Ricciardo, el gran piloto que nunca ganará un mundial

El prometedor piloto australiano arriesgó al marcharse de Red Bull rumbo a Renault pero la juagda no ha sido un éxito. Este paso atrás es un obstáculo en sus intenciones de ser campeón del mundo.

0

Daniel Ricciardo, australiano, cumplió 30 años hace unos días y comenzó su andadura en Fórmula 1 pasando por HRT y Toro Rosso. Ya en la estructura de Red Bull, ascendió al equipo austriaco en 2014. Daniel es un piloto calculador y de conducción elegante, nada agresiva. En esa elegancia encuentra la velocidad, que le hace ser un piloto rápido sobre el asfalto.

Fuera de la pista se muestra siempre agradable, y a veces bromista, con los medios y los aficionados. Destacan sus espectáculos sobre el podio cuando consigue la victoria, siendo marca de la casa el famoso Shoey. Siempre está sonriendo y el día que no lo hace, muy mal le ha debido ir sobre el asfalto.

Pese a que ha demostrado su gran potencial a su paso por Red Bull y actualmente en Renault, sus posibilidades de ganar un mundial se van desvaneciendo con el tiempo. Y lo más probable es que nunca gane un título mundial. Esta idea puede ser rechazada en primera instancia pero si se mira con detenimiento la trayectoria que ha llevado hasta ahora el australiano se puede comprender.

Ricciardo, vencedor y vencido.

Daniel es rápido, capaz de batir a pilotos como Sebastian Vettel o Nico Hulkenberg. En su primera temporada en el equipo de las bebidas energéticas le plantó cara al cuatro veces campeón del mundo, quien se encontró un duro rival en el otro lado del garaje. Tras su marcha a Ferrari, Ricciardo se quedaba como el líder del equipo. También está ganándole la partida a su actual compañero, sobre el que existen rumores que apuntan a una posible salida del equipo francés.

Pese a estos buenos registros, ha pasado por momentos de dificultad. Estaba destinado a relevar a Vettel en Red, pero entonces se cruzó en su camino Max Verstappen. El holandés llegó a mediados de 2016 y ganó su primera carrera con Red Bull. Ricciardo aguantó el tipo durante los dos años siguientes, pero quedó claro que ya no era el favorito de la cúpula del equipo. 2018 fue una temporada complicada, se vio superado por Max y vio necesario un cambio de aires.

Fichar por Renault fue dar un paso atrás.

Encontró la solución en Renault. Un equipo en trayectoria ascendente y con un proyecto prometedor. La evolución en sus primeras temporadas tras su regreso en 2016 fue clara, pero este año se han estancado. Se esperaba que estuvieran cerca de Red Bull y que siguieran mejorando pero no ha sido así. Con los franceses, la carrera de Ricciardo se ha estancado. Esperaba que el equipo francés fuese la alternativa que le hiciese posible volver a ganar, pero se ha encontrado una realidad bien distinta. Ha dado un paso atrás, volviendo a la zona media de la parrilla.

Antes de conocer lo que iba a deparar esta temporada, el movimiento hacia Renault se veía con buenos ojos. El equipo estaba creciendo y no había motivos para que cambiase la situación. Aunque era arriesgado, esta era la mejor opción para el australiano, nada debía salir mal. Pero el tiempo no le ha dado la razón. No se puede decir que haya tomado una decisión errónea porque en aquel momento nadie podía esperar lo que ahora sucede sobre el asfalto, pero tampoco ha sido un acierto.

El tiempo corre en su contra.

Quizás sea demasiado pronto para decir que el tiempo se le agota. Con 30 años recién cumplidos, le queda, al menos, un año más en Renault. Con la presunta revolución técnica de 2021 pueden llegar también muchos movimientos de pilotos. Será algo que beneficiará a Daniel si es capaz de encontrar un buen asiento para luchar por un mundial, ya tendrá 32 años.

Aunque demuestra ser un gran piloto, mejor que Hulkenberg al que supera actualmente en Renault, parece no estar a la altura de los mejores. Veo a Daniel como un piloto muy completo y regular, capaz de sumar puntos todos los fines de semana. Me gustaría ver cómo maneja una situación de tensión, luchando por un mundial, algo que nunca le ha pasado. Para mi es difícil catalogarle pues “derrotó” a Vettel pero la presión de Verstappen y Red Bull pudieron con él.

Será interesante ver cómo se desenvuelve en el mercado de pilotos, mientras espera que Renault siga evolucionando. También será interesante ver la actitud de los demás equipos respecto a él. Si creen que puede ser muy competitivo recibirá ofertas de las escuderías. Si esas ofertas no llegan se tendrá que conformar con seguir batiendo a su compañero en la zona media de la parrilla.

Pueden seguirnos en Facebook, Instagram y Twitter: @Motor_G3 y @rafa_mohedano

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies