La Carrera Astur | Pk.27: Valioso triunfo del Oviedo; punto al trabajo para el Sporting

Los carbayones, con un tanto de Rodri, suman tres importantes puntos que les permiten respirar y ganar en confianza de cara a un mes muy exigente. El cuadro rojiblanco, por su parte, igualan ante el Espanyol en un choque muy trabajado donde Djuka y Mariño volvieron a marcar diferencias

0

Jornada propicia para los representantes asturianos en Segunda División. Aunque no fueron dos victorias, Oviedo y Sporting sí lograron dos resultados muy favorables para sus respectivos intereses. Los azules se impusieron al Zaragoza en el Tartiere con un gol de Rodri que permite al equipo respirar y coger confianza de cara a sus próximos compromisos. La implicación defensiva de los carbayones, muy serios durante todo el partido, fue la mejor noticia para los de Ziganda, que ponen tierra de por medio con la zona peligrosa.

Precisamente, el trabajo y buen hacer defensivos también le permitió al Sporting sumar un valioso punto ante el Espanyol. Los de David Gallego tiraron de oficio para neutralizar al cuadro catalán, que volvió a sufrir en sus carnes los dos pilares de este Sporting: el gran momento de Djuka en términos goleadores y las meritorias intervenciones de Mariño, que pese a no haber vivido su partido más ajetreado, sí apareció en varias acciones para salvaguardar el empate.

El Molinón aguanta a otro transatlántico

  • Una salida ‘a uvas’ que cuesta cara: El Sporting salió mal al partido. O sino mal, el Espanyol salió mucho mejor. Los primeros quince o veinte minutos fueron claramente suyos y de ahí nació su gol. Ese tiempo fue lo que el cuadro rojiblanco tardó en sujetar en especial la movilidad de un Melendo que en este tramo inicial de partido volvió loco a todo el entramado rojiblanco. En especial a un Guille Rosas que probablemente tuvo sus peores minutos defensivamente en defensa de toda la temporada. Su lesión es la peor noticia de la temporada, aunque todo apunta a una rotura muscular que le dejará KO unas semanas, descartándose cosas más graves.
  • Una reacción portentosa tras el empate: Sin embargo el equipo se rehízo. Cierto es que el gol, golazo con mayúsculas, ayudó. Pues a partir del empate, que nace ciertamente de una buena presión, robo y acción individual de Djuka que no puede definir mejor para lograr su gol número 17 de la temporada. Pero desde ese tanto hacia el descanso el partido se jugó a lo que quiso el conjunto de David Gallego. Faltó crear más peligro en ataque y solo queda lamentar que la acción de Gaspar fue tan clara y se anulase.
  • Un segundo tiempo conservador, pero efectivo: En el segundo tiempo, el Sporting replegó más sus líneas. Se defendió con muchísimo orden y salvo en 2-3 ocasiones, el Espanyol no generó peligro a pesar de ser más dominador. En los minutos finales, con el Espanyol más roto y volcado, Gallego buscó encontrar espacios con gente de refresco, pero fueron cambios muy tardíos. La tardanza en hacer cambios y el priorizar tan descaradamente el no encajar está abriendo cada vez un mayor debate entre la afición rojiblanca. Aunque pocos son los que, por ahora, se atreven a criticar al técnico de Sùria.
  • Hagan más caso a Embarba: Sobre la polémica arbitral, que la hubo para los dos bandos y no solo para lo que los pericos cuentan, no se va a comentar nada aquí. Solo decirles a la afición, accionistas, medios de comunicación e incluso Vicente Moreno que aprendan un poco de uno de sus mejores jugadores. Concretamente de Adrián Embarba que reconocía tras el partido que, si bien habían hecho muchas cosas bien, les había faltado ambición. Pues eso, aplíquense el cuento y menos llorar por los arbitrajes.

El Oviedo gana en confianza

  • Rodri apareció en el momento exacto. Fue la gran novedad en la alineación de Ziganda. Leschuk comenzaba el duelo ante el Zaragoza en el banquillo y dejaba su sitio en el once titular a Rodri. El atacante carbayón hizo sonreír a su equipo y aficionados con un tanto decisivo de un valor muy altísimo. No en cuanto a complejidad o estética, sí en lo referente a la clasificación, que al final es lo realmente importante. Un Rodri que, por cierto, marcaba hace un año otro gol decisivo para los carbayones. En aquella ocasión, el ariete permitía a sus compañeros respirar tras transformar un penalti ante el Tenerife en el tramo final del encuentro.
  • Efectivos. No fue el mejor partido del Oviedo, pero consiguió lo más importante. Es decir, los tres puntos. Eso sí, parece que el equipo está atravesando en este momento esa etapa de crisis en el juego que todos los conjuntos padecen en algún momento de la temporada. El domingo, el Zaragoza controló el balón, pero no inquietó. Y eso fue posible gracias al buen hacer defensivo de los carbayones. Intensos, serios y ordenados, los azules apenas concedieron a lo largo de los noventa minutos. En el segundo acto, el Oviedo fue mejor, y el gol propició un cambio radical en el guion del partido. Los asturianos siguieron impecables en tareas defensivas y tuvieron opciones para hacer más goles.
  • Tres puntos muy valiosos. En esto del fútbol todo el mundo es resultadista. Nadie se puede engañar. Porque todos acabamos mirando puntos y resultados de cara a cumplir los objetivos propuestos cuanto antes. Y del encuentro ante el Zaragoza, lo más importante que saca el Oviedo son los tres puntos. Porque, pese a no atravesar su mejor momento de juego, los azules ganan. Siete de los últimos nueve puntos en juego lo confirman. Y es que en estos momentos donde el fútbol flojea, ganar siempre ayuda a recuperar sensaciones. El Oviedo parece haber dejado atrás su mala racha de resultados en un momento decisivo de la temporada.

  • Confianza y tranquilidad. Está claro que los tres puntos ante el Zaragoza ofrecen un paisaje mucho más despejado de cara a un mes muy exigente. El Oviedo se enfrentará a Espanyol, Leganés y Mallorca en sus próximos tres compromisos ligueros. Rivales complicados, no hay duda. Equipos confeccionados para ascender con plantillas notablemente superiores al resto. Pero ya se ha demostrado que en esta categoría poco importan los nombres, y el conjunto de Ziganda tiene cartas de sobra para competir cara a cara con todos sus rivales. Estos siete puntos logrados en los tres últimos partidos dan mucha confianza y tranquilidad para lo que se viene. Semanas complicadas, sí, pero el equipo está capacitado para jugar sin complejos ante cualquier rival y poder sacar algo positivo.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies