El Real Madrid golpea más duro y certifica su liderato en el Clásico

Los goles de Benzema, Valverde y Rodrygo, sirvieron al conjunto blanco para imponerse ante el Barça

0
Real Madrid 3 1 FC Barcelona

Justo en el ecuador de la competición doméstica, la Liga Santander se paralizaba para disfrutar del primer Clásico de la temporada. Un encuentro muy distinto al de la pasada campaña, puesto que ambos equipos llegaban en lo más alto de la tabla empatados a puntos. El Real Madrid, por su parte, llegaba al encuentro segundo en la tabla debido al golaverage respecto a los culés. Por su parte, el Barça afrontaba el encuentro tras el batacazo anímico que supuso el empate en Champions frente al Inter de Milán, que deja al conjunto catalán casi sin posibilidades de pasar la fase de grupos.

El Madrid golpeó, sufrió y volvió a golpear

Sin embargo, una vez que Sánchez Martínez autorizó el pitido inicial, atrás quedaron los elementos previos al encuentro, y ambos equipos se preparaban para protagonizar una ardua batalla que duraría 90 minutos. 90 minutos en los que, desde el inicio, la intensidad fue el factor común por parte de ambos equipos.

No tardaron los pupilos de Xavi Hernández en hacerse con el dominio de la pelona, y fue Raphinha el primero en crear peligro sobre la meta del Real Madrid, con un golpeo desde la frontal que atrapó Lunin sin mayores complicaciones.

No tardaron los merengues en devolver el golpe, ya que, en el minuto 7, tras una gran combinación por la banda izquierda entre Vinícius y Mendy, el cuero terminó en los pies del carioca, que forzó el primer córner para los merengues y animó al graderío local.

Continuaba el tanteo entre ambos clubes, cuando en el minuto 11, el Madrid aprovechó la alta presión que buscaba realizar el conjunto catalán, y Toni Kroos, que rompió dos líneas conduciendo la pelota, acertó a meter un balón al hueco para plantar a Vinícius solo frente a Ter Stegen. El mano a mano favoreció al meta alemán, pero el rechace le cayó a Karim Benzema, que no perdonó y puso por delante al conjunto blanco.

Tras el gol, los de Carlo Ancelotti subieron su línea de presión, y el conjunto catalán empezó a verse en serios problemas para sacar jugado el esférico. Para el ecuador de la primera mitad, el Madrid se había hecho dueño absoluto del reino del encuentro, con un Barça que trataba de recuperar las sensaciones sobre el verde.

Poco a poco , el conjunto catalán retomó el control de la pelota, y con ello el peligro. Y fue Pedri el encargado de orquestar una gran jugada en la zona de tres cuartos, que finalizó con un centro desde la derecha de Sergi Roberto que Lewandowski mandó por encima del larguero cuando estaba solo frente a la línea de gol. Aunque, eso sí, la jugada habría sido invalidada por posición incorrecta del polaco.

Ahora era el Barça el que atacaba y el Madrid el que achicaba aguas en el su área. Sin embargo, más allá de la clara ocasión de Lewandowski, el dominio culé no terminaba de traducirse en un peligro constante para la meta de Lunin.

Y al igual que sucedió cuando el conjunto de Xavi dominó al principio del partido, cuando el Barça dominaba, el Madrid logró encontrar nuevamente la espalda de su zaga. En este caso, tras un balón profundo, que Vinícius cedió para Mendy, que el francés colocó en la media luna del área, para un Fede Valverde que no dudó a la hora de fusilar a Ter Stegen y poner dos goles de ventaja sobre el conjunto culé.

Nuevamente intentaron agitar el árbol los de Xavi, con una internada en el área de De Jong tras un desbarajuste defensivo, pero Lunin detuvo la pelota sin demasiadas complicaciones. Sin más ocasiones claras, el primer tiempo alcanzó su final, y el Madrid se iba a los vestuarios con una ventaja de dos goles.

Una segunda parte que certifica un nuevo líder

La segunda mitad comenzó con un guion similar al de la primera: ambos equipos derrochando intensidad para hacerse con el control del juego. Pero el primer acercamiento claro no tuvo lugar hasta pasados los cinco minutos de la realización, cuando, tras un balón largo, Benzema le puso a Kroos un balón en la frontal, pero se le fue muy por encima del larguero.

En la siguiente jugada, Benzema frotó la lámpara partiendo desde la banda derecha, con una carrera en la que dejó atrás a dos zagueros azulgranas, y colocó un latigazo con la zurda ante el que nada pudo hacer Ter Stegen. Sin embargo, su gol no subió al marcador, debido a que estaba en posición antirreglamentaria.

Ahora eran los de Ancelotti los que mordían para hacer el tercero y cerrar el partido de forma casi definitiva. Ante esta superioridad, Xavi decidió mover el banquillo, dando entrada a Gavi, Jordi Alba y Ferrán Torres. Y por unos momentos, parecieron surtir efecto, ya que el Barça logró empezar a hacerse dueño de la pelota.

Poco menos que un espejismo, ya que los de Ancelotti volvieron a encontrar la forma de encerrar nuevamente a los azulgrana en su campo, gracias a un fútbol muy compacto y seguro. La tuvo Lewandowski pare recortar distancias con una falta desde la frontal, pero su golpeo se marchó directo a la barrera.

Pidió penalti poco después el polaco en una choque con Carvajal, pero Sánchez Martínez determinó que el contacto no fue suficiente para señalar pena máxima. En la jugada posterior, estuvo cerca Ansu Fati de recortar distancias, con un golpeo desde la frontal que se marchó rozando el poste. Tras las ocasiones culés, Carlo Ancelotti también decidió mover el banquillo, dando entrada a Camavinga, que ocupó el lugar de un Luka Modric que abandonó el césped ovacionado por su estadio.

Se volcó el Barça en busca de recortar diferencias, y tras un jugadón de Ansu Fati por la izquierda, su centro pasó de largo, atravesando a todos los miembros de la zaga blanca, hasta llegar a un Ferrán Torres que remató a placer.

Los últimos cinco minutos, los de Xavi se volcaron en busca del empate, mientras que el Madrid esperaba la ocasión para cerrar el partido en otro contragolpe. Tras una carambola en el área merengue, que tuvo de por medio varios rebotes, a punto estuvo Ansu Fati de poner las tablas en el marcador.

En uno de esos contragolpes, Rodrygo cayó en el área tras un pisotón de Eric García. Una jugada en la que Sánchez Martínez no detectó penalti en primera instancia. Sin embargo, desde el VAR le indicaron la infracción, y, tras revisarlo en la pantalla, señaló la pena máxima. Un penalti que el propio Rodrygo se encargó de lanzar para poner el 3-1 definitivo en el marcador.

Un resultado con el que el Madrid volvía a liderar la clasificación de la Liga Santander, dejando a tres puntos a un Barcelona, que recibía del segundo disgusto en una semana tras lo acontecido en Champions League.

Ficha técnica
Real Madrid: Lunin; Carvajal (Rüdiger, 88), Alaba, Militao, Mendy; Tchouaméni, Modric (Camavinga, 77’), Valverde, Kroos, Vinícius (Rodrygo, 85’) y Benzema (Asensio, 88,)
FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Kounde, Eric García, Baldé (Jordi Alba, 59’); Busquets (Gavi, 59’), Pedri (Kessié, 83’), De Jong, Raphinha (Ferrán, 59’), Dembélé (Ansu Fati, 72’), Lewandowski.
Goles: Benzema (12’), Valverde (35’), Ferrán Torres (83’), Rodrygo (91’).
Árbitro: José María Sánchez Martínez, del Comité de Arbitraje Murciano. En el VAR, Alejandro Hernández Hernández, del Colegio de Arbitraje Canario.
Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de La Liga Santander, disputado en el Santiago Bernabéu. (16:15h).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies