Fútbol femenino: de vuelta a los despachos

El fútbol femenino en peligro por los tejemanejes en los despachos

0

El fútbol femenino,  y su desarrollo, para la afición, están en peligro. Esta disciplina pasó de ser ignorada y marginada a ser de interés – económico y político – de la directiva federativa. Todo esto, cuando Liga y Asociación de Clubes de Fútbol Femenino ya habían empezado a poner en el mapa la disciplina: tenían televisión, tenían patrocinador, tenían estabilidad. Aquí empezaba el conflicto, pues la Real Federación Española de Fútbol, como organizadora de la competición, entró en liza con los otros actores. Querían promover cambios en las competiciones femeninas y en la estructura federativa y audiovisual del fútbol femenino. La realidad del fútbol femenino español cambiaba, pero la de los mandamases no. ¿Tienen, los actores involucrados, lo mejor para el fútbol femenino en mente?

La realidad del Fútbol Femenino

El fútbol femenino, en España y en el mundo, ha evolucionado en los últimos años. Las federaciones y las ligas han ido creando estructuras y competiciones mejores, estables y competitivas. La FIFA y la UEFA han tomado cartas en el asunto, y cada vez, aunque pueda parecer que no es suficiente, van invirtiendo más recursos en el fútbol femenino en todas las categorías y todos los niveles. La FIFA aumentó notoriamente la inversión en el pasado Mundial de Francia. Incluso se plantean modificaciones en la estructura de la UEFA Women’s Champions League, y también el aumento de subvenciones y premios.

El caso español no es distinto. Desde hace cinco años, y hasta ahora, han cambiado las cosas. La competición y su modelo, la inversión y el interés de distintos actores deportivos y políticos.

Los intereses: ACFF vs. RFEF

Todos los actores en liza dicen tener en sus intenciones nobles objetivos: mejorar la situación del deporte para las futbolistas. Pero sus acciones no siempre demuestran eso.

De un lado tenemos a la ACFF – y antes también a la Liga – que iniciaron su proyecto antes de que la RFEF comenzara a invertir, cuando el organismo federativo tenía otros problemas más acuciantes. Los clubes asociados pusieron en marcha un proyecto y consiguieron un patrocinador y contratos de retransmisión televisiva para los partidos. También consiguieron la ayuda de La Liga para fomentar la competición y abrir nuevos mercados. El organismo dirigido por Tebas cumplió con su parte, y se apartó cuando el conflicto entre La Liga y la RFEF empezaba a alcanzar al fútbol femenino. Del otro lado tenemos a la Real Federación Española de Fútbol, organizadora de las máximas competiciones de fútbol femenino. El ente federativo ha tenido problemas con el desarrollo del fútbol femenino, a nivel de clubes y a nivel de Selección nacional. Durante varias décadas el modelo de desarrollo de la disciplina femenina ha sido abandonado a su suerte. La clasificación, en 2015, a pesar de las condiciones, para el primer Mundial absoluto en categoría femenina, y la posterior debacle, fue el punto de inflexión. La Federación comenzó a invertir, paulatinamente, y a cambiar la estructura federativa del fútbol femenino. Pero la revolución no terminaba de llegar. Al lograr la ACFF acuerdos y una fluidez económica en la competición femenina, resurgió el interés por explotar el producto que otros habían creado. Y por cambiar lo que estaba funcionando. La RFEF iba a cambiar el modelo y la estructura de la competición, quería los derechos audiovisuales para explotarlos, y proponía invertir más y mejor en el fútbol femenino.

Polémica y conflicto: desde los despachos al aficionado

La polémica y el enfrentamiento estaban servidos. Y, en medio de todo esto tenemos a las futbolistas, a la afición y… al propio fútbol femenino. El conflicto entre los que deberían ser sus máximos valedores deja el desarrollo y afianzamiento de la disciplina deportiva estancado y en peligro. Aquello que no aparece en los medios no existe; aquello que no existe no tiene repercusión; ¿lo que no tiene repercusión, puede tener desarrollo y evolución?

Pues bien, a pesar de todos los pesares, la situación del deporte femenino, y del fútbol en particular, ha mejorado en España. Si bien quedan aspectos por revisar, tanto la afluencia a estadios, como la audiencia televisiva han respondido positivamente. También se han mejorado las condiciones laborales de las futbolistas, tanto en RFEF como en la mayoría de los clubes – aunque planee la sombra de las cláusulas abusivas y los contratos fraudulentos.

Y este conflicto se convertiría en debacle para algunos clubes, y sus aficionados, ya desde la primera jornada de la Primera Iberdrola. De hecho, la promesa de retransmitir todos los partidos de Primera Iberdrola y varios de Reto Iberdrola no se ha cumplido.

Mediapro y los derechos audiovisuales

En mayo se anunciaba que la ACFF había vendido los derechos audiovisuales a Mediapro. Apenas unos días después, la RFEF, comunicaba que esos derechos les pertenecían y que no validaba el acuerdo. El problema se judicializó, y la Justicia dio la razón a la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, con respecto a la comercialización de los derechos audiovisuales y el contrato con Mediapro. La Federación quedaba obligada a respetar el acuerdo.

¿Cuál sería la sorpresa de los aficionados al encontrarse que la primera jornada ya se incumplirían estos pactos? Pues bien, fue una gran sorpresa, porque se suponía que los dos clubes afectados formaban parte del acuerdo con Mediapro. La empresa decidió emitir un comunicado acusando a la Federación de injerencias ilegítimas. También afirmó denunciar al club que impidió la retransmisión. Y la ACFF apoyó a Mediapro, comunicando que defenderían los acuerdos alcanzados, en sede judicial, de ser necesario.

La evolución de la batalla entre Federación, ACFF y Mediapro

¿Cómo está la situación en la jornada tres? Igual… o peor. Los clubes que no han cedido sus derechos a Mediapro tampoco pueden emitir los encuentros sin autorización de la empresa de comunicaciones, que tiene los derechos. La RFEF presiona para que se les entregue la potestad de explotar la competición audiovisualmente y que los clubes asociados abandonen el acuerdo con Mediapro, incluso cambiando los requisitos de retransmisión de partidos.

En esta tesitura, el FC Barcelona Femenino, a través de un comunicado de su televisión, ha anunciado que retransmitirá, en directo, el enfrentamiento contra el Atlético de Madrid Femenino. Esto sería una infracción de los acuerdos y vulneraría los acuerdos adquiridos, ya que no se recabó el permiso de Mediapro, según la propia compañía afirma. Parece ser que, de nuevo, se judicializará la controversia. Se trata de un duelo de gran interés deportivo, y sería perjudicial que no se emitiera. Pero el conflicto no es más beneficioso para competición, futbolistas y fútbol.

¿A quién le importa el fútbol?

¿A quien le importa el fútbol femenino? ¿Alguien lucha por lo mejor para su desarrollo? ¿Qué intereses tienen los actores en liza? ¿Quién se preocupa por los aficionados? ¿A quienes perjudica esta situación y la tensión derivada? En otras circunstancias podría pensarse que se trata de una estrategia para fomentar que los aficionados acudamos a los estadios. Pero esto no parece realista. Se están dando pasos hacia atrás en lugar de avanzar.

Esta situación nos deja más preguntas que respuestas. Y las posibles respuestas no pronostican un positivo futuro para el fútbol femenino, ni para la Primera Iberdrola.

 

Por Helena García (@hgamo18)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies