Ferández (Pablo Fernández, Min. 46), Marc Álvarez (Maurizio Pochettino, Min. 73); Guillermo Fernández (Andrei Lupu, Min. 59).
CA Osasusna: Sergio Herrera; Manu Sánchez, Aridane, David García, Rubén Peña (Diego Moreno, Min. 63); Pablo Ibáñez, Ruben García, Darko Brasanac (Moncayola, Min. 91), Kike Baraja (Aimar Oroz, Min. 68), Chimy Ávila (Ez. Abde, Min. 68); Kike García (Ante Budimir, Min. 79).
Goles: 0-1, Kike García (Min. 15), 1-1, Pablo Fernández (Min. 78)
Árbitro: Isidro Díaz de Mera, del comité de Castilla la Mancha. Amonestó a A. Quintanilla (Amarilla/Min. 65), Gorostidi (Amarilla/Min. 70), Pablo Fernández (Roja/Min. 84), Lupu (Amarilla/Min. 84), Nil Giráldez (Amarilla/Min. 107) por parte del Gimnàstic de Tarragona. Y a David García (Amarilla/Min. 41), Rubén Peña (Amarilla/Min. 63) por parte del CA Osasuna.
Incidencias: Partido correspondiente a los dieciseisavos de final de la Copa de S. M. el Rey, disputado en el Nou Estadi del Mediterrani, Tarragona.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies