El Rayo cumple pero no es suficiente

El Rayo Vallecano consiguió remontar un 1-0 para terminar quedándose con la miel en los labios por la victoria del Elche.

0
Real Racing Club 1 2 Rayo Vallecano

El conjunto cántabro, para quien se le acabó la temporada hace ya unas jornadas, recibía al Rayo Vallecano. Los de Paco Jémez se jugaban entrar en los playoffs de ascenso, dependiendo de otros pero también de si mismos. A priori, los de Oltra eran los menos favoritos pero, si algo ha quedado claro en la categoría de plata, es que nadie es favorito.

Dominio con sorpresa

Los racinguistas saldrían sin ningún miedo. Oltra había dado indicaciones de hacer incómodo el partido con empuje ofensivo y así se estaba viendo. No por ello el Rayo se iba a achicar, sino todo lo contario, ya que se vería cómo los madrileños sacarían su poder ofensivo a relucir, mandando Isi un balón al paro tras un gran disparo desde fuera del área. Aquel aviso reflejaría lo que sería un claro dominio rayista sobre el esférico y que, cada vez que llegaba, generaba muchísimo peligro.

Durante un trecho largo, parecía que el juego se paralizaría. Ninguno de los dos equipos conseguía llegar a los metros finales. Los jugadores de Jémez habían bajado una velocidad, mientras que los santanderinos no conseguían superar la última línea defensiva del Rayo. Pero al igual que no hubo nada, de repente todo pasó en los minutos finales de la primera mitad.

Tras una jugada donde Andrés Martín perdonaba al Racing en una contra perfecta de Trejo, los locales sorprenderían adelantándose en el marcador. Una gran jugada de Hidalgo por la banda izquierda llevaría el esférico al centro del área, donde se encontraba Siverio algo descolgado y solo, perfecto para marcar el 1-0 de cabeza. El pitido de la primera mitad habría estado a punto de sonar con el 1-1 pero la puntería de los rayistas estaba tocada y sus opciones de ascenso se veían muy en tela de juicio.

Una revolución perfecta

El paso por vestuarios y las palabras de Paco Jémez tuvieron que servir de algo, ya que en la vuelta al juego el Rayo era un equipo totalmente distinto. No habían pasado ni cinco minutos y los madrileños ya habían tenido tres ocasiones claras de gol. El tanto visitante parecía inevitable y así lo reflejarían Juan Villar y Álvaro García. El primero vería a su compañero entrando al área rodeado de defensores, pero no sería excusa para poner un gran pase que sería ejecutado a la perfección, poniendo el empate muy pronto.

Instante del tanto de Álvaro | Imagen: Rayo Vallecano

El tanto del Rayo no se iba a quedar ahí. Los jugadores de Jémez tenían entre ceja y ceja darle la vuelta lo antes posible al marcador, siendo un asedio constante el que sufría Lucas Díaz, quien parecía no tener ni un solo descanso. El guardameta estaba siendo la única barrera que impedía la catástrofe y Oltra empezaba a ponerse nervioso en la banda, viendo a su equipo caer por completo en las redes vallecanas.

Lo que parecía que iba a llegar de jugada, llegaría finalmente desde el punto de penalti. Una acción sobre Andrés Martín llevaba al colegiado a ser llamado por el VAR al no pitar nada. En estas ocasiones siempre hace falta alguien con experiencia y templanza, algo que a Mario Suárez le sobra. El mediocentro sería quien ejecutaría la pena máxima y daría a los suyos la revolución perfecta que tanto buscaban. Todo parecía ponerse de cara, ya que no solo ganaban, sino que también estaba el Elche empatando, algo que les metía de lleno en los playoffs de ascenso.

Todo para nada

El peligro seguía estando de la mano rayista pero el Racing parecía querer despertar. Los cambios que introducía Oltra estaban dando aire a los suyos, aunque no generaban ocasiones como él esperaba. Los sustos, de todas formas, empezarías a llegar a falta de un cuarto de hora para el final y los nervios empezaban a apoderarse de un Rayo que no quería dejar escapar la victoria por nada del mundo.

El problema para el equipo de Paco Jémez era que el Elche había conseguido ponerse por delante a falta de 10 minutos para el final. Las esperanzas de ascenso se iban diluyendo y el Rayo parecía que había remado para morir en la orilla. Mientras esperaban el milagro del Oviedo, igualmente tenían un problema con el Racing que quería morir luchando y parecía estar a punto de dar la sorpresa en algunos momentos.

Los minutos finales serían una constante de pérdida de estos, como es comprensible, por parte del Rayo Vallecano. Los franjirrojos querían escuchar el pitido final para que su trabajo solo dependiera del Oviedo, y así sería tras pasar todos los minutos de descuento. El problema sería que los asturianos no conseguirían darle la vuelta al marcador y el Elche mantendría la sexta plaza gracias al 2-1 cosechado, dejando, de esta forma, al Rayo con la miel en los labios.

Ficha técnica
Real Racing Club: Lucas Díaz, Carmona, Figueras (Olaortua, min. 64), Goñi, Abraham (Barral, min. 78), Kitoko, Mario Ortiz, Hidalgo, Nando (Camus, min. 64), Siverio (Guillermo, min. 60) y Jon Ander.
Rayo Vallecano: Dimitrievski, Tito, Catena, Luna, Mario Suárez, Óscar Valentín (Savljich, min. 75), Trejo, Isi (Advíncula, min. 71), Álvaro García, Andrés y Qasmi.
Goles: 1-0, min. 44: Siverio. 1-1, min. 49: Álvaro García. 1-2, min. 63: Mario Suárez.
Árbitro: Jon Ander González Esteban, Comité Territorial del País Vasco. Amonestó a Mario Suárez (min. 41), Óscar Valentín (min. 57), Mario Ortiz (min. 60), Jon Ander (min. 70), Álvaro García (min. 72)
Incidencias: Partido correspondiente a la cuatrigésimo segunda jornada de LaLiga Santander disputado en El Sardinero, Santander.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies