El annus horribilis del Deportivo

La temporada 2017-2018 de la Liga Santander consuma el naufragio del Deportivo de La Coruña a la segunda división

0

Sin duda, el final de la temporada deja un amargo sabor de boca en todos los seguidores blanquiazules con el descenso del Deportivo tras una temporada nefasta, a pesar de haber contado hasta con 3 entrenadores que fueron incapaces de mantener al equipo en primera división.

Los seguidores deportivistas han sido fieles al equipo en todo momento y hasta el último partido de Liga a pesar de que el descenso de consumó ante el Barcelona en el estadio ABANCA Riazor a falta de 2 jornadas, pero la plantilla no ha sido capaz de devolverles la fidelidad, manteniendo la categoría.

En el plano económico las buenas noticias llegaban en junio, con un acuerdo entre la entidad deportivista y ABANCA para la concesión de un crédito que le permitía aflojarse la soga de Hacienda, ampliar el límite salarial y aliviar la situación económica del club por lo que la afición confiaba en buenos fichajes que reforzasen la plantilla y permitiesen al club vivir una temporada tranquila, y no como la anterior.

La temporada pasada, el equipo ya había conseguido mantenerse en Primera División in extremis gracias a los resultados cosechados de la mano de Pepe Mel, que se mantuvo al mando de la tripulación herculina pero los resultados de inicio de temporada no acompañaron, y no solo los resultados sino la imagen del equipo no dejaba lugar a dudas de que este año volverían a sufrir para intentar mantener la categoría.

Esta crisis propició la salida prematura del técnico madrileño a finales de octubre, y la apuesta del Club fue por el que era, hasta ese momento, el entrenador del filial deportivista, que a diferencia del primer equipo, estaba cosechando unos resultados magníficos y una clasificación privilegiada en el primer grupo de la 2ª división B que hacían presagiar una posible lucha por las posiciones del play off y por tanto del ascenso a Segunda.

Pero las expectativas de Cristóbal Parralo y de Javier Manjarín en el DeportivoB Fabril, no se cumplieron con la primera plantilla. No fueron capaces de hacer que la primera plantilla desarrollara el mismo estilo de juego que el filial, el vestuario no se mostró colaborador y las buenas sensaciones de los primeros encuentros se fueron desvaneciendo hasta que la situación, con problemas y enfrentamientos entre futbolistas y técnicos, se volvió insostenible y, finalmente llegó Clarence Seedorf como tercer míster.

Podría pensarse que Clarence llegó tarde ya que con el técnico holandés parecía que los jugadores estaban más optimistas, con sensaciones positivas y con ganas de conseguir los resultados necesarios para mantenerse un año más en Primera División, pero no dependían solo de sí mismos, sino de los resultados de otros equipos como el Levante o el Espanyol que sí consiguieron los puntos necesarios para seguir un año más en primera.

Es difícil analizar la situación y encontrar aspectos positivos en la planificación de esta temporada, así que en el apartado de aciertos se puede destacar el apoyo de una de las aficiones más fieles, la mejora de la situación económica y los planes de mejora para el estadio blanquiazul gracias a los acuerdos cosechados entre la entidad deportivista y el Concello de A Coruña.

En cuanto a los aspectos negativos, que no son pocos, destaca la nefasta planificación de la plantilla que no se adaptaba a lo exigido por Pepe Mel en pretemporada, un fallo que se fue arrastrando toda la temporada hasta que otro de los perjudicados por esta situación, el director deportivo de la entidad, Richard Barral, fue destituído a principios de enero.

La falta de actitud de los jugadores en el campo, fue sin duda un handicap que condicionó la situación del equipo, ya que apenas mostraban ganas de reflotar el barco. Como todo mal tiene daños colaterales, los más perjudicados de esta situación han sido los jugadores del filial deportivista, que a pesar de la situación del primer equipo, lucharon para conseguir una plaza en el play off de ascenso a 2ª división y que ven sus sueños frustrados por unos jugadores que no han demostrado la profesionalidad y el compromiso que se les exigía para poder mantener un año más la categoría.

Puedes seguirme en @19tammy79

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies