La Rosaleda busca obrar una remontada mágica

RC Deportivo - Málaga CF | Sábado 15 de junio, 21:00 horas | Vuelta de las semifinales del play off de ascenso a la Liga Santander | La Rosaleda | Isidro Díaz de Mera Escuderos (Comité castellano-manchego) | El Dépor acude a una Rosaleda que busca ser un infierno a defender el 4-2 logrado en la ida

0

46 temporadas en primera división contra 37. Campeón de Liga contra cuarto clasificado. 40 temporadas en segunda división contra 35. 10 ascensos a primera división contra 13. Semifinalista de la Liga de Campeones contra cuartofinalista. Octavofinalista de la Copa de la UEFA contra cuartofinalista. Campeón de Copa del Rey contra semifinalista. Es la completa carta de presentación de estos dos históricos indiscutibles del fútbol español, que se ven obligados a enfrentarse en esta eliminatoria en pos de buscar un objetivo que es toda una imposición para estos dos clubes. Puede que uno de los dos lo acabe consiguiendo en la eliminatoria final, o puede que no. Lo que es seguro es que uno de los dos quedará eliminado en la presente eliminatoria, y como consecuencia, su temporada no podrá ser calificada de otra forma que no sea un estrepitoso fracaso sin paliativo alguno.

La temporada

Deportivo y Málaga han vivido vidas muy paralelas en la presente temporada en La Liga 123, teniendo en cuenta que el Deportivo no pisaba la división de plata de nuestro fútbol desde la temporada 2013-14, mientras que el Málaga no lo hacía desde la 2007-08. Los malaguistas apostaron precisamente por el entrenador de su último ascenso a la máxima categoría, Juan Ramón López Muñiz, mientras que los deportivistas se fijaron en quien estuvo a un paso de conseguir ese gran éxito la temporada pasada con el Real Zaragoza, Natxo González.

Estamos hablando además del primer (Málaga) y tercer (Deportivo) mayor presupuesto de la competición, merced al cuantioso seguro por descenso recibido en ambos casos, merced a su nutrida presencia reciente en primera. Todo hacía indicar que ambos equipos, junto a Las Palmas en su condición de segundo mayor presupuesto, podían dominar esta segunda división con las plantillas que conformaron José Luis Pérez Caminero y Carmelo del Pozo respectivamente, destacando en el Málaga grandes internacionalidades como las de Dani Pacheco, Alfred N’ Diaye y Munir Mohand, mientras que por parte de los coruñeses lo hacían excelentes conocedores de la categoría de plata como Quique González, Pedro Sánchez y Vicente Gómez.

Sesión de entrenamiento del Málaga. Imagen: as.com

El cartel de favorito que se colocó a ambas plantillas, así como también a la de Las Palmas, se hizo evidenciar en el arranque de todos estos equipos. Fue especialmente notorio sobre todo en el caso del Málaga, que sumó cinco victorias consecutivas en el inicio y logró un balance de siete victorias en los nueve primeros partidos, siendo precisamente Las Palmas el único equipo que logró batirle en este primer tramo de la competición. Ambos equipos recién descendidos estaban aupados en lo más alto de la clasificación, mientras que el Deportivo tampoco lo hizo nada mal al comienzo, atragantándosele un poco si acaso los partidos fuera de casa, pero haciendo de Riazor todo un fortín, hecho que también compartía su rival blanquiazul imponiéndose en los choques en La Rosaleda.

Todo parecía indicar que los puestos de ascenso directo podrían ser un mano a mano entre los tres recién descendidos, pero los canarios se desplomaron más pronto de lo esperado, mientras que Málaga y Deportivo se mantenían más o menos a flote y en base a un procedimiento común: mostrar poderío en feudo propio, pero no así a domicilio. Equipos a los que quizás podría esperarse por la zona de arriba como el Granada, y otros que sí suponían una mayor sorpresa como Alcorcón y Albacete, empezaron a amenazar este dominio por saber equilibrar mucho mejor los puntos cosechados en casa con los obtenidos en las salidas.

A comienzos de la segunda vuelta, las cosas todavía no se habían empezado a complicar en exceso ni por la Costa del Sol ni por tierras gallegas, pues encontrábamos al Málaga y al Deportivo ubicados respectivamente en tercera y cuarta posición, a pocos puntos por detrás de los dos equipos que ocupaban puestos de ascenso directo, Granada y Albacete. El Alcorcón ya empezaba a decaer, y el equipo que ya venía pisando fuerte por detrás era un Osasuna que se ha acabado llevando de calle el campeonato de la competición gracias a su increíble racha de victorias consecutivas en El Sadar, imponiéndose precisamente a los dos colosos blanquiazules entre otros muchos que han salido derrotados de allí. Pronto, los primeros puestos de la clasificación empezaron a convertirse en una pugna de los navarros con los granadinistas, siendo estos últimos el equipo de la zona alta de la tabla de mayor regularidad en toda la temporada, mientras que el Albacete tampoco perdía fuelle por detrás de ellos.

@RCDeportivo

Los nervios empezaron a atenazar por Málaga y A Coruña en cuanto, curiosamente, ambos comenzaron a decaer de la mano en lo que había sido su verdadera fortaleza en la primera vuelta: los partidos jugados en casa. Y es que, durante unos cuantos meses, las últimas victorias de Málaga y Deportivo en sus respectivos estadios fueron las cosechadas a la par, contra Lugo y Albacete respectivamente, en el tercer fin de semana de enero y en el contexto de la primera jornada de la segunda vuelta. Esta incomprensiblemente mala dinámica de ambos equipos jugando frente a los suyos, en estadios grandes y copados por las que han sido dos de las aficiones con mejores medias de asistencia en segunda de esta temporada, trajo consecuencias negativas de igual calado para ambos clubes. Primero fue el Deportivo, el que en la jornada 33 y tras perder en casa contra el Rayo de Majadahonda, destituyó a Natxo González para poner en el cargo a Josep Lluís Martí, que dos temporadas atrás se había quedado muy cerca de ascender con el Tenerife. Inmediatamente después, en la jornada 34, hizo el Málaga lo propio tras perder en casa contra el Extremadura, siendo en este caso un ex-deportivista, Víctor Sánchez del Amo, quien relevó a Muñiz.

En ese momento, Deportivo y Málaga se encontraban en los que han sido dos de sus puntos más bajos de esta temporada, ubicados en séptima y sexta posición respectivamente, ya que a la fiesta de los tres primeros clasificados en discordia se habían unido otros equipos como el Cádiz, un experto en lidiar con estos puestos en las últimas temporadas, y el Mallorca, otro histórico de nuestro fútbol que se encontraba mucho más alto de lo esperado por su condición de recién ascendido desde segunda B. Los comienzos de ambos técnicos no fueron fáciles en sus nuevos equipos, pues Martí encajó dos derrotas consecutivas, una en El Sadar y otra en casa ante el mismo Extremadura que justo venía de ganar en La Rosaleda. Por su parte, en el caso de Víctor, y a pesar de su deslumbrante 1-4 en Santo Domingo de Alcorcón como carta de presentación, tropezó perdiendo en casa contra el Mallorca y únicamente pudiendo empatar en el Ramón de Carranza, una igualada que le hizo caer además a la séptima posición y quedarse fuera de puestos de ascenso o play off por primera vez en toda la temporada.

Cambio de banquillo, cambio de rumbo

Pero fue a partir de ahí donde ambos técnicos empezarían a hacer valer su contratación como revulsivos. Martí consiguió dos victorias de mucho valor en Los Pajaritos y La Romareda, mientras que el Málaga de Víctor dio comienzo, con un contundente 3-0 frente al Real Oviedo, a una arrolladora racha de cinco victorias consecutivas (una de ellas en el “no partido” contra el Reus, eso sí) que le ha llevado desde la séptima posición hasta la tercera, con unas inmejorables sensaciones de juego y dominio de los partidos y una capacidad goleadora muy por encima de la que demostraba el equipo con Muñiz, además de mantenerse igualmente sólido atrás como era la especialidad del asturiano, no encajando nunca más de un gol por partido. Una solidez que también ha compartido el Deportivo de estos últimos encuentros, aunque en su caso le ha costado mucho más acertar cara a puerta y conseguir victorias. Pero su fuerte entramado defensivo en los últimos partidos, unido a la debacle del Cádiz, le han valido para enrolarse in extremis en la sexta posición, cuando los deportivistas ya se veían prácticamente fuera de los puestos que dan derecho a esta segunda oportunidad de ascenso, a la que también se ve abocado el Málaga tras haber llegado a tener el ascenso directo en su mano durante varios tramos de la temporada.

Los datos

Ambos equipos han compartido muchos datos y estadísticas a lo largo del curso futbolístico, lo que habla de la paridad que predomina en ambos. A pesar de que el Málaga ha terminado con mejores sensaciones, seis puntos más en la clasificación y tres puestos por encima, las estadísticas de goles a favor y en contra son un calco en ambos equipos, siendo de 51 y 31 para los malaguistas y de 50 y 32 para los deportivistas. Los malaguistas han ganado más partidos (21 frente a 17), pero los deportivistas han perdido menos (8 frente a 10), y sus números particulares en casa y fuera son también muy similares, aunque ligeramente superiores en puntuación en ambos casos para los costasoleños. En los duelos ligueros entre los dos equipos de esta misma temporada también ha predominado la igualdad hasta el punto de que ambos terminaron en empate, 1-1 en Riazor y 0-0 en La Rosaleda, cuando todavía estaban sus anteriores técnicos en ambos banquillos.

Por completar datos con el histórico, es la segunda vez que Málaga y Deportivo se disputan un ascenso a primera mediante una promoción, siendo la anterior una fase de ascenso de la temporada 1986-87 mediante una liguilla de ascenso conformada por seis equipos. En ella no ascendió ninguno de los dos actuales implicados, quedando el Deportivo clasificado como tercero y el Málaga como sexto y último, muy afectado este último por la trágica muerte de su portero José Antonio Gallardo meses atrás. Fue el vecino gallego y eterno rival de los deportivistas, el Celta de Vigo, quien se llevó el premio del ascenso a la máxima categoría en aquella cita. Para encontrar precedentes anteriores de eliminatorias que enfrenten a ambos clubes, tenemos que remontarnos a cuatro emparejamientos de Copa del Rey en la que tampoco se rompe el equilibrio: en dos de ellas pasó el Málaga, en las temporadas 1972-73 y 2014-15, mientras que en las otras dos fueron los herculinos los que se llevaron el pase, en las temporadas 1990-91 y 1999-00.

Concenciados para la remontada en la vuelta

El 4-2 de la ida en Riazor hace que el Deportivo acuda al encuentro de vuelta con un buen resultado. Los herculinos supieron aprovechar, especialmente en un segundo tiempo fantástico, el jugar primero en casa. Pero ahora le tocará el turno al Málaga y a La Rosaleda. Equipo costasoleño y afición buscan obrar una remontada. Necesitan vencer por dos goles -siempre que el Depor no logre tres en Martiricos– de diferencia para avanzar a la final del play-off, donde esperarían rival. Se espera un ambiente sensacional, con cerca de 30.000 espectadores, de los que una pequeña porción si serán deportivistas que acudirán a presenciar y a alentar a los suyos para avanzar a la final.

El Deportivo llega con las bajas de Krohn-Delhi, Pablo Mari, ambos por lesión y los descartados Dubarbier, Vitor Silva e Iñigo López, suspendido por el club. Pep Lluis Martí ha convocado a los 21 futbolistas restantes de la primera plantilla junto con el tercer guardameta y del Fabril, Álex Cobo. Habrá cambios en el once. La entrada de Eneko Bóveda en el lateral en detrimento de David Simón podría ser una, pero no la única.

Sabe bien el técnico mallorquín del Dépor que nada está hecho y que si no salen en Málaga concentrados al 100%. «Hemos logrado un resultado importante, pero no definitivo. Tenemos que ir a Málaga, donde vamos a sufrir muchísimo. Va a haber momentos para cada equipo, algunos en los que vamos a sufrir. ¿Qué partido espero? Espero ganar. Es un partido tremendamente complicado ante uno de los mejores equipos de la categoría». Sobre el cansancio de su plantilla, reconoció que le preocupa algo, pero confía en su plantilla: «Los jugadores están un poquito cansados. Tenemos dos días de recuperación para volver a competir. Eneko, Pablo, Dani… Todos tienen molestias. Hemos salido con los jugadores que estaban más al 100%. Estamos tranquilos porque tenemos una plantilla amplia y sacaremos el mejor once posible. Sobre la situación de Quique, no desveló si participará en la vuelta: «Está perfecto, pero las situaciones del partido del miércoles invitaban a no forzarlo. Es complicado para un futbolista salir de una lesión muscular como la que tuvo y rendir al nivel que requieren estos partidos».

En cuanto al Málaga seguirá sin poder contar con N’Diaye, desde principios de semana concentrado con su selección para la Copa África. Aunque apuntaba a baja, finalmente parece que Pau Torres si podrá participar. El central catalán tuvo que ser sustituido, pero solo fue un golpe que le impidió finalizar el encuentro en Riazor. Aunque no es seguro su concurso, apunta a repetir once inicial con Luis Hernández. Donde habrá cambios es en los laterales, una de las zonas por donde se desangró el Málaga en Riazor. Juankar y Cifu estarán disponibles y ambos apuntan a titulares en detrimento de Iván Rodríguez y Ricca.

En la rueda de prensa previa al partido, el técnico malaguista Víctor Sánchez del Amo centró su discurso en el positivismo. «La remontada es posible. Nuestro rival lleva cuatro goles y nosotros iniciamos la remontada con dos. Nos quedan otros dos y 90 minutos pero no nos vamos a quedar ahí, buscaremos más, los jugadores están preparadísimos. Ellos tuvieron mucha contundencia en nuestro área, algo en lo que hemos incidido, pero por ejemplo el penalti es una acción fortuita y el cuarto gol cuando estamos con uno menos. Fueron circunstancias atípicas y no controlables que marcaron la diferencia».

Apuesta por un partido en el que habrá que ser, sobre todo, inteligentes y competitivos: «Los partidos tienen muchas claves, intentaremos que todas las que influyan de nuestro lado. Habrá momentos para tener la posesión, para ser verticales, para contraatacar, para presionar arriba, para replegar, etc. La clave es tener un alto rendimiento. […] Hay muchos argumentos para creer en el equipo, esa media goleadora desde que hemos llegado, los últimos resultados en casa. Los jugadores tienen capacidad de competir, superando dificultades como los dos partidos en los que nos hemos quedado con uno menos. La confianza es plena y añadimos el plus que sentimos con la afición, están totalmente identificados con el equipo».

Noventa minutos en La Rosaleda para descartar a un equipo en la lucha por el ascenso. Y, como decía un mito de la comunicación hace años, si parpadean, se lo van a perder.

Ficha técnica
Posible XI del RC Deportivo de La Coruña: Dani Giménez; Bóveda, Domingos Duarte, Somma, Caballo; Bergantiños, Edu Expósito, Pedro Sánchez, Borja Valle, Nahuel; Carlos Fernández.
Posible XI del Málaga CF: Munir; Cifu, Luis Hernández, Pau Torres, Juankar; Keidi Bare, Boulharoud; Renato Santos, Adrián, Ontiveros; Blanco Leschuk.
Árbitro: Isidro Díaz de Mera Escuderos. Comité castellano-manchego.
Estadio: La Rosaleda
Hora: Sábado, 15 de junio, 21:00.

Por @AdriCanLoz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies