La carrera astur | Pk. 4: Sporting y Oviedo repiten viejos errores

Ambos conjuntos se quedan sin sumar puntos en la jornada festiva del Día de Asturias

0

Sporting y Oviedo no pudieron tener un Día de Asturias más amargo y triste. Ambos cayeron derrotados, ambos lejos del Principado, en sendos encuentros con varias similitudes. El Sporting cayó injustamente en El Alcoraz, donde tuvo más y mejores ocasiones que su rival, pero la falta de acierto ante portería contraria penalizó mucho, arbitraje mediante. También del arbitraje tendrá que hablar el Real Oviedo que se vio lastrado por jugar en inferioridad 25 minutos en Miranda de Ebro, donde comenzó ganando, pero donde, de nuevo en los minutos finales, acabó sucumbiendo.

Con palos en las ruedas no se puede

  • Competir hasta el extremo: De los cuatro partidos que se llevan disputados del Sporting se pueden decir varias cosas buenas y otras tantas malas. De las buenas es que el equipo compite a unos niveles bárbaros. Esa senda es muy buena, pues el equipo se siente comodísimo sin balón y no concede opciones al rival. El Huesca dominó y tuvo la posesión. Pero un dominio totalmente inútil y sin hacer daño al rival. Tanto fue así que varios de sus jugadores se desesperaron hasta tal punto que de no ser por la permisividad arbitral debieron acabar antes en la ducha.
  • Falta más dominio de balón: Pero si hay cosas buenas, también las hay malas. Competir bien es necesario para poder optar en unos meses al ascenso. Pero con solo eso no sirve. Hay que saber jugar con balón y eso al Sporting le cuesta mucho. Hoy sus ocasiones son tras estrategia, picardía o juego muy directo. Una forma válida, pero que ya se comprobó el año pasado no sirve a largo plazo. Se necesita crecer con balón. No hace falta dominar la posesión. Pero sí saber jugar con él cuando se tenga y poder dar más de cuatro o cinco pases. Algo que por ahora, al cuadro gijonés le está costando.
  • De nuevo con diez: Pero de nuevo decisiones más que polémicas de los colegiados lastran mucho a los gijoneses. Tres de los cuatro encuentros se han saldado con tres expulsiones de chiste. Eso ha hecho que de 379 minutos jugados en cuatro encuentros, el Sporting haya jugado con uno menos 117 minutos, casi la tercera parte del total. En Huesca, López Toca se mostró como el pésimo árbitro que es y que no pilla a nadie por sorpresa. Pero el distinto rasero con el midió a ambos equipos provoca indignación e impotencia. Y es que el cántabro se cebó una vez más en su carrera (y ya van…) con los rojiblancos.
  • Pero así no se puede seguir: De todos modos, aunque el Sporting mereciese más, van cuatro jornadas y hay cosas que mejorar ya. Salvo momentos puntuales, el equipo que casi enamoró en Girona no se ha vuelto a ver. Lejos de evolucionar, parece involuciona, aunque en El Alcoraz, por pequeños momentos y hasta la expulsión, pareció recuperarse esa buena imagen que dejó en Girona y en momentos del segundo tiempo frente al Albacete. Ahora toca otro rival de enjundia, que atraviesa su propia crisis, como es el Dépor. Toca ganar y convencer.

La pesadilla continúa

  • Lo de siempre. El Real Oviedo volvió a caer en los instantes finales del partido. El equipo revive, por cuarta jornada consecutiva, esa pesadilla de los últimos minutos en la que, quién sabe por qué, siempre se escapan los puntos. Pero el momento del partido en el que se encaja es algo anecdótico. El verdadero problema viene de lo que sucede a lo largo del duelo. El equipo no acaba de encontrar la estabilidad necesaria. No es sólido en la parte de atrás, y eso penaliza mucho. La línea de cuatro no acaba de encontrarse sobre el verde. Se necesita más.
  • Ricky, la gran noticia. Entre el caos que supone llegar a la jornada cuatro de esta forma, en Anduva salió a relucir una nueva alternativa para la zona de ataque. Ricky fue de lo mejor del equipo. El canterano presentó candidatura para ayudar a los mayores en un once donde formó en la parte de arriba con Ortuño. Una alineación a la que regresaba Champagne y de la que se caía Arribas. Christian Fernández ocupó el centro de la zaga, dejando a Mossa en el lateral izquierdo. La ausencia de Tejera facilitó la entrada de Lolo en el doble pivote.
  • Ortuño suma y sigue. Hay otro aspecto positivo que deja el partido de ayer. Y es que Alfredo Ortuño volvió a ver portería. Por tercera vez en estos primeros cuatro encuentros. El delantero recibió, se giró, y desde la frontal la puso en el palo largo. Un gol que como él mismo reconocía sirvió de poco porque el equipo no ganó. Pese a ello, el de Yecla continúa su buena racha de cara a puerta. Nadie duda que el equipo saldrá de esta situación, y será en ese momento cuando sus goles cobren la importancia que merecen.
  • No hay que volverse locos. Es muy difícil explicar que el equipo lleve un punto de doce posibles. También lo es el comprender que sea colista de la categoría. Pero hay que recordar que quedan 114 puntos en juego. Estamos en septiembre, no es para volverse locos. No es el arranque que se esperaba, nadie lo duda. Hay que corregir varias cosas, en eso también se está de acuerdo. Pero las sensaciones son bastante mejores que los resultados. Y tarde o temprano, este equipo empezará a ganar partidos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies