Athletic Club y Barcelona empatan en un agitado encuentro

Athletic Club y FC Barcelona lucharon con todo en un partido muy sufrido que mereció llevarse el local. Los de Barça firmaron una primera parte para el olvido en la que prácticamente desaparecieron. En la segunda parte llegó el merecido gol de los leones, pero la réplica de Memphis les desarmó.

0
Athletic Club de Bilbao 1 1 FC Barcelona

Athletic Club de Bilbao y FC Barcelona se volvían a ver las caras en San Mamés como lo han hecho históricamente de forma ininterrumpidamente en los últimos 93 años. Un Barcelona que estaba aprendiendo a jugar sin su mítico 10, estaba empezando a dar en la tecla del éxito. El Athletic Club no acababa de encontrar su mejor versión: no pudo contra el Elche en el Martínez-Valero y, de hecho, estuvo cerca de perder.

La tensión en un encuentro como este quedó patente desde el comienzo. El Athletic Club de Bilbao atacó con ferocidad desde la primera ocasión que tuvo. Williams se internó en el área y estuvo a punto de rematar un centro raso frente a Neto. El Barcelona no había salido con la misma intensidad y en defensa inició el encuentro como un flan. En los primeros minutos los leones encadenaron varios córners intentando borrar a un rival que apenas se había presentado al partido. No obstante, no fueron los primeros en crear una gran ocasión.

Memphis, en una fantástica jugada, se fue de dos jugadores al ras de la línea de saque de puerta y se sacó un gran pase para Braithwaite, que se encontraba totalmente solo en el punto de penalti. No obstante, el danés tiró todo el trabajo de su compañero al fallar el disparo por encima de la portería. El Barça sacaba la garra de la primera jornada, pero falló en el peor momento. El Athletic se rearmó y mantuvo su alta presión. Apenas tardaron dos minutos los bilbaínos en crear dos ocasiones que podrían haber supuesto dos goles en su marcador, pero ninguna de las dos se materializó.

En la primera ocasión, Williams volvió a repetir protagonismo en otra jugada de velocidad en la que superó a un flojo Eric y se colocó delante de Neto, que, con el ángulo en su favor, paró con las piernas y pudo mandar a córner. Posteriormente, en la jugada del córner, Sancet propinó un chutazo que parecía que iba a entrar por toda la escuadra, pero el disparo chocó con el travesaño, botó en la línea, y se marchó desviado fuera del área.

Lejos de desanimarse, las acometidas del Athletic Club no iban a cesar, puesto que a los pocos minutos volverían a contar con otra ocasión de órdago. Neto, presionado por Sancet, apuró mucho en el pase a un defensa, el esférico acabó en los pies de Williams, que con su clásica explosividad se acercó a toda velocidad a la meta blaugrana a preparar su disparo. Afortunadamente para los culés, De Jong, salvador, despejó el balón que controlaba el 9 león y lo mandó a córner.

Los catalanes apenas olían el balón, y cuando lo hacían era para controlarlo sin lograr crear peligro. El Athletic dominaba con claridad y no parecía que nada los pudiera detener. Williams mandó un centro alto, que se desvió lo justo para que le cayera a Unai Vencedor frente a Neto, con toda la portería para elegir por donde disparar de cabeza. Pero, al igual que en la ocasión de Braithwaite, Vencedor la mandó a las nubes con todo a favor.

El Barça se podía considerar muy afortunado de que sus errores garrafales no se estuvieran cobrando. Pero la fortuna no era eterna, y los platos rotos los iba a pagar quien menos lo merecía: Gerard Piqué. El capitán culé notó molestias pasada la veintena de minutos y tuvo que ser sustituido por Araujo. El colmo de los colmos: los barcelonistas perdían a su joya defensiva en un partido clave en este inicio de liga, precisamente en un encuentro en el que estaban fallando en esa parcela.

La lesión de Piqué y la consecuente parada en el juego fue suficiente para tranquilizar las aguas, y el encuentro comenzó a bajar revoluciones periódicamente. No obstante, las garras de los leones seguían intranquilas y Williams lo volvería a intentar más tarde que temprano. Desde muy lejos intentó armar una volea que llevaba buena dirección, pero Neto pudo blocar con facilidad esa pelota.

En el descuento de la primera parte, el FC Barcelona tuvo una oportunidad de oro para ponerse por delante. Braithwaite luchó en el área un esférico alto con Balenziaga, el esférico se le escapó a Agirrezabala y Araujo pudo definir de chilena, introduciendo el balón en la portería. Los de Koeman celebraban con euforia, pero solo momentáneamente, ya que el árbitro invalidó rápidamente la jugada porque el danés azulgrana había provocado una falta en esa jugada. Tras esa jugada finalizaría una primera parte de mucha acción, pero sin goles. En los 45 minutos, el Athletic había sido el protagonista de cabo a rabo frente a un mermado Barcelona, prácticamente desaparecido.

La segunda parte comenzó igual que acabó la primera: con una jugada que estuvo muy cerca de subir al marcador. En apenas 15 segundos de juego, Iñaki Williams volvió a irse en velocidad de Eric García y se plantó enfrente de Neto. El meta culé salió con todo lo que tuvo, pero dejó el esférico muerto para que chutase Berenguer a portería vacía. El disparo de Berenguer salió fuerte y, para más ‘inri’, con efecto. A pesar de todo, llegó Araujo como un meteoro para repeler heroicamente el balón bajo palos.

Sorpresivamente, la réplica del Barça no se hizo esperar. Braithwaite corrió como una exhalación y consiguió superar a Lekue y encarar a Agirrezabala. El danés chutó y el meta león  aunvenció en el mano a mano, aunque la jugada fue anulada por un fuera de juego muy justito. El gol se hizo de rogar, pero finalmente llegó en uno de los tantos córneres de los de Marcelino. Iñigo Martínez fue más listo que su par, y salió corriendo a por el balón botado y saltó más que nadie para rematarlo al palo contrario que protegía Neto. El que la sigue la consigue, y el Athletic, como no podía ser de otra manera, acabó abriendo el marcador. El conjunto azulgrana finalmente pagaba sus anteriores fallos y acababa recibiendo un gol que podía haber recibido en tres o cuatro ocasiones anteriores.

El Barcelona, viéndose por debajo del marcador, comenzó a espabilar y atacar. Primero en un disparo que blocó mansamente Agirrezabala, y segundo en una muy buena jugada de Dest en la que se due de tres jugadores pero falló en el lanzamiento, que fue blando y por el centro. Pero el Athletic no iba a dejar de atacar como hasta ahora, y volvió a hacer temblar las piernas de los culés. Sancet mandaría un latigazo con buen rumbo a la portería de Neto, quien detuvo a duras penas el esférico.

A pesar del arreón tras el gol, al Barça se le veían carencias en lo que siempre se le había dado de maravilla: la organización de la jugada. No había un protagonista en el control del balón, ni un rematador claro, ni una claridad ofensiva general. En este contexto fue cuando el Barça encadenó dos ocasiones muy claras, y logró materializar una de ellas. En la primera, De Jong mandó una vaselina con muy buena intención que acabó chocando con el larguero. La segunda vino de un nuevo contragolpe por la banda de Lekue, de donde venían todos los ataques azulgranas, en este, Depay se fue del lateral bilbaíno y fusiló por la escuadra a Agirrezabala, con muy poco ángulo, pero con mucho acierto.

Llegaba el gol del Barça ante un Athletic Club que se desdibujaba por momentos, especialmente en el centro del campo. Los de Koeman se harían momentáneamente con el control del encuentro y comenzaron a protagonizar el juego por primera vez en todo el encuentro. Sobando el esférico, llegarían más ocasiones para los culés, que apretaban poco a poco a los leones. Depay tuvo en sus pies el 1-2 en un uno contra uno contra Agirrezabala, pero cruzó demasiado su disparo y este se marchó fuera. En el descuento, cuando parecía que todo comenzaba a llegar a su fin, Williams Jr se fue con suma facilidad de Eric García. El inexperto central, luchó con todo lo que tuvo para frenar al león y acabó dándole una patada, provocando su expulsión por el precio de evitar un gol casi seguro.

El Athletic Club de Bilbao iba a contar con una última gran ocasión, una falta al borde del área. La sacaría Williams, pero el envío fue directo a la barrera y el partido murió allí. Un encuentro que tuvo absolutamente de tuvo, pero que mereció vencer el Athletic, que dominó durante la amplia mayoría del encuentro. El Barça pierde la oportunidad de sumar de tres y mantener su buen inicio, hizo uno de los peores partidos en defensa que se recuerdan en los últimos años, pero un zapatazo de mucha calidad de Memphis le salvó.

Ficha técnica
Athletic Club de Bilbao: Agirrezabala; Lekue, Vivian, Íñigo Martínez, Balenziaga; Berenguer (Morcillo, 82′), Dani García (Zarraga, 82′), Vencedor (Raúl García, 67′), Muniain (Williams Jr, 76′); Williams y Sancet (Vesga, 67′).
FC Barcelona: Neto; Dest (Emerson, 82′), Piqué (Araujo, 31′), Eric, Jordi Alba; Busquets, Pedri (Sergi Roberto, 62′), De Jong; Braithwaite (Demir, 62′), Griezmann y Depay.
Goles: 1-0, Iñigo Martínez, 50′; 1-1, Memphis Depay, 75′.
Árbitro: Martínez Munuera, acompañado por Iglesias Villanueva en el VAR, amonestó a Iñigo Martínez del Athletic Club de Bilbao. También amonestó a Jordi Alba y expulsó a Eric García del FC Barcelona.
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander, disputada en el Nuevo San Mamés (Bilbao).

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies